Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Tendencias: una ayuda para escaparle a la crisis

Ferias para comprar, vender y regatear

Información general

La idea es entrar y revolver; se puede encontrar de todo a precios bajos y cambiar artículos en desuso por pesos en efectivo

Las llaman ferias americanas, compraventas, ventas de garaje o baratas de artículos usados. Están más cerca del alboroto del rastro madrileño que de la música funcional de los shoppings y son, para muchos, una manera de comprar y vender en tiempos de billeteras chatas.

Muchos garajes particulares desalojaron el automóvil para ofrecer sillas viejas, cochecitos usados de bebes y artículos varios en desuso. También hay dueños de locales que, al no encontrar inquilinos, improvisaron compraventas. Y hay comerciantes de distintos rubros que, ante la falta de ventas, ofrecen cosas usadas a precios bajos.

Lucía y María estaban a punto de abrir un bar cultural cuando la economía alteró sus proyectos. El local de Concepción Arenal 3428 tiene cocina y escenario, pero en lugar de cafés y tostados vende ropa usada en funciones de teatro, cuadros de artistas independientes y muebles.

"Vienen muchas familias que se van a vivir afuera y necesitan vender todo. También hay otras que se achican, se mudan a casas o departamentos de menos ambientes y necesitan deshacerse de muebles y objetos", explicó Lucía.

La mayoría de los negocios que compran y venden cosas usadas trabaja con el sistema de pagar un precio bajo por un conjunto de artículos; otros toman la mercadería en consignación y pagan al dueño cuando la venden, y están los que pagan en efectivo. Los compradores deberán recurrir al viejo método del regateo.

Los negocios de artículos usados no parecen muy afectados por los siete candados que traban la salida de dinero de la mayoría de los hogares. "Creo que si tenés precios que corresponden con las cosas, todo circula. Nosotras ponemos un precio tentativo y lo dejamos un par de días. Si nadie compra, quiere decir que está caro y lo rebajamos", explicó María.

Omar Oña es el gerente de un local de compraventa en Cabildo al 600. Según él, aumentó mucho la cantidad de gente que quiere vender, pero lo que más lo sorprende es que son más los interesados en comprar. "Con el aumento del dólar, los artículos electrónicos aumentaron; sin embargo, podés conseguir teléfonos, computadoras o herramientas usados a precios muy buenos", dijo Oña.

María Pérez Morelo y Juan Lanús esperan su turno en la puerta del local con sendas bolsas aplastadas entre las piernas. Llevan una procesadora Moulinex anaranjada, un radiorreproductor y cassettes de películas que se regalan con algunas revistas de actualidad. "Nos vamos a casar y esto es una donación de mi abuela para que lo vendamos y compremos algo con lo que nos den -contó María-; necesitamos una estufa y vamos a ver si nos alcanza."

El negocio, que pertenece a la cadena australiana Cash Converters, atiende entre 130 y 140 casos como el de María y Juan cada día. El promedio de las operaciones que realiza es de entre 20 y 30 pesos.

En los alrededores del local surgió una decena de emprendimientos hogareños del mismo tipo. "Está el que necesita pagar la luz y no le alcanza, el que quiere sacarse cosas de encima y el que se va del país y trae todo junto", contó Cecilia, que atiende un garaje en Zapata y Federico Lacroze donde se compra y vende de todo .

Pagar impuestos y servicios atrasados es un argumento que se repite. Jorge tiene 50 y pico y está desocupado. Trabajaba en una remisería, pero el dueño del auto decidió venderlo y la agencia, prescindir de él. Una semana atrás, Jorge vendió su Fiat 600: "Saqué $ 700 y pagué $ 650 de impuestos; con lo que me sobró estoy comiendo, pero cuando se me termine, ¿qué hago?" Mientras planea radicarse en Israel, Jorge se deshace de sus cosas en una compraventa que abrió hace pocos días a la vuelta de su casa, en Acevedo 921.

El dueño del negocio era su compañero en la remisería, hasta que le robaron el auto una noche, en Constitución, y quedó sin trabajo y con miedo a manejar de noche. "Tuve que parar un tiempo, hasta que empezó a hacer ruido la panza. Ese día puse la bicicleta en la puerta con un cartel de se vende. Me la compraron enseguida, entonces empecé a pedir cosas a mis familiares y vecinos y las puse en el garaje. Es lo único que puedo hacer... porque a los 50, ¿dónde consigo trabajo?

El garaje de Jorge, alias Pingüi por su parecido asombroso con el personaje de Batman, tiene un cartel que dice "salón del usado" y ofrece desde una bicicleta con una máquina para hacer jugo de naranjas incorporada hasta vajilla inglesa.

Algunas ferias son el circuito preferido de los buscadores de rarezas. Como la del Hogar Israelita-Argentino y las delegaciones de Emaús y el Ejército de Salvación. Allí se pueden encontrar iconos de décadas pasadas, como jarras con forma de pingüino y valijitas de plástico estampadas con caricaturas. También se pueden hallar verdaderas pichinchas, como conseguir zapatos de novia por $ 1.

El espíritu de los años 70 se mantiene en algunos locales de las galerías Quinta Avenida o Bond Street y en locales de San Isidro que se nutren de viejos modelos de Levi´s y sacos entallados como los que usaban Los Vengadores.

Dónde conseguir

  • Ropa

Aventura: Rivadavia 3484, Boedo.

Feria: Venezuela 3617, Almagro.

Gama: Sánchez de Bustamante 459, Almagro.

Pilchita’s: Combate de los Pozos 624, San Cristóbal.

Haus Vintage: Elcano 102, San Isidro.

Glow: Avenida del Libertador 2735, San Isidro.

Salamanca: pasaje Santa Rosa 5038, Palermo Viejo.

Moebius: Defensa 1350, San Telmo.

La cueva: Combate de los Pozos 731, San Cristóbal.

  • De todo

Feria americana: Concepción Arenal 3428, Colegiales.

Parque Los Andes: avenida Corrientes y Forest, Chacarita (sólo los fines de semana).

Feria del Hogar Israelita-Argentino: Jean Jaurès 620.

Emaús: Cochabamba 466.

Ejército de Salvación: avenida Sáenz 580, Pompeya; Belgrano 3725; O’Brien 1260.

Mercado de las Pulgas: Niceto Vega y Dorrego.

Cottolengo Don Orione: calle 566 y Ventana, Pompeya (Días y horarios cambiantes. Consultas: 4911-0803).

  • Electrónica

La casa del audio: Tte. Gral. Juan Domingo Perón 4818, Almagro.

Cash Converters: Cabildo 638, Belgrano.

Little mall: Beruti 3099, Barrio Norte.

  • Libros, música

Feria de plaza Italia: avenida Santa Fe 4200, Palermo.

Parque Rivadavia: avenida Rivadavia 4700, Caballito (sólo los fines de semana).

Castellano Libros: Nazca 4817, Villa Pueyrredón (jurídicos).

Librería Romano: Corrientes 5457, Villa Crespo.

Librería Hernández: Corrientes 1436, San Nicolás.

  • Muebles

Mercado de las Pulgas: Niceto Vega y Dorrego, Colegiales.

Compraventas varias: avenida Córdoba 5900, Niceto Vega 5900, Colegiales.

Compraventas varias: ruta 197, Don Torcuato. .

Por Valeria Burrieza De la Redacción de LA NACION
TEMAS DE HOYCristina KirchnerFondos públicosElecciones 2015LA NACION DataTorneo Primera División