Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Un encuentro cara a cara del rock con la música sinfónica

El Colón, colmado para escuchar a Cerati y a la Nacional

SEGUIR
LA NACION
Miércoles 24 de abril de 2002

Un Teatro Colón desbordado de gente, que hasta ocupó los pasillos centrales y laterales, escuchó con inusitado respeto a la Orquesta Sinfónica Nacional.

Se respiraba en el aire una mezcla de expectación por el recital que entregaría Cerati, pero también de agradecimiento. El de poder estar allí, un ámbito al que muchos, seguramente por falta de información, no acceden habitualmente. Porque en este ciclo, a diferencia de otras ocasiones en las que la música popular llegó al Colón, el programa es doble: una parte con obras clásicas y la segunda, en la que a la orquesta se suman los músicos populares.

Una ovación cerró cada una de las tres obras interpretadas por la orquesta dirigida por Pedro Ignacio Calderón: la obertura de la ópera "TannhŠuser", de Richard Wagner; Danzas de la ópera "Huemac", de Pascual de Rogatis, y el "Capricho español", de Nikolai Rimsky Korsakov.

Traje de principito para Gustavo Cerati, en un concierto atípico
Traje de principito para Gustavo Cerati, en un concierto atípico. Foto: Archivo / Marcelo Omar Gómez

En el intervalo, antes de la aparición de Cerati, los comentarios fluctuaban entre el asombro de haber escuchado ese inmenso trabajo colectivo de la orquesta ("¿Viste cómo sonaban todos los violines a la vez? Debe llevar meses de ensayos...", decía uno; "El director parecía bailar", agregaba otro), y la pregunta de si, en ese ámbito que impone respeto, se podrían corear los temas de Soda Stereo.

La primera vez

Entonces, más allá de las válidas discusiones sobre el uso de este ámbito para la música popular, algo sucede en estas experiencias que abren espacios nuevos y derriban barreras y preconceptos. Para muchos, quizás ésta habrá sido la primera visita al gran teatro. Y, tal vez, no sea la última, según se escuchaba en los admirados comentarios.

Nuevamente con los músicos de la orquesta en su lugar, aparecieron en escena un descontracturado Alejandro Terán -responsable de los arreglos y director de la orquesta en este segundo tramo- y Gustavo Cerati vestido con un largo traje, suerte de principito oscuro.

"Hipnotismo de un flagelo dulce", fueron las ensoñadoras primeras palabras que emitió el ex líder de Soda Stereo, conjugando su voz con la orquesta. Una teatralidad diferente se instaló en el teatro, con luces que reflejaban sobre el fondo del escenario, agrandadas, las sombras de Terán y Cerati. Imagen fílmica, que remite a la "Fantasía" de Disney pero que también se convierte, en otros momentos de esta "Canción animal" del comienzo, en un implacable fondo rojo o verde.

La falta del ritmo que siempre provee la batería en las formaciones del rock hacía que el acercamiento a las canciones fuera diferente. Como si, despegadas de su anclaje y montadas en los cálidos y orgánicos sonidos de los instrumentos, las palabras fueran paladeadas de una manera nueva. No hay historias que contar, sino sensaciones que se enlazan, unidas a toda esa maravilla que es una orquesta sinfónica, para oídos expertos o profanos.

Con "Bocanada", Cerati adquirió tono de cantante romántico y sugestivo, para seguir con "Corazón delator". En un día particularmente alborotado en el país, el cantante no quiso quedar ajeno. "Un poco de fantasía para la realidad recalcitrante que estamos viviendo", dijo antes de "Fue", el tema de "Dynamo" que, en esta nueva versión, estrenó esa noche, ya que no está incluido en los "11 episodios sinfónicos".

Pero más emotivo y contundente fue cuando, luego del conocido "Ritos", dijo, paseándose por el escenario, que creía que "las canciones se escriben y somos sólo un vehículo. Les podemos dar distintos significados, pero hoy me gustaría que ésta sea para la tierra de uno, a la que uno pertenece". Y comenzó con "Raíz", de su álbum solista, un tema en el que la orquesta encaró ritmos folklóricos,cercanos al carnavalito.

Con ello, así como con "Sweet sahumerio", "Lisa" y "Verbocarne" -el tema que, grabado en Abbey Road con la London Session Orchestra, fue de alguna manera el antecedente que posibilitó este concierto-, la búsqueda de Cerati lo llevó a estos episodios luego de su paso por la electrónica. Y encontró en Alejandro Terán un compañero ideal para este tramo del camino. El supo idear arreglos que, sin perder la esencia de los temas -podían reconocerse en los primeros sonidos- les sumó sutilezas sin perder lo pasional.

El público agradeció la riqueza sonora que esta vez se le estaba entregando. Por ello, al cerrar el climático momento de esa oda poética al voyeurismo que es "Persiana americana", se puso de pie para ovacionar a la orquesta. Y, tras "Un millón de años luz", que Cerati remató con un salto en el aire, los aplausos fueron acompañados de cánticos, poniendo en escena, tímidamente, algunos de los ritos del rock. "Es la Orquesta Sinfónica Nacional. Nuestra orquesta", dijo, respetuoso y con orgullo, Cerati, con la energía de quien se niega a escuchar a los agoreros del apocalipsis.

Para el final dejó "Signos" y "Hombre al agua", otro estreno en su versión sinfónica, en el que se sumaron la batería de Martín Carrizo y, a pedido de Cerati, el público haciendo coros -"miren que acá se escucha todo", advirtió-, ya dueño del respetado espacio y embriagado, tal vez, por el descubierto placer de lo sinfónico. "Es el mejor concierto que vi en mi vida", dijo alguien al salir. Y no se refería sólo al segundo tramo. Era, por cierto, su primera vez en el Colón, y había vivido una experiencia extraordinaria.

El lunes, los blues de Memphis

El lunes 29, a las 20.30, continuará este ciclo, con Memphis la Blusera. Harán temas como "La flor más bella", "La autopista", "Irresponsable", "El hechicero" y "La bifurcada", entre otros, con arreglos de Carlos Cutaia y dirección de Gerardo Gandini. En la primera parte, la Orquesta Sinfónica Nacional se pondrá a punto con la interpretación del "Ragtime", de Pompeyo Camps, y "West Side Story", de Bernstein.

Te puede interesar