Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Con piloto automático

El SIC sacó ventaja en un rato y luego se dedicó a resistir; venció por 32 a 23 a Los Tilos y estiró su invicto a 23 partidos

Domingo 11 de agosto de 2002
SEGUIR
LA NACION

El SIC aplica su plan disciplinado y letal casi como un automáta. A veces, como ayer, sin la necesidad de sostener el sometimiento impiadoso todo el partido. Con un tiempo para desgastar y hacer diferencia y el otro para armar una muralla que quiebre el ánimo del oponente.

Los Tilos adoptó una actitud valerosa, pero se pasó de revoluciones y la luz del nerviosismo se encendió casi permanentemente. Y, se sabe, frente a un contrincante como el SIC no es aconsejable que las palpitaciones sobrepasen a la razón.

Un torbellino en tres etapas desplegó el local. Primero fue el try del debutante Fragueiro, lanzado en slalom; luego Schusterman, integrante de ese pequeño gran ejército que es la tercera línea del SIC, aprovechó la fractura provocada por Franzini; finalmente, el Gringo Cilley acompañó y terminó una gran acción del movedizo Vitale. Tarea de desgaste cumplida; productividad asegurada para el SIC, que pareció salir al segundo tiempo con el piloto automático prendido.

Se dividió Los Tilos, que había logrado un try con el empuje de Herrera. No unificó su actitud entre apariciones punzantes como las de Guevara y recriminaciones generales ante cada fallo del árbitro Pilara. Encima, los backs del SIC armaron una jugada bárbara y llegaron al bonus con la conquista de Fefo López Jallaguier.

La impotencia ofensiva de los platenses y la desaceleración del SIC confluyeron en un desarrollo monótono. Lucho Silva recibió una pelota en la punta izquierda y se tiró sobre la bandera. Pero se hizo de noche para Los Tilos, que ni siquiera halló sintonía para sumar un punto extra.

Otro eslabón para la serie del SIC invencible; del SIC compacto y letal; de este SIC experto en deshacer verdugos.

Un semillero inagotable

Ya no es novedad que la cantera del SIC es una fuente inagotable de jugadores que no resienten la estructura. Como para que el conjunto de Boulogne siempre tenga asegurado un recambio generacional de buen nivel.

Ayer, el puntero del campeonato presentó tres caras nuevas. Como titulares debutaron el wing derecho Alfredo Fragueiro, de 20 años (reemplazó a Matías Ricciardi, que viajó a Corrientes por motivos laborales), y el segunda línea Alfonso Lavenás, de 25. Fragueiro se lució en un estreno ideal, pues anotó el primer try del SIC a los 22 minutos.

En la segunda parte hizo su debut el centro Emanuel Gosende, de 21 años, en reemplazo de Marcelo Soiza, que sufrió una lesión en el tobillo derecho (anoche se le iban a hacer estudios para conocer la gravedad de la dolencia).

Te puede interesar