Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Rincón gaucho

La memoria del antiguo Gardey

Campo

Este poblado, cerca de Tandil, aúnmantiene vivo el espíritu pampeano

Gardey surge como un manojo de cardos de Castilla entre lomas y serranías tandilenses. A casi cinco leguas de Tandil y a unos 80 kilómetros de Azul, entre la horqueta formada por los arroyos Chapaleofú chico y grande, Gardey permanece flanqueada por unos galpones de zinc desteñido y un grupo de construcciones de ladrillo que dan el aspecto de haber soportado varias reencarnaciones (arquitectónicas y de rubros).

El camino afirmado de polvo color león se convierte en avenida principal al pasar por lo que fue el taller del señor Gargani, y cobra mayor importancia a medida que se acerca a la iglesia -sin cura efectivo-, enfrentada a una prolija y sombreada plaza.

Son unos quinientos los habitantes -rurales y urbanos- de esta estación por la que ocasionalmente pasa un tren carguero, con una frecuencia casi mensual. Fundada por el italiano Pablo Guglieri el 7 de abril de 1913, que adquirió al señor Eduardo Gardey la tierra (unas 2533 hectáreas) para luego ser trazado el poblado en forma de damero como un apéndice de la estación, que contrata a Luis Monteverde para dar posteriormente comienzo a la urbanización. Estos datos y todo lo referente a Gardey, que antiguamente recibió el nombre de estación Pilar, pertenecen al arcón de recuerdos, folletos, libros e historias que Jorge Miglione recopiló y conserva en la sede de la fundación civil Pablo Guglieri.

El fundador

"Pablo Guglieri fue también fundador de Daireaux (en 1910), estaba vinculado con Julio A. Roca y fue proveedor del Ejército argentino durante mucho tiempo", explica Miglione, memoria viva del poblado, y vive unos siete u ocho meses en Gardey y cada tanto va a la Capital donde desarrolla su actividad más sobresaliente -según él mismo-, ser "laucha de biblioteca". Miglione es investigador especializado en historia y, en un tono porteño, que no ha podido dejar de lado, explica hechos que ocurrieron en esta región que fue quizás un antiguo asentamiento pampa cercano a la famosa piedra movediza. Comenta Jorge Miglione que este pueblo llevó por nombre Pilar, en honor a la señora López Osornio, prima hermana de Juan Manuel de Rosas, casada con Eduardo Gardey.

Gardey Hollywood

Gardey ha sido escenario de producciones del cine nacional, tales como "Que vivan los crotos", dirigida por Ana Poliak; "El linyera", de Enrique Larreta; "Los chicos de la guerra" y "Gardey ayer y hoy", un documental presentado en la reciente edición del Festival de Cine en Tandil. Pero, alejada totalmente del clima farandulero, la gente de Gardey tiene muy integrada a su vida cotidiana la tertulia en el boliche. Entre la media docena de puntos de reunión, se destaca La Cueva, sobre la calle de entrada, y su titular es Héctor "Pampa" Pereyra.

Nacido en Lobería, el Pampa hace 24 años que vive en Gardey y es bolichero desde hace unos cuatro años. Antes era tractorista y ha acomodado el lugar con un tambor de gasoil que ha convertido en una suerte de salamandra. Los techos -de ladrillo- son altos y, tras la pared que sostiene una colección de diversas botellas de grapa, caña, whisky y aperitivos, espera una cancha de bochas techada a que comience el torneo. Eso ocurrirá "cuando haga un poco menos de frío", cuenta Pereyra, que cierra sólo cuando se marcha el último parroquiano.

El hombre despacha bebidas y se da maña -confiesa- para hacer lechones y corderitos. Los bebidas preferidas por los habitués de La Cueva son el whisky, le siguen el "Fernando" (coca con fernet), la caña quemada y el vino.

Gardey tiene escuela primaria y secundaria para niños y adultos. Seis combis llegan al pueblo diariamente y en la iglesia se dictan talleres de manualidades. Hay una biblioteca pública, se puede estudiar teatro, y el grupo musical Las Voces de Chapaleofú conforman la movida cultural para los vecinos de Gardey. El club ferroviario, la sede de Racing Club, Los 4 Ases y La Vieja Esquina congregan público en horarios elásticos. Por ejemplo, en La Vieja Esquina, propiedad del matrimonio Cobrana, se elabora comida rápida y las segundas semanas de cada mes organizan campeonatos de pool. .

Alejandro Schang Viton
TEMAS DE HOYMurió Horacio FerrerEl caso Mariano BeneditElecciones 2015El caso de Lázaro Báez