Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Espectáculos

 
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Festival de cine: mirada al mundo del trabajo

Los films de la globalización

Espectáculos

La directora belga Marie-France Collard vuelve a presentar hoy "Ouvriéres du monde"

 
 

En la Argentina actual, el IV Festival de Cine Independiente de Buenos Aires se presenta como el mejor de los mundos para protegerse de esta realidad. O en todo caso, para verla de cerca a través de una elaboración artística, con la mediación de una pantalla de cine. Así es como este año el festival presenta una nueva sección, "Globalización y barbarie", donde puede verse un conjunto de películas del Primer Mundo y del tercero, que no son ajenas a la política socioeconómica del nuevo orden global.

"Life and debt" trata sobre las políticas de apertura del FMI; "Matanza", sobre el movimiento piquetero en el conurbano bonaerense; "Nadar contra la corriente" se centra en la figura de Mario Bunge; "Not for sale" lleva la atención a los problemas rurales; "Startup.com" repasa el ascenso y la caída de las empresas de comercio electrónico; "Store Wars" narra la resistencia de los habitantes de un pueblito norteamericano a la llegada del gigante Wal Mart; "Suits and savages" revela las contradicciones en favor de la preservación del medio ambiente; "T-Shirt Travels" sigue el recorrido de una remera de los Estados Unidos a Zambia; "Le profit et rien d´autre!" es un ensayo sobre las ganancias del capitalismo; "Nos amis de la Banque" muestra las negociaciones entre el FMI y el Banco Mundial con el gobierno de Uganda, y "Ouvriéres du monde" narra la historia de miles de obreras europeas que se quedan sin trabajo en la fábrica Levi´s como consecuencia de que sus pares asiáticas se ven forzadas a trabajar por menores salarios.

Y la globalización existe también en el cine. Si bien es notable la diversidad temática en este campo y los aspectos narrativos se alejan muchas veces del género documental más ortodoxo, en algunos casos las cifras alarmantes suelen ser las mismas, como coinciden en las películas "Le profit et rien d´autre! y "Ouvriéres du monde": "Las tres personas más ricas del mundo poseen una fortuna superior a los productos brutos de los 48 países más pobres, lo que representa un cuarto de los países del mundo. Según la Organización de las Naciones Unidas, para dar a la población mundial acceso a la cobertura de las necesidades básicas, como alimentación, agua potable, educación y salud, se necesitaría deducir menos del 4 por ciento de las 225 fortunas más grandes".

Relación Norte-Sur

La directora belga de cine y teatro Marie-France Collard llegó a Buenos Aires para presentar "Ouvriéres du monde", un documento que muestra como primeras víctimas de la globalización a las mujeres, y que se verá por última vez hoy, a las 20.30, en el Abasto. La realizadora quiso tender un lazo entre las obreras que trabajan para una misma compañía multinacional desde distintos países. En la búsqueda de esa compañía "ejemplar" con la que pudiera expresar la relación Norte-Sur dentro de un mismo sistema económico regente se decidió por observar a la industria textil. Y con el anuncio de la fábrica Levi´s de cerrar sus instalaciones en Francia y en Bélgica, la película de Collard encontró su sitio desde donde observar los efectos de la globalización. "El sector textil se encuentra particularmente afectado porque se nutre de una mano de obra no calificada y porque es uno de los primeros sectores en los que el Primer Mundo puede iniciar una industrialización sin que por ello se necesite inversión -explicó la realizadora a LA NACION-. Allí trabajan muchas mujeres, la mayoría de entre 18 y 25 años, porque después de esa edad se sienten muy cansadas para continuar trabajando. Las condiciones de trabajo son siempre pésimas, pero aun así hay notables diferencias entre los países europeos y los asiáticos, que en general han alimentado los prejuicios, las tensiones y las divisiones en beneficio de las grandes corporaciones."

Un jeans en 12 minutos

El denominador común entre ambos mundos es, en distintos niveles, la desmejora de las condiciones de trabajo en favor de la productividad. Tanto en Indonesia como en Bélgica se tarda 12 minutos en hacer un jeans. Para conseguir un salario más o menos bajo las obreras tienen que alcanzar más de un ciento por ciento de productividad (algunas lo hacen en un 250 por ciento) en jornadas que superan siempre las 12 horas. La competitividad está a la orden del día: en Filipinas, por ejemplo, hay un sistema de monitoreo electrónico sobre la productividad de las obreras. La realización del documental le llevó a Marie-France Collard tres años. La investigación se vio demorada por permisos que nunca fueron concedidos para ingresar en las fábricas, por lo cual buena parte del rodaje se realizó, con una cámara digital, en forma clandestina con la complicidad de las empleadas. "En situaciones de conflicto social es más fácil entrar clandestinamente. En Francia pedimos autorización, pero la negaron a través de un fax. En Indonesia directamente decidimos no pedirla porque sabíamos que las obreras corrían riesgos de represión física. Después de vencer los miedos naturales para hablar ante estas situaciones opresivas nosotros tomamos medidas de seguridad para proteger a quienes testimoniaban. Y nos pusimos en contacto con sindicalistas y miembros de ONG locales", contó Collard, quien en su país no milita en ningún partido político.

En el documental se da como un juego de espejos, donde las obreras indonesas ven un video con las declaraciones de las francesas que no quieren trabajar "por un plato de arroz". Es que frente a la alta productividad de las asiáticas y a sus bajos salarios, para una empresa como Levi´s es más rentable tener obreros allí. De hecho, un jeans que en París cuesta 75 dólares corresponde con el salario de una obrera indonesa que trabaja 80 horas semanales. "Quise crear un lazo que no existe. Reunir en un mismo espacio al Norte y el Sur e ir al encuentro de los prejuicios -explica la directora-. En los países del Norte, en general, los empleados de Levi´s dicen que los del Sur les sacan su trabajo. La solución entonces es crear unidad, solidaridad y no oposición para con la gente de los países que trabaja en las peores condiciones."

El documental también trabaja con las emociones del espectador. Cientos de obreras lloran porque tienen que dejar un lugar que les juega serias contradicciones al costado de los problemas de explotación: "Perder el trabajo no tiene sólo consecuencias económicas, que en muchos casos son muy graves -apuntó Collard-. Hay mujeres que a través del trabajo han descubierto una forma de libertad, de emancipación". .

Lorena García
TEMAS DE HOYLa muerte de García MárquezElecciones 2015InseguridadLa tragedia del ferry Sewol