Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La masajista declaró que el médico Biasi le dijo que limpiara todo

Afirmó que le ordenó limpiar la sangre

Sábado 22 de febrero de 2003
SEGUIR
LA NACION

"Betty, no bajes tus cosas. María Marta tuvo un accidente", le dijo Carlos Carrascosa a Beatriz Michelini desde el primer piso de la casa del country Carmel, de Pilar.

"¿Cómo que tuvo un accidente? No es posible", respondió la masajista, antes de subir a darle los primeros auxilios a María Marta García Belsunce, el 27 de octubre último.

Poco más de un mes y medio después se comprobó que no se trataba de un accidente, como señaló desde un primer momento el marido de la víctima, sino que a María Marta la mataron de cinco tiros en la cabeza.

Dicho diálogo consta en la declaración testimonial realizada por la masajista en el Juzgado de Instrucción N° 8, de esta ciudad, a cargo del doctor Julio Lucini, en el que se investiga la falsificación del certificado de defunción de María Marta.

En su declaración, la mujer involucró al médico Santiago Biasi como una de las personas que le pidieron que lavara las manchas de sangre en la escena del crimen.

Se trata de una causa paralela a la que se impulsa en la fiscalía de Pilar, a cargo del doctor Diego Molina Pico, que instruye la pesquisa por el homicidio y por el encubrimiento del asesinato.

En el último sumario aparecen como imputados Carlos Carrascosa, el marido de la víctima; Horacio García Belsunce (h.), el hermano; Guillermo Bártoli, el cuñado; Nora Burgues de Taylor y Sergio Binello, vecinos; el médico Gauvry Gordon, Michelini; John y Constantino Hurtig, hermanastro y padrastro de María Marta.

Encubridores

El miércoles último, el fiscal general de San Isidro, Julio Novo, apeló la eximición de prisión de Carrascosa, García Belsunce (h.), Bártoli, Burgues de Taylor y Binello y solicitó que sean detenidos por considerarlos responsables de encubrir el asesinato de María Marta.

Además, señaló que en la causa había elementos suficientes para investigar si los cinco imputados tuvieron alguna participación en el homicidio.

Según informaron fuentes judiciales, en su declaración testimonial, la masajista dijo que los médicos Juan Gauvry Gordon y Biasi le pidieron que lavara la sangre en el dormitorio, en el baño y en la escalera.

El dato nuevo aportado por Michelini se refiere a la actuación de Biasi, a quien señaló como uno de los que le ordenaron que limpiara las manchas de sangre en la escena del crimen. Hasta el momento, el único involucrado en esa maniobra era Gauvry Gordon.

"Bártoli -cuñado de María Marta- le trajo a Michelini un trapo y se lo entregó en mano y a los médicos les dio un balde y un lampazo. Estaban todos de acuerdo con que se limpiara, y Michelini trató de colaborar con lo que pudo, porque no había personal de limpieza", dijo Eduardo Ludueña, abogado de Michelini.

Ahora, el fiscal Molina Pico puede pedir fotocopias de la declaración de Michelini para evaluar si existen méritos suficientes como para imputarle a Biasi la participación en el supuesto encubrimiento.

En su testimonio de más de tres horas, la masajista describió la escena del crimen: dijo dónde estaba el cuerpo de María Marta y las manchas de sangre y recordó que le hizo respiración boca a boca y masajes cardíacos.

El marido, sorprendido

Sobre el comportamiento de Carrascosa, Michelini señaló que estaba sorprendido y asustado.

Como existen fotografías y filmaciones de la escena del crimen, el testimonio de Michelini fue considerado clave por investigadores del homicidio, debido a que les permitió obtener la representación más fiel y objetiva del lugar, el día del asesinato.

La masajista había sido la segunda persona en llegar a la casa. Antes, había ingresado Carrascosa, quien encontró el cuerpo de su mujer tirado en el primer piso de la vivienda.

De acuerdo con su testimonio, Michelini demoró siete minutos en recorrer el trayecto entre la puerta de ingreso en el country y la casa de la víctima. "Cumplí la misma rutina desde dos años y medio antes: todos los domingos por la tarde visitaba a María Marta para hacerle masajes."

Según Michelini, luego llegaron los Bártoli y dos médicos, a los que no conocía: Gauvry Gordon y Biasi, quienes le dijeron que limpiara la sangre. Así, no sólo se modificó la escena del crimen, sino que se borraron pruebas importantes.

"La señora Michelini no actuó por su cuenta sino porque dos médicos le pidieron que hiciera algo. Quedó claro que mi cliente quiere colaborar con la Justicia", explicó Ludueña.

El letrado señaló que no adhirió a los planteos de nulidad presentados por los defensores de Carrascosa, Bártoli, García Belsunce (h.) y Burgues de Taylor.

Dichos letrados solicitaron que se declaren nulas las indagatorias de sus defendidos debido a que el fiscal Molina Pico ya les había tomado declaración como testigos, y en el momento de las indagatorias no los relevó del juramento de decir verdad.

Te puede interesar