Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Tres padres solteros

Espectáculos

Garzón, Leyrado y Pauls protagonizan el nuevo unitario de Telefé

Por   | LA NACION

¿Cómo contar la historia de un fracaso? ¿Cómo contar la historia del fracaso de una pareja, del final de una familia? Esas son las preguntas que seguramente rondan a Gastón Pauls, Juan Leyrado y Gustavo Garzón, los tres protagonistas de "Tres padres solteros", el unitario que estrenará Telefé los primeros días de marzo. Allí se tratará de mostrar en 13 capítulos qué pasa con estos hombres después de la sentencia de divorcio, cuando se separan los bienes y los hijos pasan a ser visitantes de fin de semana.

Parece que pensar sobre estos temas provoca reflexiones que van mucho más allá de la superficie y ésas son profundidades que la pantalla chica no suele navegar.

"Creo que en este ciclo estos temas son tratados de manera muy inteligente, sin pasarse de rosca. Hay que cuidar qué se cuenta y cómo se cuenta y por los libros de Gustavo Belatti y Mario Segade ("Vulnerables" y "Cuatro amigas") que leí hasta ahora, que son seis o siete, me parece que se tocan muy sutilmente. Hasta ahora se habló del abandono, del dolor, de la relación padres e hijos, de los reencuentros. Me siento muy conforme con lo que se está contando y cómo se lo está contando", dice Gastón Pauls. En esta ficción él será Guillermo Nelber, un hombre que tiene una hija de cinco años, separado reciente y en conflicto. "Es un separado al que le cuesta entender las razones del divorcio", agrega el actor.

Esa tristeza que siente el personaje de Pauls frente al final de su pareja descubrirá todo un universo de sensibilidad masculina que no cuenta con demasiada exposición, ni en los medios ni en la vida. "La mirada sobre lo que le pasa al hombre en la separación es contar otra faceta de lo que somos. No es solamente ir a la guerra, cruzar los Andes a caballo, también hay otras cosas. Esa parte más cercana a lo femenino. O que se supone que es la más cercana. Acá estamos transitando por una zona de la masculinidad que aparece sin que uno se tenga que sonrojar. Porque cuando uno era chico y se ponía a llorar en un baile era un débil o un maricón. Lo mismo si te dejaba tu novia”, cuenta Leyrado, que en la ficción será Miguel Galendo, el único de los “Tres padres solteros” que tiene una buena relación con su ex mujer, interpretada por Cristina Banegas.

Gustavo Garzón, la tercera pata de este club de corazones solitarios, se integró al proyecto cuando se retiró Germán Palacios, así que tuvo el raro privilegio de ver el primer capítulo terminado y a su personaje jugado por otro actor. “Vi el primer capítulo y me pareció una maravilla. Me sorprendió mucho la estética y me emocionó, algo que no es muy fácil de lograr en televisión. En este programa todo está teñido de una emoción muy fuerte y creo que tiene que ver con la lucha de estos héroes por ser felices a pesar de la separación, y ahí se ve también la fragilidad de estos hombres, algo que no se suele mostrar de nosotros. Es como espiar por la cerradura para ver ese vínculo de los padres con sus hijos, cuánto les repercute la relación con sus ex mujeres, las consecuencias que les dejó en el corazón dar el portazo”, detalla Garzón. Claro que su personaje, Marcelo Casarino–extraño apellido para un separado–, dejará ver muy poco de ese costado sensible del que habla el actor. En los primeros capítulos al menos este hombre defenderá la diversión por sobre el sufrimiento y dará cátedra sobre el divorcio. “Para él en la vida está todo bien, los problemas son relativos y hay que minimizarlos. Hasta creo que toma la separación como un problema menor. Porque para él las mujeres van y vienen”, dice Garzón.

Genealogía de un separado

El eje central de este ciclo será, como su nombre deja suponer, esa relación nueva que deben establecer los padres con sus hijos después de la separación, cuando sus parejas se transforman de mariposa a crisálida, de “mi mujer” a “la madre de mis hijos”.

Leyrado, influenciado por los avatares de su personaje, padre de tres hijos adolescentes, imagina cómo es eso de ser papá aunque sólo de vez en cuando. “Es terrible. Ir a buscar al nene el viernes y devolverlo el domingo. Y ese paseo horrible en el que te encontrás en el McDonald’s con esos padres vestidos de padres separados con los chicos y el bolsito, tratando de comunicarse con una hamburguesa de por medio. Y el regreso, esa mezcla de libertad y dolor profundo por no poder abrazar a los hijos”, describe el actor en detalle. Una observación aguda que seguramente lo ayuda para componer a Miguel, ese sociólogo dueño de una panadería que no puede dejar de filosofar sobre todo.

Pauls prefiere pintar otro tipo de vínculo entre padres e hijos creado por el divorcio. “Yo vengo de una casa de padres separados. Y esto que decía Juan de los viernes no me pasaba. Porque, caso raro, yo vivía lunes con mi vieja, martes con mi viejo y así toda la semana. En realidad, eso era lo que queríamos mi hermano y yo. Era una manta corta porque también teníamos la sensación de que no teníamos una casa. Pero a la vez me alegra el hecho de saber que tuve todo el tiempo que quise con los dos. En el caso de mi personaje me parece que como es el más chico de los tres, la separación es algo común para él. Sufre, porque la separación siempre es dolorosa, pero lo que lo rige, lo que le da vida es la relación con su hija, no tanto lo que le pasa con su ex mujer. En los cinco primeros capítulos intenta mantener vivo el vínculo con su hija, que la separación no le destruya”, razona el actor.

Cine en pantalla chica

Cada encuentro y cada desencuentro, cada lágrima y cada abrazo se verán distinto en la ficción de “Tres padres solteros”. Es que este unitario producido por Luis Mentasti (“Apasionados”) y dirigido por José Luis Massa (“Chiquititas: Rincón de luz”) es realizado en un estilo más cercano al cine que a la TV. Para empezar, el programa no se graba, sino que se filma en película de 16 mm, casi como una película. A esta técnica se le suma una dirección de arte, una iluminación y una imagen mucho más cuidada de lo que se suele ver en la pantalla chica. Para los protagonistas, la diferencia está en los resultados.

“Lo distinto de este programa para mí está en el momento de sentarme a verlo. En el proceso de trabajo no me doy cuenta de que estamos trabajando en fílmico. Es un placer ver el capítulo ya terminado”, cuenta Pauls. Y Leyrado agrega: “Me parece que el cuidado está en el qué queremos decir, no tanto en el cómo. Estamos todos grandes. Con esto quiero decir que somos todos actores, nos pueden salir mejor o peor las cosas, pero somos actores. No nos ocupamos de si salimos más lindos, aunque todos queremos salir bien, más bien nos ocupamos de lo que queremos decir. Y estamos confiando en gente muy capacitada que nos demuestra diariamente desde su laburo que ellos quieren hacer lo mismo”.

Los personajes centrales de este unitario pertenecen a diferentes generaciones, tienen distintas ocupaciones y diferentes maneras de ver el mundo y, sin embargo, son amigos. Según los actores, una amistad creada por la necesidad. “Me parece que no importa demasiado cómo se conocen. Lo que hace al programa es que los tres tienen una problemática en común y eso es lo que los une. La gente se junta por intereses en común, por necesidades. Y estos tres tipos tienen una problemática y una necesidad en común. Y que estén juntos ayuda a contar el programa”, explica Garzón, mientras sus compañeros asienten.

Y para que no queden dudas, y tal vez para distanciarse de su pasado televisivo, de Panigassi, aunque no lo nombre, Leyrado concluye: “Este unitario no se trata tanto de decir «qué genial idea que tuve», sino más bien se trata de retratar cosas más cotidianas, pero sin pasarse de rosca tampoco. No se trata de hablar de los muchachos del barrio. Creo que este programa tiene mucho que ver con nosotros, me refiero a nosotros tres, pero también a vos,a ella, a todos. Se trata de afectos, de estados de ánimo. Y eso es más o menos parejo, estés dónde estés. La soledad de mujer es universal. ¿Será igual para las mujeres, la soledad de hombre? No sé, me parece que no. Para saberlo tendríamos que haber nacido señoritas. Pero en ese caso estaríamos haciendo «Tres madres solteras». Y esa ya es otra historia”.

Entre ficción y realidad

A veces no hay nada y a veces llega todo al mismo tiempo. En la vida y en la TV las cosas suceden de esa manera. Y en este caso suceden así para Gastón Pauls. Después de mucho tiempo fuera de la pantalla chica, salvo la participación en "Tumberos", Pauls será protagonista de dos ciclos que se estrenarán por Telefé al mismo tiempo. Además de "Tres padres solteros", el actor será el conductor de "Ser urbano", un programa periodístico producido por Ideas del Sur. El programa parece tener algo de "Del otro lado" aquel maravilloso documental ficcionalizado que hacía Fabián Polosecki.

A Pauls la comparación lo entusiasma. "Si tiene algo del espíritu de Polosecki me alegro porque ése era uno de los pocos ciclos que vi en los últimos diez años. De todos modos se trata de otra cosa. Una persona, un personaje, yo, me meto en historias reales, pero hay un cuento a lo largo de todo el programa. Hay un pequeño guión, mi encuentro con los personajes es real, pero a veces están guionadas las escenas previas o posteriores al encuentro", describe.

En principio, el actor no quería hacer un ciclo periodístico, pero cuando se sumó el elemento de ficción el proyecto le interesó en serio. "Me gusta meterme en estas historias porque como persona tuve acceso a gente a la que no tendría si no fuera por el programa", dice Pauls. Entre esas personas estarán un camionero que recorre las rutas del Sur y gente que trabaja en el circo, entre otras. .

TEMAS DE HOYMedios y políticaTemporal en Buenos AiresControl de la SUBEBrittany MaynardElecciones 2015