Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Dos muertos en un motín en Coronda

Información general

Fue la revuelta más sangrienta de la última década; la destrucción fue casi total

SANTA FE.- Dos reclusos muertos y tres heridos, dos guardiacárceles apuñalados y otra decena con lesiones de consideración, y el 75 por ciento de las instalaciones destruidas, fue el saldo de un enfrentamiento entre internos de un pabellón que derivó ayer en un motín en el Instituto Correccional Modelo N° 1, situado en Coronda, 45 kilómetros al sur de esta capital.

De los 1266 reclusos allí alojados, 815 participaron de la revuelta. Ninguna autoridad provincial pudo aclarar por qué una disputa entre presos derivó en el más sangriento motín de la última década en esa cárcel.

Los investigadores creen que los reclusos tenían un plan más ambicioso: una fuga masiva y que alentaron el enfrentamiento entre presos peligrosos para luego intentar la toma de rehenes y un posterior escape de la unidad.

Los hechos comenzaron a la 0.15 de ayer, cuando dos grupos de reclusos del pabellón 10 se agredieron con chuzas fabricadas alambres o utensilios de cocina, que terminó con la muerte de dos de ellos, identificados como Eduardo Cuenca, oriundo de Coronda, y Claudio Antonio, proveniente de Villa Gobernador Gálvez, en el Gran Rosario. Tres reclusos más resultaron con heridas y fueron trasladados al hospital público de esta capital, donde permanecen en grave estado.

Cuando los guardiacárceles -que en los pabellones no están armados- intentaron controlar la situación, los internos los agredieron con los mismos estiletes, provocando heridas graves en dos de ellos.

Como si estuviese preestablecido, reclusos de 10 de los 12 pabellones lograron salir de sus celdas y desalojaron a los guardiacárceles, iniciándose una desenfrenada acción de destrucción del penal. Hasta las 48 celdas del pabellón 3, inaugurado el lunes último, resultaron destruidas, confirmó personal del Departamento de Construcciones Carcelarias.

Al alba, la situación se mantenía confusa y tensa, ya que los presos amotinados tenían la mitad del penal bajo su control y Tropas de Operaciones Especiales de la policía provincial rodeaban el penal. Miembros de la Pastoral Carcelaria mediaron para superar el conflicto.

Pasado el mediodía, los reclusos aceptaron dialogar, pero condicionaron el regreso a sus celdas a la presencia de familiares y las cámaras de televisión, para evitar represalias.

A media tarde, el director del Instituto Penitenciario Provincial, Arturo Gandolla, anunció que "la situación en el penal está bajo control del servicio, se realiza una requisa general y la revisión médica de rigor en estos casos, y luego se emprenderán las tareas de limpieza. El penal está con serios daños en su estructura y deberá ser acondicionado. Los últimos seis pabellones inaugurados en los últimos meses están destrozados", destacó.

Los reclusos entregaron un petitorio al subsecretario de Justicia, Carlos Carranza, reclamando por celeridad en la resolución de las causas. Al respecto se supo que del total de la población carcelaria residente en la cárcel de Coronda sólo un 10 por ciento tiene sentencia.

De los últimos motines registrados en ese instituto carcelario, el de ayer fue el más cruento, aunque no hubo represión ni enfrentamiento con personal del servicio penitenciario. En noviembre del año último, en una gresca interna, tres reclusos murieron también por heridas de armas blancas. .

José Enrique Bordón
REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYLey de abastecimientoIndependencia de EscociaLa muerte de China ZorrillaCopa Sudamericana