Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

El torneo Clausura

La interna en la hinchada de Newell’s desató el caos

Deportiva

Dos fracciones se enfrentaron duramente en la tribuna y el partido se suspendió 14 minutos

ROSARIO.– La convulsionada interna de la barra brava de Newell’s cobró toda su dimensión ayer por la tarde. A los 9 minutos de la primera parte del partido entre el conjunto rosarino y Unión, que se impuso por 2 a 0, dos sectores de la barra, el denominado Zona Oeste; y el de la Zona Sur, se trenzaron en una interminable escaramuza a golpes de puño y patadas.

Fue tal la magnitud del combate que el árbitro Angel Sánchez paró el encuentro y lo continuó sólo 14 minutos después.

Ni siquiera la intervención de la policía frenó lo que casi fue una tragedia. Según versiones, la guerra por la conducción de la barra se declaró y ambas fracciones de hinchas habrían ingresado con armas.

Incluso, en los momentos previos a las peleas, en el sector central de la popular baja que da espaldas al Hipódromo se escucharon dos detonaciones que bien pudieron haber sido de armas de fuego.

Al finalizar el conflicto se abrió una compuerta que une la popular con la platea de la doble visera; así logró escapar una gran cantidad de hinchas atrapada contra un rincón. En esa salida se filtraron hinchas de la barra, que sobre el final del partido produjeron algunos incidentes, lo que motivó la suspensión del partido un minuto antes del tiempo reglamentario.

El árbitro Angel Sánchez dio las razones de su decisión de terminar el match al afirmar: “No se podía seguir y había muchos riesgos. La policía estaba dentro del campo, tratando de prevenir los disturbios. Incluso al asistente Rodolfo Otero le arrojaron una madera de 20 centímetros”. Sobre los incidentes del primer tiempo, señaló: “Vimos que la pelea era muy importante y oímos detonaciones que nos llamaron la atención”. Los hinchas también arrojaron desde la platea algunas butacas de plástico.

Por los incidentes del primer período quedaron detenidos cuatro mayores y un menor por infracciones a la ley del deporte y fueron alojados en la comisaría 5ª.

La barra brava de Newell’s está dividida en siete sectores, según los barrios de pertenencia. Y el regreso de un ex convicto a la barra de la Zona Sur, que estuvo preso en el penal de Coronda y que quedó en libertad, habría cambiado las relaciones de los sectores, ya que querría poner en jaque el liderazgo de Cacho, referente de la hinchada. .

Por Pablo Casazza Para LA NACION
REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYCopa SudamericanaEl caso de Lázaro BáezCristina KirchnerElecciones 2015Superclásico