Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

A soñar: Olivos ya no es una sorpresa

En una gran producción, el equipo de Munro le ganó a otro candidato -Atlético del Rosario- y ahora está con buenas posibilidades de clasificarse para las semifinales

Domingo 11 de agosto de 2002

Ese final a toda orquesta de los de Munro -público y jugadores-, con el maul humillando a los rosarinos y con Carrasco marcando la cuarta conquista, es la imagen más gráfica de la consistente producción de Olivos, que supo ganarse el respeto y le da forma a un sueño: conseguir un lugar en la definición. Hace una semana sometió al defensor del título (Alumni) y Atlético del Rosario, otro de los favoritos, ayer se convirtió en su nueva víctima .

La indiscutida victoria por 35-12 desató el lógico festejo y, además, motiva la esperanza. Aunque en la intimidad nadie quiere hacer ruido: "Todavía tenemos muchas cosas por mejorar para considerar que podemos estar entre los cuatro mejores. Quedan bastantes partidos y puede pasar cualquier cosa. Lo único que te digo es que apostamos y trabajamos por un cambio de estilo; de a poco lo estamos logrando y los triunfos nos dan la confianza necesaria para creer en lo que estamos haciendo", explicó el capitán Gonzalo Santos.

Después de un comienzo dubitativo y una mínima desventaja -dos penales de Torno-, los ganadores se repusieron y el cambio tuvo como punto de origen una adversidad: la amonestación de Farrás. Pese a tener un hombre de menos, la actitud de Olivos para sobreponerse fue admirable y en ese lapso igualó el marcador con dos grandiosos drops de Raymaekers -con viento a favor-; el dato es que en el segundo kick de sobrepique, el apertura estaba unos ocho metros detrás de la mitad de la cancha.

A partir de dicho resurgir, el conjunto de Munro pasó al frente definitivamente porque su juego adquirió fluidez, los movimientos de varias fases ya no se cortaron por errores individuales y en los espacios cortos comenzó a abrir grietas en la desplegada contensión defensiva rival. Con el desgaste ejercido y el dominio de posesión llegaron los dos tries de Gómez Alustiza. El primero se originó en un scrum robado en cinco yardas, y el segundo, en una escapada de Raymaekers.

En la receta éxitosa de Olivos los máximos reconocimientos valen para el sacrificio de los forwards, con Broggi, Santos y Branchesi como estandartes. El equilibrio también lo logra con una inteligente pareja de medios (Denevi y Raymaekers).

Establecida una diferencia aceptable (23-9), los ganadores encararon la segunda etapa con la misión de asegurarla y no pasar -como otras tardes- sobresaltos. Entre cierto conformismo por la superioridad y la indefinición de Rosario, la primera media hora transcurrió en una confusa disputa. Raymaekers erró dos penales y Castagna se perdió un try hecho (Izaguirre le quitó la pelota de las manos cuando estaba dentro de la meta). Torno cortó la sequía.

El epílogo, con los diez minutos adicionados por el árbitro, se lo apropiaron los dueños de casa. Illescas sorprendió al desprenderse de un maul, y con la misma formación -un arma letal- Carrasco ratificó el gran momento de Olivos que, con lo demostrado, tiene crédito para entusiasmarse.

La figura

La verdad que como figura puede ser elegido todo el pack, pero en un grupo homegéneo y generoso en la entrega, Alejandro Broggi es uno de los motorcitos. Hombre clave en el line (es el más buscado) y de infatigable despliegue, el octavo fue uno de los más destacados.

El paso a paso es la premisa

Entre felicitaciones y la algarabía, Fernando Poey, uno de los entrenadores de Olivos, confesó que no quieren adelantarse a los hechos: "Esto es más de lo que imaginábamos, pero no queremos darnos manija con las semifinales. Este es un equipo joven y todavía puede dar más". El rosarino Mario Gerosa reconoció el mérito de los ganadores: "Nos marcaron bien y no los pudimos quebrar. ¿Si nos despedimos de las semifinales? Con esta derrota las chances son pocas. Pero no sería frustante no clasificarnos; éste igual es un año bueno para nosotros, porque vivimos un profundo recambio."

Por Santiago Roccetti De la Redacción de LA NACION

Te puede interesar