Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

El adiós al héroe

La NBA despidió a su estrella más grande: Michael Jordan

Deportiva

Con 39 años, el ídolo del basquetbol mundial jugó su último Juego de las Estrellas, donde marcó 20 puntos y fue ovacionado por todos

ATLANTA.- Esta 52ª edición del Juego de las Estrellas de la NBA no será recordada como una más. Todos los amantes del basquetbol sabrán que ése fue el último de su gran ídolo: Michael Jordan. Con 39 años y seis anillos de campeón, disputó su 14° juego y vibró con el tributo que jugadores, dirigentes y fans le brindaron. Fue la noche de su despedida en el evento que lo tuvo como el gran protagonista durante varias temporadas.

Pese a que en la actualidad no es aquella maravilla que volaba en Chicago Bulls, el héroe del basquetbol no podía ser suplente en un juego de estrellas y finalmente Jordan no lo fue. Vince Carter le cedió su lugar y Air ingresó a la cancha como la gran estrella.

No comenzó bien el juego y erró sus seis primeros intentos. Parecía que los nervios que obvió durante toda su carrera para definir partidos y partidos sobre la chicharra del final, se habían hecho presentes. Un lujo que su Majestad se tomó, porque la gente, pese a no tener un deslumbrante desempeño, lo ovacionó como al mejor.

El Este -equipo de Jordan- de blanco, y el Oeste (Bryant, O´Neal, Duncan, entre otros) de rojo, formaron con uniformes que recordaban a los años 70.

Las jugadas fantásticas comenzaron a aparecer: muchos alley oop , pases de faja y verdaderos malabares con la pelota inundaron el partido, que por momentos tomó características de un juego callejero, pero también se hizo competitivo y todos comenzaron a mirar el tanteador. Nadie quería perder.

Luego de encontrar el canasto, Jordan se encargó de tomar varios tiros de dos puntos que acertó, desplegó su vuelo y consiguió una bandeja tras un pase de Jason Kidd. Una volcada que no quiso entrar y la protesta de todo el Phillips Arena contra Shaquille O´Neal, quien con un tapón le prohibió a Michael lograr una bandeja volada.

Así siguió el juego para Jordan, hasta consiguir una marca más en su carrera: con 20 puntos en total se convirtió en el máximo anotador histórico del All Star Game, superando a Kareem Abdul-Jabbar.

El encuentro tuvo de todos los condimentos. Presentó por primera vez a un chino, el debutante Yao Ming, una verdadera atracción (sumó 2 puntos), y hasta en un momento el equipo del Oeste alineó a Ming (2.26), O´Neal (2.16), Duncan (2.16) y Garnett (2.11), todos verdaderos gigantes acompañados del pequeño base Steve Francis (1.91).

De a poco, Kevin Garnett, comenzó a ser la figura del encuentro para transformarse luego en el máximo anotador del juego (37) y en el dueño del MVP del partido, dejando atrás a Iverson (35), McGrady (29) y Bryant (22), de destacadas actuaciones.

El final pudo ser soñado, porque con el marcador igualado en 120 y con diez segundo por jugar, Michael Jordan tomó el último disparo para definir el encuentro, pero el destino, como negándose a que su Majestad se vaya para siempre, no le permitió convertir.

Todo se haría aún más emocionante, porque en el tiempo suplementario el partido siguió muy parejo. Con en el tanteador igualado en 136 y con tres segundos por jugar, Michael Jordan logró un espectacular doble, por arriba de la marca de su rival como en los viejos tiempos, para dejar el partido casi definido. Pero una falta sobre Bryant, cuando intentaba un desesperante disparo de tres puntos, le permitió al Oeste volver a igualar el juego en 138 y obligar una nueva prórroga.

Finalmente, el Oeste se impuso luego de dos tiempos suplementarios por 155 a 145. Pero el resultado quedará como un dato más, porque todos recordarán a Atlanta como el último juego de estrellas donde la estrella más grande de todas tuvo su despedida. .

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYLa pelea con los holdoutsEl brote de ébolaColoquio de IDEAElecciones en AFA