Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

¡Viva la pepa!

Lo que comenzó con la idea de un desfile íntimo se convirtió en el mega festival Viva 23!, que combinará el brillo de la moda vernácula con la música electrónica y las artes visuales

Viernes 08 de noviembre de 2002

Por azar, superstición o de manera absurda, resulta ser que el número 23 aparece asociado con la historia del hombre y la civilización, la vida en el planeta y más allá de las estrellas. La astronomía, la ciencia, la magia y hasta la superstición le otorgan a esta cifra un significado extra a su carácter ordinal o cuantitativo. Y existen también, por convicción o mera ridiculez, una cantidad indeterminada de personas en esta ciudad que confían en sus efectos y significados. Entre estos personajes urbanos están los diseñadores de indumentaria Manuel Brandazza y Diego de Aduriz, los dos motores principales de un viaje lúdico que sobrevolará el terreno de la fantasía: el festival Viva 23!

"La idea original era hacer un desfile un día 23, a las 23, musicalizado por Acum 23", reseña Brandazza la génesis de la fiesta a beneficio que se extenderá durante la tarde y toda la noche del 23 de este mes. Pero, rápidamente, de esa semilla brotó una enredadera. Primero, decidieron que el lugar para presentar su colección sería el Parque de la Ciudad y, más tarde, incentivados por el centro de entretenimientos y sus infinitas posibilidades de exploración, convocaron a 23 artistas. "Tengo la impresión de que esto es como una unidad mimética con vida propia y que por eso se generó este movimiento extraño -apunta De Aduriz-. El primer concepto era muy cerrado, había demasiadas cosas vinculadas con la magia y el caos, entonces tuvimos que organizarnos para que no sea todo tan trash ".

En consecuencia, esta especie de locura a gran escala tomó forma en una programación artísticamente atractiva que sugiere hacer un link con la niñez, tomarse un recreo, disfrutar de la naturaleza y, con los sentidos en estado de embriaguez, perderse por una ciudad poblada de monstruos mecánicos.

Del césped a la torre

Entre un copo de azúcar y la siguiente vuelta en carrousel, la tarde irá tomando color con una sucesión de estímulos visuales y sonoros amplificados con el transcurrir de las horas.

Mientras por el escenario principal se pasarán la posta las bandas de electro y pop Bristol, Intima, Miranda!, Pura, Proyecto Verona y Sonotipo, la pista central contará con una veintena de DJ que marcarán el ritmo hasta las 9 de la mañana del día siguiente -estarán desde los históricos Dr. Trincado y Carla Tintoré, hasta Romina Cohn, Andy Love (Leo García), Boeing, Gustavo Lamas o los pareja- . Allí bailarán hasta las aguas danzantes, sincronizadas con el groove que agite el aire en cada momento.

Sin embargo, la electrónica estará presente también en los juegos. Acostumbrado a producir un set para cada oportunidad, Bad Boy Orange se encargará de la musicalización del Zamba. El representante del drum & bass local realizará en seis oportunidades un set inspirado por su reciente estadía en San Pablo (Brasil) que promete transformar a la rueda gigante en una descontrolada pista metálica.

Quienes desde chicos soñaron con subir a la torre espacial -el emblema del parque- podrán hacer su deseo realidad. Allí, como en el videoclip de Babasónicos ( Los Calientes ), la panorámica de la ciudad servirá de telón de fondo para el sector chill out. Y entre el suelo y el cielo habrá más oportunidades para flotar: las sillas voladoras, la vuelta al mundo y las montañas rusas estarán en funcionamiento non stop (el pase está incluido en la entrada).

A esta altura, con los humores revueltos, el reloj marcará las 11 PM. Como foco de una postal nocturna, La rueda del cielo empezará a girar el primer desfile de Brandazza de Aduriz, que con una colección estival y en "23" pasadas sintetizará su línea de prendas para hombre y mujer, nutridas de materiales que absorben y despiden luz: organza cristal, colores flúo, hilos de plata, tachas.

Mediante proyecciones, shows de alto impacto con luminotecnia, fuego y láser, las artes visuales se sumarán al menú expresivo, como la literatura, que estará presente de modo no convencional para completar el panorama cultural joven.

Sin desconocer las bondades de la noche en Lugano, los organizadores delegaron en el parque (dependiente del gobierno porteño) la seguridad interna mientras que, en la periferia, se trazará un vallado policial. De todas formas, desde las 22 (horario de cierre del Premetro), saldrán desde Plaza Italia y el Obelisco los micros Viva 23!, que realizarán con frecuencia el trayecto de ida y vuelta. Después de todo, no habría forma más coherente para desembarcar en la ciudadela infantil que a bordo de un ómnibus escolar.

Festival Viva 23! El 23 del actual, desde las 16, en el Parque de la Ciudad (Av. Cruz y Escalada). Entrada, $ 3. A beneficio de la Asociación Cooperadora del hospital Francisco Muñiz. www.viva23.8k.com

Constanza Bertolini

Te puede interesar