Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Creciendo de prisa

“La presión es mucha, pero hay que saber dominarla”, confiesa Gonzalo Rodríguez, defensor de San Lorenzo, que hace un año jugaba en la sexta división, salió campeón de la Sudamericana y será titular en el Sub 20 que disputará el torneo de Uruguay

SEGUIR
LA NACION
Viernes 03 de enero de 2003

“Mi sueño es ganar el Mundial Sub 20, pero hay que tener los pies sobre la tierra y no marearse. Ahora viene lo más difícil: mantenerse. Y yo apuesto al crecimiento”, dice Gonzalo Rodríguez, un pibe de barrio, que once meses atrás corría a delanteros rivales en la sexta división de San Lorenzo. Que se sumó a la primera división azulgrana, alzó la Copa Sudamericana, el segundo trofeo internacional de la historia del club, y será titular en el seleccionado Sub 20 que buscará un sueño en el Sudamericano de Uruguay. Y todo en menos de un año.

“Me pasó de todo en los últimos meses. Y todo muy rápido. Estaba en la sexta división de San Lorenzo, viví la consagración de la Mercosur desde la tribuna y hasta me metí en el campo cuando rompieron el alambrado. Después me afirmé en primera, salí campeón de la Sudamericana y ahora estoy listo para el desafío del juvenil. Si me lo decían en enero último, hubiera pensado que me estaban cargando”, explica el zaguero, de sonrisa fácil, nacido hace 18 años en el corazón de Boedo.

“Siempre viví en Boedo y Chiclana. Por ahí no me conocen mucho; en San Cristóbal, en la carnicería que tiene mi papá, hay un montón de fotos mías, y ahí sí todos saben de mis pasos en el fútbol. En Boedo, de a poquito, comienzan a pedirme autógrafos. No muchos, eh...”, señala Gonzalo, el pibe que tiene un cuervo tatuado en la espalda, al que le gusta mucho hablar de su familia, de José, su padre; de Lourdes, su madre, y del seleccionado juvenil, una pasión que comenzó hace mucho tiempo.

“No hay que marearse con los éxitos de los Sub 20 de los últimos años”, señala Rodríguez, el pibe que debutó en el seleccionado juvenil a los 15 años, en un Sub 17
“No hay que marearse con los éxitos de los Sub 20 de los últimos años”, señala Rodríguez, el pibe que debutó en el seleccionado juvenil a los 15 años, en un Sub 17. Foto: Federico Guastavino

“Vestir la camiseta de la selección no se puede describir. Debuté en un Mundialito que se jugó en Paraná, Entre Ríos; tenía 15 años. Cuando me dijeron que iba a ser titular, no podía ni comer en casa. Me temblaba el tenedor cuando intentaba agarrar los fideos, temblaba de la emoción. Y cuando volví a casa me pusieron un pasacalle que rezaba Gracias por esta alegría. No lo voy a olvidar nunca”, se emociona el defensor de San Lorenzo, el dueño de un lugar de privilegio en el juvenil.

Recuerda. Guarda cada imagen de su pasado celeste y blanco. “Empecé en el seleccionado cuando estaba en la séptima; integré en 2001 el equipo Sub 17 en el Sudamericano de Arequipa, en Perú, y salimos segundos. Y en el Mundial de Trinidad y Tobago terminamos cuartos”, dice.

De desafíos se trata. El Sudamericano aparece en escena. “Jugar el torneo y ser titular no lo esperaba, realmente. Pero lo más importante será lograr la clasificación para el Mundial. Y quiero aclarar que este equipo es diferente a otros, no hay que marearse con los éxitos de los últimos años. Es difícil, pero este Sub 20 es otro, con otros jugadores, pero con una propuesta similar. Lo único que no me gustaría es que se caiga fácil en la comparación. Este es mejor o peor que aquél, y esas cosas, que nos perjudicarían”, analiza, con la madurez de un hombre experimentado.

–¿El título es una obligación?

–Nos encantaría lograrlo, pero en nuestro objetivo está la clasifiación al Mundial. No podemos perder de vista eso; si luego de lograr el pasaje salimos campeones, sería fantástico.

–¿Sienten la presión de ser favoritos?

–En las charlas de la concentración, hablamos mucho con Tocalli –el DT–, el profe Salorio y el psicólogo Marcelo Roffé. Nos dicen que nosotros tenemos la posibilidad de escribir otra historia, tal vez mejor que los equipos anteriores. Porque la presión es mucha, pero hay que dominarla.

Sabe que no habrá pretemporada con San Lorenzo. Que no puede disfrutar de un período de vacaciones. Que la pelota le exige cada día más. “Todos los jugadores de San Lorenzo están de vacaciones, pero yo no pienso en eso, en que me perdí unos días de descanso, porque estoy seguro de que a varios de mis compañeros les encantaría estar en mi lugar. Ahora es el momento de disfrutar todo esto, porque no todos los días uno puede estar en el seleccionado. Aparte, yo creo que mis compañeros de San Lorenzo deben sentir orgullo de que uno de ellos los represente a nivel de selección. ¿No?”, pregunta el pibe de barrio, que creció de prisa en 2002.

La Argentina viaja a Colonia

El seleccionado argentino Sub 20 viajará hoy, a las 19.30, a Uruguay para participar en el Sudamericano de la categoría, que comenzará mañana. La delegación se trasladará en una embarcación de la empresa Buquebus hasta la ciudad de Colonia, sede del Grupo B, en el que la Argentina debutará el lunes próximo ante Colombia. El plantel se entrenó ayer en doble turno en el complejo de Ezeiza; por la mañana cumplió con ejercicios físicos y, por la tarde, realizó movimientos tácticos a las órdenes del DT, Hugo Tocalli: “El equipo, de a poco, está alcanzando el mejor nivel en las prácticas. Nos vamos muy conformes”.

Te puede interesar