Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El tango, por músicos judíos argentinos

Formaron la orquesta Inspiración, que debutará esta noche, a las 21, en el Teatro Nacional Cervantes

Miércoles 30 de abril de 2003
SEGUIR
LA NACION

Mediodía en la Casa del Tango, en pleno Almagro. Se desperezan los bandoneones, carraspea el contrabajo, se despliegan las partituras con anotaciones "de batalla" sobre el piano. Es uno de los últimos ensayos antes del debut y, como en el primero, hace dos meses, la sensación entre los músicos y los pocos espectadores es que allí se cocina algo importante.

Ese algo importante, ya casi a punto, es Inspiración, proyecto promovido como "la primera orquesta de tango de judíos argentinos", que finalmente debutará en público hoy, a las 21, en el Teatro Cervantes, Libertad y Córdoba.

Idea del publicista e inquieto tanguero Segismundo Holzman y con el membrete de las instituciones judías B´nai B´rith y Fundación Memoria del Holocausto, Inspiración es un septeto dirigido por el pianista Andrés Linetzky, que se presentará con las voces de Mimí Kozlowsky y Guillermo Galvé y tres parejas de baile.

Lo de "primera orquesta de tango de judíos" resulta perfectamente claro. Pero el nombre del conjunto también dice mucho. "Inspiración" es el título de uno de los más conocidos tangos con letra de Luis Rubistein (música de Peregrino Paulos), primer nombre que Holzman, Linetzky y Galvé coinciden en mencionar a LA NACION cuando se refieren al papel de los judíos en el devenir del más porteño de los géneros musicales.

"Me entusiasmó el proyecto porque tiene un fin benéfico; como se dice en hebreo, la tzedaka, la colaboración con los que lo necesitan. Pero también por la historia: siempre hubo muchos músicos judíos en las orquestas y éste es un agradecimiento al tango por las posibilidades que nos dio", explica Linetzky, pianista de la orquesta Tango Vía, entre otras formaciones, y considerado una de las revelaciones del tango joven.

Y no necesita ir muy lejos para comprender el alcance de esas cualidades integratorias del 2x4: su propio abuelo, violinista, a un mes de haber desembarcado desde Europa ya tocaba en una típica porteña. "Los músicos que venían del klezmer se adaptaban rápidamente al tango, que quizá sea uno de los géneros más completos, porque cuenta todo como para que cualquiera pueda identificarse: ritmo, melodías recordables y armonías que no tienen nada que envidiarle a una sonata de Mozart", argumenta. Uno de los puntos más significativos en el repertorio de Inspiración es precisamente "Zeide", composición del pianista, dedicada a aquel abuelo inmigrante.

Si Linetzky se destaca en la nueva generación tanguera, Galvé, con 25 años de escenario, comparte el entusiasmo por Inspiración desde otra perspectiva. "Al principio me llamó la atención que nos segmentáramos en una orquesta judía -admite el cantante-. Siempre trabajé con músicos y compositores judíos, pero nunca se me había ocurrido verlos como algo aparte. Después, pensándolo, entendí que Inspiración no es divisorio sino todo lo contario. Yo para la gente soy Guillermo Galvé, pero mi nombre real es Marcos Guillermo Piker. Y esa es una deuda que tengo con mi pasado: no haberme llamado nunca como mi papá. Por eso ahora me integro a algo a lo que pertenecieron mis padres, vuelvo a mis orígenes. Y eso me hace sentir muy bien."

El septeto no se agota en la anécdota étnica. Como Linetzky, los otros músicos también son dúctiles intérpretes de esta camada que, en varios casos, encontró una salida laboral gracias al interés por el tango en otros países. Son una especie de selección sub 35 y forman con Linetzky, en el piano; Ignacio Varchausky (de El Arranque), en contrabajo; Luciano Jungman (Color Tango, La Camorra) y Rubén Sloninsky (La Grela), en bandoneones; Daniela Shuster (Orquesta Escuela de Tango), en chelo; Alejandro Schaikis (Vale Tango y la Sinfónica Nacional) y Adolfo Halsband (Sinfónica Nacional), en violines.

Si la Inspiración alcanza o no, se verá esta noche. En principio, no faltan voces calificadas que adhieren a la idea, a juzgar por la lista de padrinos: entre otros, Horacio Salgán, Ariel Ramírez, Mariano Mores, Susana Rinaldi, Leopoldo Federico, Ubaldo De Lío, Eladia Blázquez, Atilio Stampone, Elías Rubistein y Beba Pugliese.

Te puede interesar