Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

La entrevista

Miguel Angel Toma: "Manzano debería volver"

Enfoques

El jefe de la SIDE lamenta que el ex ministro menemista esté alejado de la política afirma que Grosso ha sido víctima de una campaña. Dice tener una muy buena relación con Menem, pero asegura que Duhalde sería el mejor candidato

Miguel Angel Toma dice que como titular de la Secretaría de Inteligencia de Estado (SIDE) no corresponde que adelante a quién votará en las próximas elecciones. Un encendedor con la leyenda "Menem 2003" que tiene en su escritorio da una pista de sus intenciones.

Toma, flamante titular del PJ porteño, que hace una semana se quedó sin candidato a jefe de gobierno cuando Daniel Scioli aceptó acompañar a Néstor Kirchner, asegura sin embargo que Eduardo Duhalde sería el mejor presidente para los próximos años. Se enoja cuando se le recuerda que Kirchner pidió su renuncia y la del ministro del Interior, Jorge Matzkin, porque acusaba a ambos de operar para el menemismo desde el Gobierno y, como muestra de su buena relación con el candidato, adelanta que irá al acto del cierre de su campaña. En su despacho del quinto piso de 25 de Mayo 11, Toma tiene además de algunas fotos familiares una con el Papa y otra con el actual director de la CIA, George J. Tenet.

-¿Duhalde habló la semana pasada de un tercer atentado en Buenos Aires abortado en 1996 que surgiría de un informe elaborado por la SIDE?

-Todo el informe, que está entregado a la Justicia, tiene el carácter de secreto, por lo tanto es la Justicia la que tiene que adoptar decisiones. Es de alguna manera la síntesis de todos los elementos de años de trabajo. En cuanto al contenido y detalles no puedo vulnerar el secreto de Estado.

-¿Duhalde vulneró el secreto?

-No, en absoluto, porque no dio ningún elemento ni detalle que implique revelar el secreto.

-¿Cómo está su relación con el juez federal Juan José Galeano, después del entredicho público que mantuvieron justamente por la causa AMIA?

-Nosotros somos, en este caso, por pedido de la Justicia quienes iniciamos y continuamos estas investigaciones. En todo momento mi actitud ha sido del más absoluto respeto y colaboración.

-Usted era muy amigo del juez federal Jorge Urso. ¿Siguen siéndolo después de la detención de Carlos Menem dispuesta por él en 2001?

-Hace muchísimo que no lo veo a Jorge. Por cuestiones de trabajo y tiempo mío.

-¿Se pelearon?

-No, en absoluto. Y todo lo que había que decir lo dije en su momento. Tengo el mayor respeto y afecto por el juez Urso.

-¿Con los demás jueces cómo es la relación?

-La relación funcional que obliga a una Secretaría de Estado que está en permanente contacto por las prescripciones de la ley de inteligencia con todos los estamentos de la Justicia. No sólo federal. Piense que estamos trabajando intensamente en los casos de secuestros.

-¿Por qué cree que en nuestro país la SIDE tiene tan mala imagen?

-A veces ocurre con la tarea de inteligencia que se genera una suerte de mitología. Hay que diferenciar entre lo que es el manejo del secreto y la cosa clandestina. Y muchas veces la imagen surge de la confusión, porque no se olvide que venimos de un país en el que durante muchos años el terrorismo de Estado utilizó la inteligencia para reprimir a la sociedad.

-¿Usted está haciendo algo para revertir esa imagen?

-Creo que estamos haciendo mucho y que se está verificando un cambio de la percepción. Cuando la gente ve que esta Secretaría también resuelve los problemas que la aquejan -por ejemplo, con los secuestros-; cuando ve que le dimos un impulso increíble a la investigación sobre el terrorismo; que reconstruimos las relaciones con las principales agencias del mundo después de que fueron terriblemente deterioradas por el gobierno de la Alianza, me parece que empieza a cambiar la percepción. Y como dato adicional le puedo mencionar la incorporación de materias como derechos humanos en la currícula de formación.

-¿Por qué dice que la Alianza se encargó de romper los vínculos con las agencias extranjeras?

-Deterioró básicamente las relaciones con las principales agencias del mundo. Y esto es muy grave porque en un mundo donde las amenazas son globales, los Estados tienen que estar con una interacción permanente.

-¿Por qué cree que la Alianza deterioró esas relaciones?

-Creo que el gobierno de la Alianza deterioró al país, y no podía estar ajeno el deterioro de esta institución y de su relación con el resto del mundo.

-¿Después del escándalo de los sobornos en el Senado se estableció algún tipo de control sobre los fondos para evitar su utilización con fines políticos partidarios?

-Todos saben a qué nivel ha sido reducido el presupuesto de la Secretaría. Es francamente increíble. Por lo tanto, la actividad que nosotros desarrollamos y los resultados que estamos obteniendo indican que la utilización de tan exiguos recursos está siendo más que eficiente.

-No me respondió. ¿Estableció algún tipo de control?

-No. Desmiento enfáticamente toda esa manipulación que se hace de utilización de cajas políticas, de cajas de periodistas. Es parte de una mitología que nada tiene que ver con la realidad.

-¿Tampoco existen cajas para los jueces?

-Tampoco. Cuando digo ninguna, digo ninguna (se ríe). Nuestras peripecias presupuestarias son francamente enormes.

Toma pide por teléfono un cigarrillo a su secretaria y dedica varios minutos a hablar de la profesionalización y bondades de los cuadros de la SIDE.

-Su relación con el Presidente y con el candidato que apoya Duhalde no tiene ningún tipo de roce.

-Ninguno.

-¿Va a votarlo a él?

-¿A quién va a votar usted?

-No soy presidente del PJ porteño.

-Yo tampoco lo soy todavía, porque falta que se formalice el cargo.

-¿No sabe a quién va a votar?

-Sí, pero no corresponde que lo diga.

-¿Por qué? La mayoría de los funcionarios dicen sin problema que van a votarlo a Kirchner.

-Soy totalmente respetuoso de lo que opinan mis colegas.

-¿Qué opina de que Scioli haya dejado la candidatura en la ciudad y se postule como vicepresidente?

-Tomó una decisión absolutamente respetable. Obviamente hubiéramos preferido su continuidad como candidato. Trabajamos intensamente para reconstruir el peronismo de la Capital y evidentemente que haya pasado a la fórmula no estaba en nuestros planes.

-¿Lo siente como una traición?

-No, no voy a calificar bajo ningún punto de vista su actitud como traición.

-¿Quién lo reemplazará?

-El desafío es una fórmula competitiva.

-¿Cómo es su relación con Menem?

-Con Menem tengo una muy buena relación. Cuando yo no he coincidido con el presidente (pasa un instante y agrega el apellido) Menem, no he tenido ningún problema en enfrentarlo políticamente. No he sido nunca, ni con Menem ni con nadie, concesivo cuando tengo una convicción en sentido contrario.

-¿Qué opina del gobierno de Duhalde?

-Tengo por Duhalde y por lo que él ha hecho un enorme respeto. No sólo como peronista sino como ciudadano. Tuvo la valentía de agarrar un país en llamas y va a entregar uno con muchos problemas, pero que nada tiene que ver con la crisis que recibimos. Creo que la sociedad argentina también lo reconoce. Una vez más es el peronismo el que tiene que hacerse cargo del caos que otros generan.

-¿Le hubiera gustado que Duhalde fuera candidato?

-Sí, es más, creo que el mejor presidente sería Eduardo Duhalde.

-Los menemistas se van a enojar...

-¿Por qué? Francamente lo creo. Pero respeto también su decisión personal. Creo que en esa decisión personal hay un alto componente ético que espero que la sociedad lo reivindique.

-¿Cómo está su relación con José Luis Manzano?

-Como siempre. Somos muy amigos. Manzano es un hombre de un talento increíble y es una pena que la política argentina no lo recupere. Sería un aporte invalorable para el país.

-¿Qué opinión tiene de Grosso, ahora que preside el PJ capital?

-Carlos fue el último referente del PJ porteño. Lo conozco desde que fue profesor mío en el seminario. Desde ahí nos conocemos y transitamos muchísimos años juntos de política. La renovación del 83 nace en la Capital. Y la construimos juntos. Sin duda fue el último gran jefe político que tuvo el PJ en la Capital.

-¿Piensa en él para su proyecto?

-El está retirado de la política, por lo menos no tiene ninguna actividad pública. De todos modos, lo considero un hombre sumamente inteligente y un gran cuadro político. La verdad es que Grosso es uno de esos casos emblemáticos, donde se construyó todo un mito alrededor de él y fue demonizado. Quien lo conoce a Carlos sabe cómo vive. Ha tenido que sobrevivir vendiendo prótesis, siendo un talento superior. Es muy cruel lo que ha pasado.

El perfil

Formacion jesuita
Miguel Angel Toma nació en 1949. Se graduó en la Facultad de Filosofía y Teología de San Miguel, el colegio máximo de los jesuitas. Está casado y tiene dos hijos.

Historia de militancia
De joven compartió militancia con Carlos Grosso, Rodolfo Galimberti, Carlos Alvarez, José Octavio Bordón y Luis Macaya. Impulsó en 1983 la Renovación Peronista y dos años después llegó a ser diputado nacional. Presidió la Comisión de Defensa Nacional de la Cámara baja, desde 1987 hasta 1997. Fue secretario de Seguridad Interior de Carlos Menem y desde el año último está al frente de la SIDE. .

Por Laura Zommer
TEMAS DE HOYAmado Boudou procesadoLa reforma del Código CivilArgentina en desacatoCrisis en Venezuela