Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Reforma del sistema previsional: sólo perdurarán las AFJP

Eliminarán las jubilaciones estatales

Economía

El Gobierno quiere abolir el sistema de reparto y la prestación básica universal; aumentará la edad de retiro para las mujeres

El presidente Fernando de la Rúa anunció ayer la intención oficial de abolir el régimen de reparto y, con ello, la eliminación de la prestación básica universal (PBU), para todos los futuros jubilados. La PBU es el monto que por ley el Estado está obligado a pagar a todos los jubilados del nuevo sistema previsional, estén afiliados a las administradoras de fondos de jubilaciones y pensiones (AFJP) o al régimen de reparto estatal.

A su vez, anunció el aumento de la edad jubilatoria para la mujer, de los 60 a los 65 años, en forma progresiva a partir del año 2002. Los cambios se enviarán en un nuevo proyecto de ley que reemplazará al que ya se envió a mitad de año, aunque un importante diputado de la Alianza reconoció anoche que, ante las dificultades que encontraría el proyecto en el Congreso, podría ser sancionado por decreto.

Al mismo tiempo, se establecerá un mínimo jubilatorio de $ 300 para los nuevos trabajadores que pasen a retiro y una protección básica de $ 100 para los de sectores marginados, es decir, aquellos que no realizaron aportes por no haber ingresado en el mercado formal de trabajo. También anticipó que de esta reforma pasará al sistema de capitalización el personal de las Fuerzas Armadas y de seguridad.

Con el ahorro que se obtiene de la eliminación de la PBU, De la Rúa prometió que "desde el 1º de enero de 2001 ningún jubilado mayor de 80 años percibirá menos de 200 pesos por mes" y que "esa garantía se extenderá a los mayores de 75" a partir de 2002.

De esta manera, y contrariamente a lo que sucedió con los monotributistas, cuando meses atrás el Poder Ejecutivo resolvió el retorno compulsivo al régimen de reparto de todos aquellos trabajadores independientes que habían optado por el sistema de capitalización, el Gobierno decidió volver sobre sus pasos y anunció el rápido envío al Congreso de un proyecto de ley que eliminaría completamente el régimen de jubilación estatal.

Esta medida también se contrapone con la reiteradamente anunciada "apertura temporaria" del esquema de traspasos al sistema estatal de los afiliados a las AFJP, que no estaban satisfechos con el desempeño de su administradora, una alternativa que ahora quedaría finalmente desechada.

El proyecto será "más solvente porque concentrará los recursos estatales sólo en aquellos jubilados cuyos ahorros capitalizados no alcancen un cierto mínimo. Es más solidario porque en el futuro ningún nuevo jubilado recibirá menos de 300 pesos." De esta manera, el Presidente anticipó la idea de eliminar la PBU. Este componente fue creado junto con la ley de reforma previsional de 1994, la 24.241, en donde se indica que tendrán derecho a la misma todos "los afiliados hombres que hubieran cumplido los 65 años de edad; las mujeres que hubieran cumplido los 60 años de edad y que en ambos casos acrediten 30 años de servicios con aportes computables en uno o más regímenes".

Al mismo tiempo, De la Rúa anunció la intervención de la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses) "para mejorar su eficiencia y para que cumpla mejor con su función" y anticipó que se prorrogará la intervención del PAMI.

Profundizar las medidas

El ministro de Economía, José Luis Machinea, profundizó las ideas del anuncio presidencial. Repitió la abolición del sistema de jubilación estatal y la intervención de la Anses. "De ahora en más las AFJP concentrarán los trámites jubilatorios, mientras que la Anses sólo auditará los trámites", dijo Machinea También adelantó que desde su cartera se está trabajando sobre distintos ejes:

* Cambiar el método de distribución de los indecisos con el objetivo de hacer más competitivo el sistema de capitalización.

* Ampliar la transparencia a partir de la eliminación del componente fijo de las comisiones que cobran las AFJP a sus afiliados.

* Las administradoras podrán manejar más de un fondo (la opción de inversiones más agresivas o más conservadoras según la edad de los afiliados).

* Flexibilizar los límites de inversión en más o menos 20% (esta medida apunta a ampliar la colocación de bonos del Estado y financiarse con los fondos de las AFJP que hoy se ubican en el límite del tope, que es del 50% de su c artera).

* Las pensiones graciables tendrán un tope en $ 120 con un plazo de 5 años, renovable. Podrán acceder a ellas los mayores de 65 años de edad. También podrán acceder a estas pensiones las personas menores de 65 años de edad, jefes de hogar con tres hijos menores de edad, por seis meses. Los beneficios otorgados con anterioridad se deberán adecuar a esta normativa. .

Por Laura Luz Ojeda De la Redacción de La Nación
TEMAS DE HOYFrancisco y la ArgentinaDólar hoyIndependencia de EscociaAmado BoudouAFA