Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Soros dijo que si Lula es elegido presidente, Brasil será un caos

El inversor aseguró que el mercado definirá las elecciones

Domingo 09 de junio de 2002

SAN PABLO.- El inversor multimillonario de origen húngaro George Soros vaticinó que Brasil será obligado a elegir a José Serra en las elecciones de octubre, o a "sumergirse en el caos" si el victorioso es Luiz Inacio Lula da Silva.

Para Soros, "en el capitalismo global moderno únicamente votan los norteamericanos. Los brasileños no votan". El tono de sus declaraciones podría ser definido como ambiguo: al mismo tiempo que es un analista crítico de los vaivenes más salvajes del capitalismo globalizado, Soros suele ser un productor de esos vaivenes en su papel de "megaespeculador".

Las palabras de Soros coincidieron con la situación vivida en el mercado financiero el último viernes. Después de cuatro días de turbulencias, en que el riesgo país brasileño crecía y el real se devaluaba, el viernes los indicadores financieros comenzaron a revalorizarse al circular el rumor de que Serra, el candidato del partido de Fernando Henrique Cardoso, había crecido en las encuestas que se divulgarían el fin de semana. Ayer, el Instituto Datafolha difundió una encuesta en que confirma que José Serra dio un salto del 17% al 22% en las intenciones de voto. Lula, el candidato temido por los inversores extranjeros, cayó del 43% al 40 por ciento.

A ballottage

Esos relevamientos pueden indicar que Lula está cerca de su techo para la primera vuelta y que la elección se definirá en ballottage, entre Lula y Serra. La información alivió a Serra, que días atrás había sido superado por Anthony Garotinho, ex gobernador de Río de Janeiro, que ahora tiene el 16% de las intenciones de voto.

La tendencia de crecimiento de Serra fue la responsable de la recuperación de los indicadores financieros el viernes, lo que le daría consistencia a la tesis de Soros de que será la fuerza del mercado la que decidirá la elección brasileña.

Según le dijo el megainversor al diario Folha de Sao Paulo en Nueva York, si Serra gana "los mercados se calmarán". En cambio, si Lula permanece fuerte en las encuestas los inversores continuarán retirando sus inversiones de Brasil, haciendo aumentar el riesgo país y dificultándole al gobierno la captación de recursos en el exterior. Entonces, al asumir, Lula no tendría más remedio que declarar una moratoria de su deuda, sumergiendo al país en el caos. Para evitar la crisis, los electores tenderían a votar al candidato deseado por el mercado, en este caso, José Serra.

Eso explicaría también por qué durante la semana en que los bancos extranjeros señalaron a Lula como el causante de las preocupaciones de los inversores, su "índice de rechazo" medido por Datafolha aumentó del 27% al 31% de los electores.

Por Luis EsnalCorresponsal en Brasil

Te puede interesar