Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Falleció una madre de Plaza de Mayo

Fue cofundadora del movimiento en 1977

Jueves 25 de julio de 2002

A los 90 años, falleció anteayer María Adela Gard de Antokoletz, una de las fundadoras de la agrupación Madres de Plaza de Mayo, que en 1977 comenzó a manifestarse en silencio en la plaza homónima por la desaparición de sus hijos durante la dictadura.

Nacida el 1° de octubre de 1911 en la ciudad bonaerense de San Nicolás, tuvo dos hijos, María Adela y Daniel -abogado defensor de presos políticos, profesor de derecho en la Universidad Católica y cofundador de la Asociación Argentina de Derecho Internacional-, desaparecido en noviembre de 1976.

María Adela Gard de Antokoletz era empleada en los tribunales del partido bonaerense de San Isidro y la primera vez que un puñado de mujeres se reunió en la Plaza de Mayo con su reclamo fue el sábado 30 de abril de 1977.

Querían que las recibiera el entonces presidente de facto teniente general Jorge Videla para exigirle saber dónde estaban sus hijos, pero como nadie las recibió en la Casa Rosada entonces cruzaron la calle y se quedaron en la Plaza de Mayo.

Entre las fundadoras de la agrupación defensora de los derechos humanos se contaban también tres hermanas de la señora Gard de Antokoletz, Hebe de Bonafini, Azucena Villaflor de Devicenti, Josefa de Noia, Raquel de Caimi, Beatriz de Neuhaus, Delicia de González, Raquel Arcusín, Haydée de García Buela, Mirta de Varavalle y Berta de Brawerman.

En sus propias filas sufrieron secuestros como fue el de Azucena Villaflor y de familiares cercanos a las integrantes de Madres de Plaza de Mayo, agrupación en la que llegó a ocupar la vicepresidencia.

En 1986, por diferencias de criterio con Hebe de Bonafini, Gard de Antokoletz y otras señoras se escindieron del grupo inicial y crearon una nueva agrupación que se conoce como Línea Fundadora.

Acompañada por Tati Almeida y por Nora Cortiñas, se convirtió en una de las líderes de la Línea Fundadora.

"El corazón le dijo basta, hasta para morirse lo hizo dignamente, se apagó de a poco, pero su cabeza estaba lúcida hasta último momento. La llamábamos la dama digna", dijo en declaraciones a la prensa Tati Almeyda, una de sus compañeras de militancia.

"Para nosotros es un día muy especial, muy triste. Hoy hemos perdido el alma de nuestra organización, fue una de las fundadoras de Madres junto con Azucena Villaflor de Devicenti", expresó Haydée Gastelú, otra madre de Plaza de Mayo.

Fue velada en la sede porteña de la Federación Judicial Bonaerense. Por su pedido expreso, fue cremada en el cementerio de la Chacarita y sus cenizas fueron arrojadas en el Río de la Plata, en la zona de la Costanera Norte, donde siempre creyó que fue arrojado el cuerpo de su hijo.

Te puede interesar