Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Frenan los ascensos en la Cancillería

La Justicia hizo lugar a un amparo presentado por más de 50 funcionarios que se sienten afectados

Sábado 28 de septiembre de 2002
SEGUIR
LA NACION

En medio de severos cuestionamientos por la metodología aplicada para promover ascensos en la Cancillería, el juez en lo contencioso administrativo federal Martín Silva Garretón hizo lugar ayer a un amparo por el cual la Comisión de Acuerdos del Senado no podrá tratar los pliegos y, asimismo, pidió los antecedentes del caso a la Cancillería, según reveló a LA NACION el abogado Virgilio Loiácono, patrocinante de más de 50 funcionarios que se sienten afectados por haber sido omitidos en la lista rubricada por Carlos Ruckauf.

Los ascensos de diplomáticos están congelados desde 1998 a pesar de dos vanos intentos de los cancilleres Guido Di Tella, a fines de 1999, y Adalberto Rodríguez Giavarini, en 2001.

El amparo, una medida cautelar, significa que la comisión presidida por el senador Jorge Busti (PJ-Entre Ríos) no podrá tratar el martes próximo los pliegos, como tenía previsto.

La periodicidad de las promociones debería ser anual, en realidad. En esta ocasión, sin embargo, ha habido casos de diplomáticos propuestos en las dos listas anteriores que han sido omitidos. O de agregados en un proceso en el cual, según Loiácono, no se han tenido en cuenta las premisas básicas de antigüedad y de mérito.

Signado todo ello con un clima enrarecido en la Cancillería, en donde han expresado su disgusto funcionarios de carrera como Gregorio Dupont (presentó su renuncia), Enrique Pareja y Juan Pardo, entre otros.

Grosera vulneración

En su presentación, Loiácono dice: "No plantea cada uno de los afectados su actual postergación, sino la grosera vulneración a su derecho adquirido a la carrera y a la promoción dentro de la normativa vigente en la medida en que se cumplen los recaudos que ella establece".

El trámite en sí ha sido tildado de engorroso por fuentes diplomáticas consultadas por LA NACION. La Junta Calificadora (formada por cinco embajadores de los cuales renunció uno, Domingo Cullen, por discrepancias con la metodología aplicada) elaboró una lista a la cual Ruckauf habría agregado nombres, pero, asimismo, la lista definitiva, inicialada por él, no coincidiría con los pliegos finalmente remitidos al Senado con la firma del presidente Eduardo Duhalde.

La Comisión de Acuerdos de la Cámara alta había recibido hasta el viernes último 14 impugnaciones a las listas con los 90 pliegos remitidos. Era un panorama trabado, según definió Busti.

Más trabado aún, al parecer, por una evaluación realizada por el senador Ricardo Gómez Diez (Partido Renovador-Salta): "Las listas elevadas por el Poder Ejecutivo muestran una pauta de discrecionalidad que supera lo razonable".

Se refirió así a la escasa inclusión de vacantes basadas sobre las recomendaciones de la Junta Calificadora, desglosadas en un estudio de su autoría en el cual las vacantes en cuestión representan el 47 por ciento, mientras Busti habla de un 74,4 por ciento.

En diálogo con LA NACION, Loiácono dijo que "basta comparar la lista emitida por la Junta Calificadora con los nombres ingresados en el Senado para advertir las diferencias". Suma a ello el carácter transitorio del Gobierno.

Para la aplicación de la medida cautelar, por lo pronto, la Justicia no ha dejado entrever un plazo para revisar los antecedentes y expedirse.

El conflicto

Ruckauf

La Junta Calificadora evaluó los ascensos y remitió la lista a Ruckauf. Pero hubo omisiones, respecto de propuestas anteriores, que derivaron en pedidos de medidas cautelares.

El abogado Loiácono tramitó dos amparos, de los cuales uno prosperó ayer. En algunos casos figuran funcionarios sumariados o que no tienen la antigüedad prevista .

Te puede interesar