Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Una guardería para alumnas madres

La Secretaría de Educación porteña estimó que hay 646 casos en la ciudad, según un relevamiento de 120 colegios secundarios

Jueves 22 de agosto de 2002

Natalia Ontivero, de 16 años, tuvo hace nueve meses a Abigail, cuando todavía cursaba séptimo grado. Al ingresar el secundario no tuvo más remedio que llevarla al colegio, dado que su madre no podía cuidarla todos los días. "A veces se ponía a llorar y no podía concentrarme para estudiar", comentó, al relatar su testimonio a LA NACION.

Como ella, en la ciudad de Buenos Aires hay 646 alumnas madres y embarazadas que enfrentan esta dura y nueva realidad. Los datos, que provienen de una encuesta que la Secretaría de Educación porteña realizó en 120 escuelas medias y técnicas el último año -20 de ellas no respondieron-, refleja un fenómeno en aumento que preocupa a la sociedad.

Para promover la continuidad y permanencia de las adolescentes madres o embarazadas en el sistema educativo, el gobierno porteño inauguró ayer, en Villa Soldati, un jardín maternal, dentro de la Escuela Media N° 3. Allí concurrirán los bebés de las madres adolescentes que asisten a dicho colegio: son unas 35 estudiantes -el 5,4% del total de alumnos- que han sido madres o lo serán próximamente. Se trata de alumnas que en su mayoría sobrepasan la edad correspondiente al año en que cursan.

Natalia, de 16 años, con su hija Abigail, durante la inauguración del jardín maternal
Natalia, de 16 años, con su hija Abigail, durante la inauguración del jardín maternal. Foto: LA NACION / Martín Lucesole

La cantidad de madres adolescentes se concentra en forma despareja en la ciudad. Villa Lugano, Villa Soldati, La Boca y Barracas son las zonas más afectadas por el abandono de los estudios de las alumnas madres y embarazadas. Por eso, la Secretaría de Educación piensa extender el proyecto y abrir, más adelante, otros jardines con similar objetivo.

Prioridad en la inscripción

Las alumnas y alumnos de esa escuela tienen prioridad para inscribir a sus hijos en el Jardín Maternal N° 6, que ya recibió, en total, 160 inscripciones y cuyas paredes lindan con la escuela media. Mateo, el hijito de seis meses de Leonor Vocal (19), alumna de 5° año, será uno de los bebes que irá a estas aulas. "Como no tengo a nadie que me lo cuide, lo traía a clase. Era un lío, porque lloraba todo el tiempo y lo tenía que atender. No me podía concentrar", contó Leonor.

Viviana Gil (17), embarazada de 8 meses, cursa el primer año y quiere, a toda costa, seguir estudiando. Tuvo que faltar varias veces a clases, para hacerse controles, y se atrasó "muchísimo con las materias". "Cuando nazca, lo voy a traer al jardín, si no tendría que cursar por la noche", contó Viviana, que vive con su mamá.

Para Bárbara Saavedra (19), el jardín también es una solución. Varias veces dejó el colegio porque se le complicaba asistir a clases con Rosario, su hijita de dos años y medio. "Pienso retomar definitivamente el año próximo", concluyó.

Los intentos por retener en las escuelas a las alumnas madres comenzaron en 1998 en una escuela en Villa Lugano, que trabajaba con grupos de reflexión. Luego, el plan fue tomado por el programa de Zonas de Acción Prioritarias, en escuelas con índice de necesidades básicas insatisfechas, y en 2001, se amplió para toda la ciudad.

"La escuela media no fue pensada para alumnas embarazadas. El jardín es una estrategia para retener a estudiantes dentro del sistema educativo, para que la maternidad no coarte su futuro", explicó Giselle Tenembaum, coordinadora del proyecto.

El nuevo establecimiento atenderá a lactantes hasta los tres años y funcionará de 8 a 18. Tiene cuatro pequeñas aulas, un salón de usos múltiples, cocina, comedor y biblioteca para bebés. En la construcción también intervinieron alumnos de escuelas técnicas vecinas y se realizaron talleres en los que los estudiantes armaron, a partir de materiales de desecho, parte del material didáctico que emplearán los niños.

En su discurso, el rector de la escuela, Eugenio Perrone, pidió que en una comunidad "en la que mucho más de la mitad de los chicos está fuera del ámbito escolar, se sacuda la burocracia para que la necesidad se transforme en un derecho".

A su turno, el jefe de gobierno porteño, Aníbal Ibarra, pidió que "la crisis no se lleve por delante también la educación".

"Este espacio posibilitará el acceso a la educación, para que podamos otorgarles el porvenir que merecen", dijo la directora del jardín, Alicia González, en su discurso.

Dar a luz

El último año, la Secretaría de Educación porteña realizó una encuesta en 120 escuelas medias y técnicas de la ciudad. En las 100 que respondieron el sondeo se detectaron 646 casos de alumnas madres o embarazadas y 273 casos de alumnos padres. En promedio, habría más de seis madres por institución. En otro estudio del área de salud se indicó que 3150 madres que dieron a luz en un año en el país tienen menos de 15 años.

Maricruz Barcia

Te puede interesar