Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Cristina Mucci

Conduce un programa televisivo sobre libros, pionero en su género: Los siete locos. Acaba de publicar en la editorial Norma una biografía sobre la escritora Beatriz Guido

Domingo 22 de diciembre de 2002

1 – A veces, lo que parece un retroceso, es necesario para seguir. Cuando nos sacaron de canal 7, y me quedé sin aire para Los siete locos, justo empezaba el gobierno de Menem. Me fui al cable. Eran los años 90, el cable estaba empezando, podía parecer un retroceso. Y me fui a una señal que luego fue canal á, donde estuve hasta este año, en que volví al 7.

2 – Es muy difícil generar debate en la Argentina. En televisión, cuando se enciende la luz colorada que indica que estamos en el aire, están todos de acuerdo y son amabilísimos.

3 – Hay un tema en el que pienso mucho: la Argentina. Las dos mujeres sobre las que hice las biografías, Martha Lynch y Beatriz Guido, fueron dos personajes emblemáticos. Pertenecieron a una época donde los escritores tenían un lugar protagónico y hoy el lugar protagónico lo tienen los mediáticos. Eran famosas, admiradas, seguidas. Martha Lynch, con todos sus virajes políticos, dibuja un mapa de la clase media argentina. Beatriz representa el sentimiento profundamente antiperonista de cierta clase media y media alta.

4 – Sé que un programa de libros nunca va a tener mucho rating. La mayoría de la gente no está pensando en los libros ni en los debates culturales. Si no, sería otro país.

5 – La lectura se convirtió en un acto contra la corriente. La gente no lee ni acá ni en el mundo. No sé si hay una forma más maravillosa de pasar el tiempo que con un buen libro. No hay buenas o malas formas para empezar a leer. Cuando tenía catorce años, los de mi generación leíamos a Cronin o Morris West.

6 – Parecería que en la Argentina, para escribir una biografía de alguien, hay que ser admirador a ultranza del biografiado y yo creo que no. No me interesa hacer una biografía complaciente.

7 – Tengo una hija de 14 años, Violeta. Es difícil criar a alguien; es normal que uno cuando quiere muchísimo a una persona desea que no sufra. Pero el camino de los hijos lo tienen que hacer ellos.

8 – No sé aburrirme. Soy bastante solitaria. De ritmos muy lentos. Pienso que no voy a estar toda la vida en la televisión. Me parece que en el futuro voy a escribir, pero ficción.

9 – Lo mejor es andar por la vida lo más liviano posible. Me mudé muchas más veces de las que yo hubiera querido, pero las mudanzas lo que me enseñaron fue a quedarme con lo fundamental. No soy de guardar cosas. Lo que no uso, lo doy. Los libros hay que darlos, y que circulen, que se lean. Prefiero regalar que prestar, porque eso sí sé: libro que se presta, no vuelve.

10 – Hay un costado mío al que le gustaría poder decir soy deportista, pero no. Soy vaga. Y a esta altura, no voy a forzar la naturaleza.

Texto: Leila Guerriero

Te puede interesar