Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Cambios tributarios: comprende a asalariados y autónomos

El impuesto a las ganancias se reduce para los trabajadores

Economía

La medida beneficiará a más de 900.000 personas, que incrementarán sus ingresos de bolsillo

Por   | LA NACION

A partir del año próximo, más de 900.000 personas, entre autónomos y asalariados, pagarán menos por el impuesto a las ganancias -algunos, directamente, dejarán de estar alcanzados por el gravamen- y, por lo tanto, verán incrementados sus ingresos de bolsillo. Los empleados lo percibirán a partir de febrero, cuando cobren su salario de enero y les descuenten menos por anticipos.

El efecto compensaría en parte el menor ingreso de bolsillo que tendrán quienes ganen más de $ 4800, ya que, según está previsto, a partir del mes próximo, sufrirían más descuentos para la seguridad social. El menor pago de ganancias se producirá por- que a partir del ejercicio fiscal 2003 entra en vigor un esquema que aumenta los montos que se deducen de la suma de ingresos sobre la cual se calcula ese impuesto.

La medida iba a instrumentarse desde 2001, según lo previó un decreto, pero luego se prorrogó hasta 2002 y después, por el decreto 1676, hasta el año próximo. Ayer, una alta fuente de Economía le afirmó a LA NACION que, si bien en la cartera se había proyectado otra prórroga, finalmente se desestimó, básicamente por la caída que tuvo el poder adquisitivo, pero además porque en algunos casos se ajustaron los salarios para compensar el efecto inflacionario, con lo cual es lógico que cambien los montos deducibles. El informante admitió que la pérdida fiscal anual por la norma será de entre 360 y 380 millones de pesos para el año.

Para evaluar el impacto de la medida en los ingresos hay que tener en cuenta que, una vez determinada la ganancia neta de una persona en el año (descontados los aportes a la seguridad social) y previo a aplicar la alícuota correspondiente, se descontará:

  • Como deducción especial: $ 6000 para los autónomos, en lugar de los $ 4500 actuales; para los dependientes, la suma de $ 18.000 reemplazará a la actual, de $ 13.500.
  • Por cónyuge a cargo, se descontarán $ 2040 en lugar de los $ 2400 actuales.
  • Por cada hijo menor de 24 años o discapacitado, o cualquier familiar directo a cargo y sin ingresos propios, $ 1200 en reemplazo de los actuales $ 1020.
  • El monto no imponible seguirá en $ 4020, tal como lo dispuso la reforma fiscal de José Luis Machinea (ley 25.239).

El efecto variará según las cargas familiares de cada persona. También vale tener en cuenta que los montos deducibles no son aplicables al 100% para todos, sino que la posibilidad de descontar sumas del monto imponible se reduce progresivamente a medida que aumentan las ganancias, hasta desaparecer para quienes tienen un ingreso superior a los $ 221.000 anuales. Por esta razón, quien tenga una ganancia neta anual de $ 100.000, por citar un ejemplo, tiene las deducciones aplicadas al 50%. Pero estas reducciones ya estaban vigentes y, en síntesis, el efecto siempre será un menor pago impositivo, con un impacto más alto en quienes tienen salarios más bajos (ya que las deducciones son montos fijos), tal como lo muestra el cuadro de la página anterior.

Un ejemplo de alguien que dejará de pagar el impuesto podría ser el de una persona soltera con un salario mensual bruto de $ 2000. Considerando un aporte previsional del 11% más 3% a la obra social y 3% al PAMI, tiene una ganancia neta anual de $ 21.580, con aguinaldo. Hasta este ejercicio, lo que puede deducir es de $ 17.520 y, por tanto, su imponible es de $ 4060, con lo cual paga un impuesto anual de $ 365. Desde 2003, el deducible será de $ 22.020, un monto mayor al de su ingreso, lo que lo dejará al margen de la obligación tributaria.

Por otra parte, hay que tener en cuenta que, para el próximo año, la determinación del impuesto variará por otras dos razones:

  • Para los afiliados a las AFJP, por la suba escalonada del aporte, que hoy es del 5%, será del 7% desde marzo; del 9% a partir de junio; del 9% desde agosto, y volverá al 11% en noviembre. Cada vez que suba ese porcentaje, se producirá una baja del salario de bolsillo junto a una reducción del monto por tributar.
  • Para los asalariados que ganan más de $ 4800, y siempre que el Senado lo convierta en ley -podría ocurrir pasado mañana-, se eliminará la vigencia de esa suma como tope para calcular los aportes personales. Así, será menor el salario de bolsillo y también el tributo. Eso impactará sobre los ingresos de unas 57.000 personas.

En los casos en que se mencionan ejemplos, se consideraron sin las deducciones que pueden hacerse por dinero derivado a seguros de vida (hasta $ 996 por año), seguros de retiro (hasta $ 1261) y gastos de sepelio ($ 996). Esos montos, según confirmaron en Economía, seguirán sin cambios.

Claves para entender cómo será el cambio

-¿Quiénes pagan el impuesto a las ganancias que pesan sobre las personas físicas?

-No hay una definición exacta según el nivel salarial, ya que depende de las cargas familiares que tenga la persona y de otros montos que puede deducir. Según datos de la AFIP, en el último ejercicio se presentaron 470.000 autónomos que debieron tributar y hubo 500.000 asalariados contribuyentes de la llamada "cuarta categoría" del impuesto.

-¿Qué cambia a partir de 2003?

-Aumentarán los montos que pueden deducirse de la ganancia neta determinada para un año (el salario multiplicado por 13 y descontados los aportes a la seguridad social). Eso provocará que la cifra imponible resulte en todos los casos menor y, al aplicar la alícuota correspondiente al impuesto -que varía en función del ingreso-, la suma por ingresar al fisco también se reducirá respecto del ejercicio actual.

-¿Cómo variarán esas deducciones respecto de este año?

-La deducción general pasará de $ 13.500 a $ 18.000 para los dependientes y de $ 4500 a $ 6000 para los autónomos. Por cónyuge a cargo, $ 2400 en lugar de los $ 2040 actuales, y por hijos menores de 24 años y otros familiares a cargo, $ 1200 en reemplazo de los $ 1020.

-¿El cambio será para todos por igual?

-Sí, pero hay que tener en cuenta que, ni en este ejercicio ni en el próximo, los montos mencionados en la pregunta anterior se aplican en un 100% para todas las escalas de ingresos. En rigor, se van achicando a medida que crecen las ganancias hasta el extremo de que, quienes tienen un ingreso neto anual superior a los $ 221.000, no tienen la posibilidad de hacer esas deducciones.

-¿Qué ocurre con los seguros de vida y retiro?

-No habrá modificaciones. Es posible deducir hasta $ 996 al año por ahorro en seguros de vida y hasta $ 1261 en seguros de retiro. Además, se pueden descontar hasta $ 996 por gastos de sepelio. Tampoco se modifica el mínimo no imponible, de $ 4020.

-¿Desde cuándo regirán los cambios?

-Desde el ejercicio fiscal 2003. Los asalariados, como pagan anticipos mensuales de ganancias, deberían notar el efecto de un mayor ingreso de bolsillo a partir del sueldo de enero.

-¿Habrá otros cambios en ganancias el próximo año?

-Si bien no habrá cambios específicos en el tributo, los montos por pagar sí variarán en función de otras medidas previstas: uno es el aumento del aporte previsional de los afiliados a las AFJP, que se aplicará en forma escalonada desde marzo; el otro es la eliminación del tope salarial de $ 4800 que rige para calcular los aportes a la seguridad social. Ambas medidas reducirán los ingresos de bolsillo de los trabajadores y también bajarán el monto del impuesto.

-¿Algunos dejarían de tributar?

-Sí, eso ocurrirá en el caso de quienes, al calcular el monto de las deducciones, obtengan una cifra más alta que el ingreso anual neto de aportes. Es el caso de un trabajador soltero con un salario bruto de $ 2000 y un deducible en la nueva escala, de $ 22.020, ya que la cifra supera al ingreso de 21.580 pesos. .

TEMAS DE HOYActividad económicaElecciones 2015Crisis habitacionalTorneo Primera División