Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Luego de ocho meses de operaciones, la cadena La Tortería se propone crecer con precios bajos y oferta de franquicias

La empresa, que comercializa tortas y masas, se prepara para llegar a Chile

Domingo 19 de enero de 2003

Precios bajos y calidad. La combinación de estos dos conceptos resultó exitosa para La Tortería, cadena que comercializa tortas, sándwiches, facturas y masas artesanales y que se prepara para desembarcar en Chile. La marca, que por el momento está presente en Buenos Aires, inauguró su primer local hace ocho meses. Actualmente, posee tres locales propios, cuatro franquiciados y en breve consolidará la venta de otras tres franquicias.

Según Luis Videla y Alejandra García, los dueños y creadores de la marca, el éxito y la expansión -que contrastan con la realidad económica- responden a que La Tortería "posee los precios más bajos de la plaza y ofrece productos de excelente calidad". Los socios se desempeñaban en Supermercados Coto y decidieron independizarse y emprender su propio negocio. Descubrieron que no "había en el mercado una empresa que se dedicara enteramente a la fabricación de tortas y que en los supermercados y confiterías los precios eran muy elevados".

"Por eso -explicó Videla- elegimos este negocio. Tenemos precios muy bajos frente a las grandes cadenas y los logramos a través de compras mayoristas. Además, nos aseguramos la mercadería porque pagamos todo en efectivo y así no nos falta nunca materia prima." Los socios invirtieron 400.000 pesos de fondos propios para alquilar un terreno que Coto posee en la zona norte y allí colocaron el primer local y la planta, que emplea a 38 personas.

La Tortería se encuentra negociando la franquicia madre (la que se hace cargo de la venta de la marca) con una firma de Chile y también planea abrir locales en el interior.

Por otro lado, tiene en vista nuevas inversiones que serán destinadas a la ampliación del servicio de lunch y cenas para ocasiones especiales.

Primeros competidores

Desde la planta central, la firma abastece a los locales propios y a las franquicias. La fabricación es artesanal y se despachan a pedido las tortas, tartas y masas de factura, y en consecuencia no hay "acumulación de stock ni desperdicios". En los locales, en tanto, se elaboran los sándwiches de miga y se hornean las facturas.

Con los tres locales propios, los socios facturaron $ 140.000 en noviembre de 2002 y $ 200.000 en diciembre del mismo año. En total, la empresa comercializa entre 25.000 y 28.000 tortas por mes, con precios que van desde los $ 3,99 hasta los $ 5,99. A raíz del crecimiento, Videla y García decidieron ampliar la variedad de productos. Empezaron por las tortas y los sándwiches y sumaron los helados y las masas.

Las franquicias llegaron también con la expansión y el "reconocimiento" del público, que empezó a preguntar si comercializaban la marca. Los socios se inclinaron por el sistema "llave en mano", por el cual la empresa se hace cargo de la puesta al local y la capacitación del inversor, que debe como mínimo colocar un capital base de 13.000 dólares. Los montos de las franquicias varían según los tamaños, que van desde los 45 m2 a los 180 m2. La Tortería elige el lugar y les asegura a los franquiciados la exclusividad en la zona.

En los últimos meses los socios decidieron ampliar aún más el negocio y por ello dos de los locales poseen cafetería. Ahora, La Tortería conoció sus primeros competidores: aparecieron cadenas como Mr. Lunita y La Nonna. Según Videla, la empresa continúa teniendo los mejores precios del mercado y no se concentra sólo en un producto. "Por ejemplo -señaló-, Mr. Lunita tiene su negocio basado en las medialunas. A nosotros la venta de facturas nos representa un 13 por ciento del total. El resto lo dividimos en las tortas (50 por ciento) y los sándwiches (30 por ciento) y algunos productos estacionales (7 por ciento)."

Te puede interesar