Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Récord por un manuscrito de Borges

Por María Guisela Masarik Para LA NACION

Viernes 21 de junio de 2002

PARIS.– En lo que se consideró un récord mundial de ventas, la casa de subastas Christie’s remató ayer en esta ciudad un manuscrito de Jorge Luis Borges en 193.750 euros (186.291 dólares), lo que prácticamente triplicó su precio de base, estipulado en US$ 68.000.

“Es un récord para un manuscrito de Borges y, sobre todo, para un autor sudamericano”, dijo a LA NACION Verene de Soultrait, encargada de la sección de libros impresos y manuscritos de Christie’s en París, que se ocupó personalmente de la venta de los textos de Borges.

Se trata de una copia a mano completa de “El Sur”, el célebre cuento incluido en el libro “Ficciones”, al que Borges consideró su mejor cuento. Consiste en siete hojas cuadriculadas arrancadas de un cuaderno con espiral de 21,9 por 17 cm, de letra pequeña pero perfectamente legible, datada en Adrogué en 1953. Y es uno de los pocos cuentos escritos a mano por Borges, antes de quedarse definitivamente ciego, en 1955, reveló De Soultrait. La identidad del propietario que puso en venta los textos de Borges se mantuvo en reserva.

El precio fue pagado por la Fundación Martin Bodmer, con sede en Ginebra, dedicada a conservar manuscritos originales de grandes personalidades del siglo XX. En esa ciudad suiza reposan hoy los restos de Borges, que murió en junio de 1986.

La venta se realizó en la suntuosa sala que Christie’s posee en la avenida Matignon, a pocos metros del Palacio del Elíseo y del Arco del Triunfo. La hora de Borges llegó después de que unas 80 personas se entretuvieran con la silenciosa puja de dos ofertantes que se disputaban una serie de litografías diseñadas por Luis Napoleón.

La irrupción del manuscrito de Borges, a manos de un empleado de frac y guantes, calentó el ambiente. La martillera anunció “algo realmente excepcional” –como si no lo hubieran sido los Baudelaire anteriores– e inició el remate con una base de 68.000 dólares, que pronto fue subiendo.

Ninguno de los presentes hizo ofertas, sino que éstas llegaron por teléfono, mediante tres interesados. Las cifras fueron subiendo de a 5000 dólares hasta que, pasados los US$ 100.000, saltaban de US$ 10.000 en US$ 10.000.

Fue una de las ventas que más duraron en la subasta y el valor alcanzado por los textos de “El Sur” fue el más alto de la jornada. Superó los precios pagados ayer por manuscritos de Pascal (44.650 euros), Napoleón (49.350 euros) y Enrique IV (18.800 euros).

En 1985, en una subasta de Sotheby’s, en Londres, un coleccionista pagó 19.000 libras (23.750 dólares) por manuscritos originales de “El Aleph”. Al año siguiente, una serie de 23 cartas de Borges remitidas a Maurice Abramovich se vendieron, también en Londres, en 20.000 libras (30.400 dólares).

Tres motivos

“Tuvimos tres buenas razones para comprarlo”, explicó a LA NACION el profesor Charles Mela, uno de los directivos de la Fundación Martin Bodmer, que posee una biblioteca particular de obras maestras de todos los tiempos.

“Una, enriquecer la colección del fundador, el bibliotecólogo ginebrino Bodmer, que reunió testimonios de las mayores obras intelectuales, científicas y literarias de la humanidad”, como Homero, Dante, Goethe, Shakespeare y la Biblia.

“Borges es uno de los más grandes del siglo XX, así que cuando supimos de esta venta nos dijimos que debíamos hacer un esfuerzo para comprarlo”; esfuerzo logrado con “fondos propios y el aporte de donantes privados”, aclaró Mela, profesor de literatura francesa medieval de la Universidad de Ginebra.

“La segunda –agregó– es establecer un puente entre Ginebra y la Argentina, ya que Borges estaba muy ligado a esta ciudad, donde está su tumba. Nos dijimos que si lo comprábamos podríamos evitar que este manuscrito desapareciera en manos particulares –yo sé que en la Argentina, su viuda, María Kodama, ha reunido prácticamente el conjunto de sus obras en papel– y podríamos dar acceso a todos al texto.”

Precisamente, dijo Mela, la Fundación Martin Bodmer inaugurará en marzo, en Ginebra, un museo donde expondrá “El Sur” junto con manuscritos de “En busca del tiempo perdido”, de Marcel Proust (comprado en un remate de Christie’s en el año 2000 por un millón de dólares), además de parte de la correspondencia de Rainer Maria Rilke y una edición original autografiada de “Ficciones”.

“Allí estará a disposición de todos los que quieran verlo, cinco días a la semana, y haremos facsímiles para los investigadores y apasionados por Borges”, anticipó el profesor Mela.

La Fundación Martin Bodmer no está en contacto con ninguna organización argentina, dijo su representante, “pero queremos establecer lazos con las instituciones, bibliotecas y analistas de la Argentina que se interesen; es un gesto que queremos con el país natal de Borges, para no privarlos de esta obra maestra”.

Mela aseguro que no duda de la autenticidad de la obra. Para eso tomaron precauciones, que incluyeron consultas a investigadores. Se cercioraron, dijo, de la procedencia de este manuscrito, que cambió de manos en un día en el que también lo hacían varios originales de Charles Baudelaire y de Gustave Flaubert.

Historia autobiográfica

Previo a su inclusión en “Ficciones”, editado en 1956, “El Sur” fue publicado en las páginas de LA NACION el 8 de febrero de 1953.

Borges no sólo lo consideraba su mejor cuento. También reveló que contenía elementos autobiográficos, según figura en el libro “Entrevistas”, de Jean de Milleret, donde relató que un hecho contado en “El Sur” le ocurrió de verdad y fue crucial en su escritura.

El cuento narra el accidente sufrido por Dahlmann, un bibliotecario, cuando subía apresurado una escalera; algo lo golpeó y lo lastimó. Al infectarse la herida, enfermó de una septicemia que lo llevó al borde de la muerte y a replanteos varios. En pleno viaje de convalecencia, se encuentra con un compadrito que lo desafía a duelo, y él se dispone a pelear.

Sin duelo ni compadrito, también Borges se golpeó la cabeza a fines de 1937 y sufrió septicemia. La altísima fiebre y el delirio en que estuvo sumido fueron tales que pensó que ya no podría escribir, por lo que ejercitó su literatura desde una perspectiva nueva. Y fue en este período cuando escribió algunas de sus mejores obras.

“El Sur es un texto capital en la obra del autor argentino –como destaca el tomo I de las Obras Completas de Borges de la selecta colección La Pleiade, de editorial Gallimard, que sólo publica a los inmortales–. Porque es este accidente padecido por el autor, y su relato, lo que introducirán una nueva forma de escritura.”

Los textos de Borges siempre alcanzaron altas cotizaciones, aunque nunca como en el remate de ayer en la capital francesa.

Los tres antecedentes

1985: en una subasta realizada en Londres, por Sotheby’s, un coleccionista privado pagó 23.750 dólares por manuscritos originales de “El Aleph”.

1986: una serie de 23 cartas de Jorge Luis Borges remitidas a su amigo Maurice Abramovich se vendieron en Londres por 30.400 dólares, en un remate organizado por la casa Sotheby’s.

2001: un coleccionista francés pagó 42.000 dólares por un manuscrito atribuido a Borges, durante una subasta realizada en París por la casa de remates Hotel Drouot. En la misma jornada también se remató un texto dictado por el escritor a su madre, vendido en 8400 dólares. Sin embargo, en ambos casos, algunos especialistas dudaban de la autenticidad de los textos.

Te puede interesar