Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Por falta de presupuesto y desorden burocrático

Dejó de funcionar un hospital flotante

Información general

El Catamarán Social Sanitario atendía, hasta diciembre, a 10.000 familias isleñas del delta bonaerense

LA PLATA.- El Catamarán Social Sanitario, el único hospital flotante que atiende a más de 15.000 isleños que viven en la región del delta bonaerense, dejó de funcionar debido a que el gobierno de la provincia de Buenos Aires suspendió los fondos para subsidiar los recorridos del buque.

Además, el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, cuyo titular es la señora del Presidente, Hilda González de Duhalde, no entregó diez toneladas de alimentos e insumos hospitalarios para que los médicos y asistentes sociales repartan entre las familias isleñas de bajos recursos económicos.

El catamarán se encuentra amarrado en el puerto de Zárate, desde diciembre último. Como consecuencia directa de la suspensión de los viajes, unas 10.000 familias que viven en las islas del delta bonaerense no reciben, desde hace tres meses, asistencia médica.

"El gobierno provincial se había comprometido a girar 20.000 pesos mensuales a través de la Lotería para subsidiar los viajes del catamarán. Sin embargo, desde hace un año el aporte fue cortado y el buque pudo continuar los viajes gracias a las donaciones que recibimos", explicó a LA NACION monseñor Antonio Maggi.

Maggi es el presidente de la Fundación Nuestra Familia, que se encarga de organizar y administrar los recorridos del hospital flotante en la zona ribereña de los distritos de Ramallo, San Nicolás, San Pedro, Baradero, Zárate, Campana, Escobar, Tigre y San Fernando.

"La población isleña no cuenta con los recursos para acceder al continente y concurrir a los hospitales públicos. Por eso desde hace tres años el catamarán es el único medio de ayuda sanitaria en todo el Delta que además presta asistencia social", explicó Maggi.

Sponsor oficial

Según el director de coordinación publicitaria de la Lotería bonaerense, Silvio Vivas, el catamarán fue beneficiado con aportes de publicidad.

"A principios del año último Lotería comenzó a pagar 20.000 pesos mensuales en carteles de publicidad que llevaba el buque. Luego de tres meses el aporte se redujo a la mitad y después fue suspendido", explicó Vivas.

Y agregó: "Este año no se podrá incorporar partidas publicitarias en el catamarán, pues están destinadas a propaganda mediática. No obstante, estamos analizando la forma de subsidiar los viajes del buque".

Por su lado,voceros del gobernador Felipe Solá aseguraron que en los próximos días se restablecerá el servicio y el catamarán podrá volver a navegar.

Fuentes del Ministerio de Desarrollo Social nacional aseguraron: "Hemos chequeado todas las solicitudes de ayuda social y la del catamarán no figura por escrito. Creemos que la fundación no realizó oficialmente el pedido. Si lo hubiese solicitado por escrito ya se habría realizado la entrega de los alimentos".

No obstante, monseñor Maggi volvió a la carga y afirmó que el pedido de insumos y alimentos para las familias pobres del delta bonaerense lo oficializó a través de la diputada Silvia Martínez (PJ), presidenta de la Comisión de Familia y Minoridad.

El presupuesto mensual del catamarán, de acuerdo con lo informado por representantes de la fundación, es de 50.000 pesos e incluye gastos de mantenimiento, funcionamiento, tripulación, seguros, gastos administrativos y de ejecución.

"La principal fuente de ingresos de esas familias se basa en la venta de basura. Los jefes del grupo familiar buscan chatarra y reciclan plásticos y hierros para luego venderlos a las fábricas", explicó Laura Alonso, una de las asistentes sociales del catamarán.

Los médicos, odontólogos y asistentes que atienden en los consultorios del catamarán son voluntarios y duermen a bordo del buque durante los viajes que se realizan cada dos meses.

Además, la Armada brinda apoyo logístico y envía personal naval para contribuir con la asistencia social, que hoy está suspendida.

Un servicio necesario

Durante el año último, el buque ofreció a los isleños los servicios de clínica médica, pediatría, ginecología odontología, rayos X y laboratorio.

La mayoría de los pacientes que se atendían en el catamarán eran niños y gente mayor que vive en situaciones de riesgo. La mayor parte de las enfermedades diagnosticadas está realacionada con cuestiones respiratorias y de piel. La causa principal de este diagnóstico se debe a la elevada humedad del ambiente y a la alta contaminación del río. .

Jesus A. Cornejo
TEMAS DE HOYArgentina en defaultDólar hoyEl tiempoConflicto en Medio Oriente