Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Empresario prófugo: Horacio Conzi habría huido a un país limítrofe

Captura internacional para el dueño de Dallas

Información general

Lo buscan por el homicidio de un joven

El juez de garantías de San Isidro Orlando Díaz ordenó ayer la captura internacional del empresario gastronómico Horacio Conzi, imputado por el asesinato de un joven de 22 años, ocurrido el jueves último en la localidad bonaerense de Beccar

Según sospechan los fiscales Mario Kohan y Hernán Collantes, el empresario podría haber huido a un país limítrofe, luego de que la policía bonaerense allanó su vivienda y el restaurante de su propiedad el viernes último.

En tanto, una de las mujeres baleadas, testigo principal del caso y ex pareja de Conzi, ratificó anteayer ante la Justicia que el autor de los disparos que hirieron a ella, a su amiga y al chofer del remise y que mataron a Marcos Eschenone fue el empresario, según informaron a LA NACION fuentes judiciales.

Durante la declaración, la mujer se mostró temerosa, por lo que las fuentes harán una reserva estricta de su identidad, según comunicaron. En sus dichos ante los fiscales la mujer también declaró que "Conzi tiró a matar".

"Las víctimas que ya fueron dadas de alta volvieron a declarar y ratificaron que el autor del crimen de Eschenone y las lesiones que ellas sufrieron fue Conzi, quien disparó con su pistola tras descender de su camioneta Gran Cherokee", explicaron las fuentes. La camioneta 4x4 permanece en la DDI de San Isidro para ser peritada, mientras que el auto baleado se encuentra en la comisaría de Beccar.

En tanto, ayer por la mañana, en una solicitada que publicaron varios medios, Hugo Conzi, hermano de Horacio, deslindó la responsabilidad del prófugo en el caso y pidió la presentación de testigos.

Los investigadores sostuvieron que ésta es una maniobra para desviar la atención en la causa y no descartaron que, a partir de hoy, comiencen a presentarse testigos con informaciones cruzadas. LA NACION intentó infructuosamente obtener más datos de parte de Hugo Conzi, que sólo respondió: "No voy a hacer declaraciones".

El crimen

El caso ocurrió durante la madrugada del jueves último, pero trascendió el viernes a la noche, cuando policías de San Isidro realizaron dos allanamientos sin poder localizar al prófugo.

En el caserón de San Isidro, propiedad de Conzi, en la calle Santa Rita, donde vive junto a su hermano, los policías secuestraron dos carabinas y dos pistolas nueve milímetros, mientras que en el procedimiento efectuado en el complejo Dallas, de Avenida del Libertador y Alvear, en Martínez, se incautaron de una quinta arma, una pistola calibre 45.

El armamento será peritado mañana ante la presencia de los fiscales, que tomarán conocimiento in situ de los resultados. La principal hipótesis del caso es que Conzi mató a Eschenone e hirió a las chicas por celos.

La testigo clave había tenido una relación con Conzi, pero el miércoles último fue a Dallas y se mostró con Marcos Eschenone. Esa situación habría enfurecido al empresario. Una vez detenido, Conzi será indagado por los delitos de homicidio simple y lesiones, castigados con hasta 25 años de cárcel.

Una pelea sin fin

Enfrentados en un match donde se privilegia la violencia verbal y hasta física, dos conocidos restaurantes de la zona norte del conurbano bonaerense dan la impresión de querer persistir en una guerra en la que los clientes aparecen como convidados de piedra. De hecho, ya se produjeron varias evacuaciones por denuncias de bombas, las que afortunadamente nunca fueron colocadas.

Desalojos y amenazas

Dicen que la guerra entre los restaurantes Dallas y Kansas, en Martínez, comenzó unos meses antes de la inauguración del primero, en octubre de 2000. Según los empleados de Kansas -un local de estilo norteamericano que funciona desde 1998 y está situado en Avenida del Libertador al 15.000-, la primera señal fue la emisión apócrifa de decenas de folletos donde Kansas, supuestamente, promocionaba menús a precios irrisorios. Luego llegaron las amenazas de bomba, el cruce de automóviles y las extorsiones a empleados.

"Tuvimos que desalojar quince veces Kansas y diez veces Dallas por denuncias de bombas. Es una pelea eterna, que obliga a desplegar operativos de seguridad cada dos por tres. Los hermanos Conzi son más duros, pero los otros no se quedan atrás", dijo a LA NACION una fuente policial.

"Recibimos amenazas diarias y el año último nos pusieron una bomba en el baño del local. Ellos son los que molestan", se defendieron en Kansas. En Dallas, por ahora, nadie quiere hablar pese a las múltiples consultas. .

TEMAS DE HOYEugenio ZaffaroniProtesta policialCristina KirchnerLa pelea con los holdouts