Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Dramático: Cilley salvó el invicto del SIC

Después de fallar dos intentos muy factibles, el apertura acertó un penal a los 37 minutos del segundo tiempo y el conjunto de San Isidro se impuso a Hindú por 21-19; ya lleva 22 encuentros sin derrotas

Domingo 04 de agosto de 2002

Las imprecisiones se encadenan y nadie escapa a la monotonía. Hasta que Cilley tiene la gran oportunidad de salvar al SIC (pierde 19-18). El penal frente a los palos parece un trámite, pero el apertura falla.

Sin embargo, el N° 10 va a tener revancha; mejor dicho, un doble desquite, porque también desvía un intento de drop ante los palos. Minuto 37 del segundo tiempo, Hindú marca en off-side y la nueva infracción –también ahí nomás de la hache– le da al Gringo la oportunidad de redimirse. Y esta vez no se equivoca. Por eso, se aplaude mientras vuelve hacia su campo y su gente festeja.

El penal desde mitad de cancha que patea Juan Fernández Miranda, en el segundo minuto de descuento, se parece más a un manotazo de ahogado que a una situación concreta de peligro. No acierta el apertura de Hindú y después de once años, el SIC se da el gusto de levantar los brazos al cielo en Don Torcuato. El líder rompe un estigma al ganar por 21-19 y extiende su serie sin derrotas a 22 compromisos...

Fue la victoria más ajustada y la tarde que menos tries marcó en la temporada, pero pese a que trastabilló, el SIC se niega a tocar la lona. La dramática definición del gran duelo de candidatos no dejó margen de méritos para ninguno; porque no existió un claro dominador –cada uno tuvo sus momentos– y porque en la segunda parte, la escasez de claridad en la conservación de la posesión hizo más confusa la lucha. El padecimiento del visitante desapareció en la agonía del encuentro, pero así como se le dio el triunfo al puntero, la sonrisa podría haber sido para Hindú.

Prevalecieron los locales durante el primer tiempo (se quedaron con el parcial por 16-15) con su dinámica, presión y la habilidad de los backs. El SIC, sin consistencia en la obtención y con la tempranera baja de Artese, anduvo perdido. Manasa Fernández Miranda funcionó en plenitud como estratego –sus kicks tácticos resultaron un auténtica pesadilla para Poncio–, y eso le permitió a los Don Torcuato sacar a su rival de la estructura que lo hace inquebrantable. Si hasta la conquista de Hernán Senillosa se originó en un scrum perdido por los sanisidrenses en sus propios 22 metros.

Pero ese control de los anfitriones sufrió algunas interrupciones, porque el SIC, si bien le costó hacer pie, alcanzó pasajes de lucidez. Entre Vitale y Franzini encontraron los espacios para desnivelar, y se sabe que cuando el líder adquiere continuidad en su juego, crece notablemente y se hace incontenible.

A los tres minutos de la segunda etapa, Cilley colocó por primera vez arriba al vencedor (18-16), que después aguantó con firmeza persistentes arremetidas rivales (Sasaki y Solano llegaron al in-goal, pero no consiguieron apoyar). A la media hora, un penal de Juan Fernández Miranda agitó el epílogo. Ambos buscaron con el resto de energía acertar la estocada, y en el reparto de oportunidades, el SIC tuvo mejor suerte.

Cerca del récord histórico

El invicto del SIC, con 22 cotejos sin traspiés (cayó por última vez el 1° de septiembre), es la tercer mejor marca histórica del club en partidos oficiales. El récord es de 27 partidos sin perder, entre 1971 y 1972 (25 del primer año y otros dos del segundo); y el segundo registro es de 24, entre los torneos de 1973 y 1974.

Santiago Roccetti

Te puede interesar