Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Se tensa la relación entre Coto y proveedores

También sucede en otros súper

Lunes 08 de abril de 2002

Alfredo Coto es terminante: "¿Por qué va a entrar en default (cesación de pagos) una empresa exitosa como la mía? Si hay algo que tiene Coto es puntualidad". Los proveedores del mayor supermercado de capital nacional no lo acusan de demorarse en los pagos, pero temen que el aluvión de suspensiones de pagos, que ya afectó a Metrogas, La Serenísima y Telecom, se lo lleve por delante.

Coto tal vez levante mayores sospechas entre los fabricantes porque enfrenta una elevada deuda externa (US$ 175 millones) y carece del respaldo de una casa matriz extranjera, como la francesa Carrefour, la holando-argentina Disco, la chilena Jumbo o la norteamericana Wal-Mart. Sin embargo, los proveedores están presionando a todos para que se acorten como nunca los plazos de pago. Si en los años de estabilidad las cadenas comerciales ostentaron el poder, en los tiempos de incertidumbre los grandes fabricantes están recuperándolo.

Los mayores proveedores ahora deciden a quién le venden. La alimentaria Arcor reconoció que acortó los plazos de cobro de 120 a 15 días ante los constantes cambios de precios, pero no puntualizó con qué supermercado padecen inconvenientes. Los grandes proveedores están cobrando a 15 o 30 días, mientras que las Pyme se resignan a 60 o 90 días, menos que en el pasado. Tres empresarios de alimentos y bebidas admitieron que la relación con Coto es la más tirante de todas. No obstante, aclararon que están endureciéndose las condiciones de venta a todos los clientes.

Convocatoria

Una fuente del sector opinó que a Coto le convendría presentarse en convocatoria de acreedores porque así congelaría los pagos de su deuda en dólares, mientras continúa generando ingresos en efectivo. La cadena, que nació como una carnicería familiar, debe en total US$ 225 millones, de los que US$ 50 millones corresponden al pasivo con acreedores locales.

Alfredo Coto pidió a los proveedores que sigan creyendo en su palabra. "Yo también tengo miedo de que los bancos se queden con mi plata", dijo.

El empresario admitió que se redujeron los plazos de pago: "Algunos cobran al contado, otros en 30 días y otros en 45". Pero insistió: "Lo que pactamos lo cumplimos".

Fuentes cercanas a la compañía reconocieron el conflicto de Coto con los proveedores porque se mantiene firme en su postura de pagar en 60 días, pese a la inestabilidad del dólar y los precios de los productos. "Los grandes quieren cobrar en siete o diez días, pero en general se pacta en 30, 60 o 90. Molinos Río de la Plata, en 15", agregaron.

"No creo que la empresa entre en default", dicen cerca de Coto. En enero pasado cumplió con el pago de un vencimiento por US$ 2 millones. Los mismos informantes vaticinan que la supermercadista procurará negociar con sus acreedores externos, entre ellos Chase Manhattan y JP Morgan Chase, el pago de la deuda en diez años, en lugar de cinco.

Para verVideos recomendados
Los Fabulosos Cadillacs - El Fantasma

Los Fabulosos Cadillacs - El Fantasma

Los Fabulosos Cadillacs - La Tormenta

Los Fabulosos Cadillacs - La Tormenta

El análisis de Daniel Arcucci: San Lorenzo llega embalado a la final

El análisis de Daniel Arcucci: San Lorenzo llega embalado a la final

Mirtha Legrand, lapidaria con Jaime Durán Barba "Yo creo que hay que sacarlo"

Mirtha Legrand, lapidaria con Jaime Durán Barba "Yo creo que hay que sacarlo"

Te puede interesar