Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Carrió, Kirchner e Ibarra, unidos por la caducidad de mandatos

El jefe de gobierno porteño no negó que vayan a conformar una alianza electoral

Viernes 12 de julio de 2002
SEGUIR
LA NACION

Fue la primera vez en que el trío se mostró en sociedad. Los tres reiteraron, una y otra vez, que por ahora sólo persiguen el objetivo de impulsar la caducidad de todos los mandatos en las próximas elecciones. Sin embargo, en el escenario que ayer compartieron Néstor Kirchner (PJ), Elisa Carrió (ARI) y Aníbal Ibarra (Frepaso) sobrevolaba otra impresión: la posibilidad de que, en el futuro, los tres dirigentes puedan coincidir en un frente electoral con vistas a los próximos comicios.

Kirchner, gobernador de Santa Cruz, y Carrió, líder de ARI, procuraron por todos los medios aventar cualquier especulación electoral. Más audaz se mostró Ibarra, jefe de gobierno porteño: "Es una posibilidad", afirmó, sin tapujos, al ser consultado sobre una posible alianza.

Lo cierto es que hablar hoy de un frente electoral común entre los tres dirigentes resulta prematuro. Así lo deslizan en privado sus allegados. Pero nadie lo descarta, ni mucho menos. "Recién nos estamos conociendo; para el amor todavía falta", graficó un asesor cercano a la chaqueña.

Por ello, se optó por las declaraciones cautas en su primera presentación conjunta. Salvo las de Ibarra.

"Debemos acostumbrarnos a una nueva cultura política que incluya políticas de Estado", sostuvo el gobernador santacruceño. "En medio del terremoto, pasos cortos", señaló escueta, pero gráfica, Carrió.

¿Qué instancias se deben superar para que los tres coincidan en una alianza? En primer lugar, se debe analizar qué grado de coincidencia existe en sus respectivas ideas y propuestas para la salida de la crisis. El tema del protagonismo también es una cuestión delicada por salvar, añaden sus dirigentes allegados: tanto Kirchner (que no se privó de llevar ayer a la conferencia de prensa a un grupo de simpatizantes de su corriente) como Carrió apuntan a la presidencia.

Pero, para ello, el gobernador santacruceño debe resolver una cuestión crucial: si se presenta como candidato dentro o fuera del justicialismo.

"Para mantener mi postulación dentro del justicialismo debe garantizarse un proceso interno cristalino, que se eviten los clientelismos y una garantía de que no seremos el fruto de la pelea entre los aparatos de Carlos Menem y de Eduardo Duhalde, que sólo buscan el poder por el poder mismo", dijo Kirchner a LA NACION.

¿No serán estas condiciones difíciles de cumplir dentro del PJ? "Primero hay que agotar todas las instancias", enfatizó el santacruceño.

Objetivo difícil de lograr

Por de pronto, los tres dirigentes enfocarán sus energías en impulsar la renovación de los tres poderes del Estado en las próximas elecciones, un objetivo que -a priori- es difícil de lograr: los partidos mayoritarios, el PJ y la UCR, son renuentes a esa idea.

Más allá de esta coincidencia común, aún persisten diferencias en cuanto al mecanismo por aplicar: mientras Carrió insiste en impulsar la caducidad de los cargos por ley con una posterior ratificación de una convención constituyente (es decir, por medio de una reforma constitucional), Kirchner aplicará la renovación institucional en su provincia por medio de una declaración de emergencia política, sin reforma de la Constitución.

"Ya evaluaremos cuál es la mejor fórmula para lograr el objetivo. Sin duda alguna, se preservará la Constitución y lo que ella manda al respecto", enfatizó Carrió.

Previo a la conferencia de prensa que compartió con Kirchner e Ibarra, la legisladora hizo público su proyecto de ley de caducidad de mandatos, en el que auspicia el cese en sus funciones de los miembros de la Corte Suprema. La iniciativa contó con la adhesión del autodenominado Grupo Talcahuano, integrado por una decena de diputados disidentes del PJ.

Kirchner avaló el cese del alto tribunal. "El pueblo dará por tierra con las intenciones de algunos de quedarse de cualquier forma", enfatizó el mandatario, quien añadió que "el 20 de diciembre se produjo un punto de inflexión en la política argentina; los acontecimientos conducirán a una nueva dirigencia y a una nueva forma de hacer política".

Te puede interesar