Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Crónica de una semana cargada de ira y barbarie

La decisión de la Suprema Corte de Justicia de la provincia de detener las obras en el estadio, la derrota con River y el malestar con el equipo por la falta de actitud marcan la realidad de Estudiantes

Lunes 26 de agosto de 2002

LA PLATA.- Fue una semana dura para Estudiantes, que sólo sumó cachetazos y ninguna sonrisa. Primero arrancó con la derrota ante Boca por 3 a 1 y con serios cuestionamientos al rendimiento del equipo, fundamentalmente de las nuevas incorporaciones, y también por el trabajo del cuerpo técnico, porque para muchos "el equipo no juega a nada".

Pero esto fue apenas el preludio de una semana que empezaba a complicarse. Ya nadie podía detener el rumor cada vez más persistente: el cambio del técnico, a menos que el equipo mostrara una actitud diferente, más ambiciosa y convincente, frente a River.

Con bastante antelación, Craviotto habló y anunció que haría cinco cambios y, además, reconoció que, individualmente, Estudiantes está lejos del ideal. Esto influyó en el ánimo del plantel.

A esta situación tan delicada y tensa se sumó el fallo de la Suprema Corte de Justicia de la provincia que ordenó la detención de las obras del nuevo estadio hasta tanto dictamine, se estima en alrededor de treinta días, si autoriza la continuación o demolición de las estructuras construidas.

Esta decisión generó enojos, protestas con cortes de calles e insultos contra el intendente de esta ciudad, Julio Alak, que, a través del municipio, se niega a darle la autorización al club y fue, además, el que presentó el recurso de amparo ante el máximo organismo judicial. ¿Cuál es el propósito? Frenar definitivamente la intención de Estudiantes de disponer de un estadio de cemento, en terrenos que no le pertenecen, simplemente, porque son fiscales.

Después de seis días agitados, llegó el domingo. El fútbol aparecía como el recurso ideal para tomarse una revancha. La hinchada de Estudiantes, más que alentar al equipo, comenzó a entonar cánticos contra el intendente municipal. Pero con la lluvia de goles de River afloraron otra vez los fantasmas de la semana: recriminaciones al plantel por su falta de temperamento, el cambio del entrenador y la sugerencia de que regrese el profesor Daniel Córdoba.

Más tarde llegó la suspensión del partido con piedras y balas de goma por doquier, insultos, amenazas y corridas.

El caos duró diez minutos. Luego brotó la normalidad, pero lejos de la tranquilidad. Los seis goles que le marcó River a Estudiantes lo llevaron a Craviotto a tomar una decisión y después de una larga espera, quería anunciarle al periodismo su dimisión, empero los jugadores se lo impidieron y los dirigentes le aconsejaron una decisión "razonada en frío".

Entre rumores, se pudo conocer que los dirigentes estarían decididos a respaldar al técnico; no obstante, esa medida se conocería hoy. De ahí en más se sabrá cuál será el destino de un equipo que está en crisis y de una entidad que tiene frente a sí un gran problema.

Un técnico muy dolido

LA PLATA.- Fue una larga espera. Duró más de una hora y media dentro de un ambiente tenso, de rostros adustos y de pocas palabras. En la antesala del vestuario de Estudiantes, que ante River perdió el tercer partido consecutivo, nadie arriesgaba una opinión, hasta que salió el presidente del club, Julio Alegre, y dijo: "No hubo una renuncia de Craviotto. De nuestra parte habrá una evaluación del comportamiento del equipo. ¿Cuándo? Los análisis no se hacen en caliente".

Poco después salieron los jugadores y el cuerpo técnico. Néstor Craviotto, emocionado y con lágrimas, sólo dijo: "No hago declaraciones. No es conveniente hacerlo cuando uno se siente dolido". Pablo Quattrocchi atendió al pedido de los periodistas y comentó: "Mantuvimos una reunión con el entrenador y le dimos todo nuestro respaldo. Dos años atrás, cuando nadie quería tomar la conducción del plantel, él dijo sí y nos respaldó. Hoy no le daremos la espalda y lo apoyamos a muerte".

Por Salvador Santalucita De nuestra Agencia

Te puede interesar