Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Murió Alfonso de Grazia

Espectáculos

El actor, de 68 años, brilló en el teatro, el cine y la televisión

Ayer, y mientras veía por televisión el encuentro que se disputaba en Tokio entre Boca Juniors y el Real Madrid, falleció a los 68 años el actor Alfonso de Grazia como consecuencia de un ataque cardíaco.

Morocho, locuaz y sonriente, con mucho del típico porteño, se había inclinado desde muy joven por la actuación. Había nacido en la Capital Federal en 1932, y de chico salía a cazar con su padre. A los 12 años se escapó de su casa y regresó a los quince días porque quería irse a vivir al campo.

Cuando su hermano Julio comenzó a actuar, nació en él el deseo de seguirlo. En 1958 egresó con las mejores calificaciones de la Escuela Nacional de Arte Dramático y desde ese momento el teatro, su gran pasión, lo atrapó para siempre.

Subió a los escenarios con títulos que pusieron a prueba su ductilidad tanto para el drama como para la comedia: "Farsa y justicia del corregidor", de Alejandro Casona; "Despierta y canta", de Clifford Oddest; "Los de la mesa 10", de Osvaldo Dragún; "El momento de tu vida", de William Saroyán, y "La granada", de Rodolfo J. Walsh, entre otras recordadas piezas.

El escenario, su amor

Alfonso de Gracia ya estaba demostrando su pasión por el arte interpretativo. La crítica y el público ponderaron en aquellos primeros años de iniciación actoral su personalidad, que nacía de manera fresca y sin artilugios para ponerse en la piel de infinidad de personajes.

El cine no tardó en reparar en sus condiciones histriónicas, y en 1961 integró el elenco de "Quinto año nacional". Posteriormente, intervino en títulos tan recordados como "Detrás de la mentira", de Emilio Vieyra, en el que compuso el papel protagónico. Con el correr de los años apareció en "La noche de los lápices", "Los chicos de la guerra", "El caso María Soledad" y "Una sombra ya pronto serás" hasta llegar, en 1999, a intervenir en "El mismo amor, la misma lluvia".

La televisión tampoco fue ajena a la trayectoria de Alfonso de Grazia. Actuó en ciclos de teatro universal dirigidos por María Herminia Avellaneda, Oscar Ferrigno, Carlos Gandolfo, Alberto Rinaldi, Jorge Palaz y Nicolás del Boca. En 1996 logró un gran éxito popular con la telenovela "Los ángeles no lloran", por Canal 9, y un año más tarde recreó un importante personaje en la miniserie "Archivo negro" y, posteriormente, en "Ricos y famosos", también por Canal 9.

Pero sería el teatro, ese auténtico amor de Alfonso de Grazia, el que le daría los mayores triunfos profesionales y las más importantes gratificaciones personales. Desde su notable composición en "Panorama desde el puente", de Arthur Miller, se sumaron obras representativas del repertorio nacional e internacional que lo ubicaron en una impecable línea de composición siempre sobria, patética cuando lo necesitaba el personaje, reidera sin chabacanería en puestas tanto de comedias como de vodeviles.

En 1976 comenzó a formar parte del elenco estable del Teatro San Martín con piezas tan resonantes como "La muerte de un viajante", de Arthur Miller; "El reñidero", de Sergio De Cecco; "Mustafá" y "Stefano", ambas de Armando Discépolo y "Las de Barranco", de Gregorio de Laferrére, que en 1994 se convirtió en un suceso de público y de crítica.

Actualmente intervenía en el reparto de "El inspector", de Nicolás Gogol, que con la dirección de Villanueva Cosse se ofrecía en la sala Martín Coronado del San Martín.

Durante varios períodos fue dirigente de la Asociación Argentina de Actores. En mayo de este año, y cuando ese teatro festejaba cuarenta años, Jorge Petraglia recordó una anécdota de Alfonso de Grazia que, durante una representación de "Barranca abajo" echó de la sala a un estudiante porque estaba molestando.

Pero mucho más allá de su temperamento, a veces cercano a la iracundia, Alfonso de Grazia era un amigo leal, un conversador que sabía matizar lo nostálgico con la actualidad y un ser sensible a las desventuras del hombre.

Con algunos problemas que en los últimos tiempos habían afectado su corazón, murió con la imagen de Boca Juniors, el equipo de sus amores, en su retina. Su fallecimiento se inserta en una familia signada por la tragedia, ya que su hermano Julio se suicidó hace varios años, presa de una gran depresión, y en 1986 la esposa de Alfonso falleció al caer bajo el auto que guiaba su marido.

Los restos de Alfonso de Grazia son velados en Iturri 1344 y recibirán sepultura hoy, a las 10, en el panteón de la Asociación de Actores, en la Chacarita. .

Adolfo C. Martínez
TEMAS DE HOYEugenio ZaffaroniProtesta policialCristina KirchnerLa pelea con los holdoutsAFIP