Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Emprendedores

Medialunas rosarinas de exportación

Economía

Ultracongelados Rosario vende la masa para cocinar, junto con el horno

En 1937 nació en Rosario la Confitería Nuria, que en poco tiempo se hizo famosa en el lugar por sus medialunas. Sesenta y cinco años después el sabor rosarino llega congelado a todas las estaciones de servicio del país, a Paraguay y Estados Unidos. En 1957 la confitería pasó a manos de tres socios y, hace diez años, sus hijos se hicieron cargo del negocio y lograron transformarlo en un conjunto de empresas contenidas en el Grupo Nuria: Coolbakeries, Confitería Nuria y Ultracongelados Rosario.

Los hermanos Raúl y Miguel Angel Lagrutta, junto con Marcelo Sassani e Italo D´Ambrossio, combinaron lo mejor de la tradición con las nuevas estrategias de mercado y tecnologías. En 1992, la nueva generación decidió que era hora de ampliar el negocio. Invirtieron US$ 150.000 para inaugurar tres locales en Rosario y crearon la franquicia Confitería Nuria.

"Nos pareció que el tiempo había llegado, que era el momento para crecer. Pusimos lo que teníamos ahorrado. Después se me ocurrió crear franquicias, mis socios aceptaron la idea y empezamos a comercializar la marca", recordó Miguel Angel Lagrutta, de 44 años, gerente de Ultracongelados Rosario.

Los socios, que se conocen desde la infancia, descubrieron la tecnología del ultracongelado en una feria de negocios hace seis años. D´Ambrossio, el maestro pastelero del grupo, propuso la venta de masas congeladas. Los socios vieron una nueva oportunidad e invirtieron US$ 1 millón para montar la planta que les abriría el mercado exportador y que hoy emplea a 100 personas.

Así nació Ultracongelados Rosario, la empresa que vende la masa y el horno para que los clientes puedan cocinarla cuando lo deseen. Las primeras distribuciones se hicieron entre 100 bares rosarinos que antes compraban las medialunas listas.

"Al principio a la gente le resultó complicado el asunto del horno y el manejo. Pero después vieron que el aroma de las medialunas inundaba el bar y eso incitaba a la gente al consumo. Se dieron cuenta de que la mejor publicidad era ese olor característico de panadería", comentó Miguel Angel, reconocido por la Fundación Endeavor como uno de sus nuevos emprendedores.

El ultracongelado, según el contador, tiene la ventaja de no generar desperdicio ya que se cocina lo que se va a consumir y el resto se preserva en el freezer. De esa forma, el producto que llega al consumidor final siempre está como fresco.

Un sabor que se expande

Actualmente Ultracongelados Rosario produce 500.000 medialunas diarias, además de panes, pizzas y tortas. Logró posicionarse como la tercera del país en el rubro. En 2001 facturó $ 3 millones y espera crecer un 30 por ciento este año.

Como ventaja comparativa respecto de sus tres competidores en el nivel nacional, Miguel Angel señaló el trato personalizado y directo con los clientes. La comunicación es continua porque la empresa hace un seguimiento permanente del estado de los hornos. Lagrutta destacó también el uso de productos naturales y libres de aditivos "porque el congelado es el método de conservación propio de la naturaleza".

La compañía abastece 1300 bares, autoservicios, hoteles y minimercados de estaciones de servicio en todo el país. En su cartera de clientes, figuran empresas como Repsol YPF, Shell y Esso.

Comercializa el 25% de su producción en Rosario, un 70% en el interior y el resto lo exporta a Paraguay, Texas y Miami. A Estados Unidos llegaron de la mano de un rosarino que descubrió el servicio por Internet.

"Los clientes logran formar en el exterior centros de reunión para los argentinos que se fueron. No hay nada más común acá que ver en un bar un par de amigos tomando un café con medialunas. Gracias al ultracongelado, eso lo podemos ver ahora en otros países", señaló Lagrutta. La exportación dio como resultado la más nueva de las empresas del grupo: la confitería Coolbakeries en Miami. "Allá está nuestra gran expectativa sobre todo después de la devaluación -señaló Miguel Angel-; estamos seguros de que los primeros locales van a tener éxito porque hay más de 200.000 argentinos ansiosos de comer una medialuna."

La empresa quiere llegar al consumidor norteamericano, para el que diseñaron croissants y tortas especiales. Según Miguel Angel, los hornos domésticos utilizados en Estados Unidos son los mismos que se usan para las medialunas, y eso brinda al grupo un mercado enorme a la espera de ser explotado.

Ultracongelados Rosario cuenta con normas de calidad de producción BPM, Haccp y, tras consolidarse en el mercado norteamericano, intentará ingresar en el europeo.

emprendedores@lanacion.com.ar.

Mercedes García Bartelt
TEMAS DE HOYParo del transporteEl caso de Lázaro BáezCristina KirchnerElecciones 2015Superclásico