Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La ciencia local busca su lugar en el mundo

SEGUIR
LA NACION
Jueves 08 de mayo de 2003

" Científicos industria argentina ", programa periodístico conducido por Adrián Paenza. Idea y coordinación periodística: Edy Gerber. Producción ejecutiva: Daniel De Luca. Por Canal 7, los lunes, a las 23. Nuestra opinión: Muy bueno.

Si logra la continuidad imaginada a partir del bien ganado crédito que logró en una primera emisión más que satisfactoria, "Científicos industria argentina" puede empezar a saldar la vieja deuda que la televisión abierta tiene con la ciencia.

Podría decirse, utilizando fórmulas propias de la materia prima del programa, que aquí se llegó a un descubrimiento de vasto alcance y auspiciosas perspectivas como resultado de la combinación de elementos sencillos, unidos sobre todo a partir de la aplicación del sentido común.

Adrián Paenza y una invitación al conocimiento
Adrián Paenza y una invitación al conocimiento. Foto: Gentileza El Oso Producciones

El programa toma distancia de la tradicional fórmula del documental científico y elige, en cambio, una deliberada mirada periodística, dirigida sobre todo a la descripción y la divulgación de lo que hacen los científicos que trabajan en la Argentina.

Lo que hace "Científicos industria argentina" es acentuar la intención de ganar en principio un público amplio y atraerlo a partir de la curiosidad, de las preguntas corrientes y de las dudas elementales que Adrián Paenza se hace ante las cámaras como si fuera un televidente cualquiera.

Pero el distanciamiento que este ciclo plantea respecto del formato documental más frecuente en el medio para atender las cuestiones científicas no es total. Afortunadamente, la presentación de los temas no llega aquí acompañada por la avalancha de sobrecargados recursos visuales propios de la estética del videoclip que tienta cada vez más a los realizadores televisivos. Aquí prevalece un tono descriptivo, equilibrado, prolijo y lo suficientemente didáctico como para evitar la subestimación del espectador y aprovechar al máximo su espíritu de aprendizaje.

Asepsia y compromiso

No se trata de un programa con mirada aséptica. De hecho, Paenza hizo en el comienzo una explícita declaración en favor de la educación pública y del papel indelegable del Estado en el estímulo a la tarea científica (cuestión que tal vez puede ser punto de partida de un debate elevado y sin preconceptos en alguna futura emisión), pero por sobre todo el programa no pierde de vista el vínculo que debe existir en materia televisiva entre una actividad tan compleja y una audiencia masiva que puede sentirse atraída hacia ella siempre y cuando no quede abrumada por mensajes demasiado complejos.

A partir de una escenografía despojada en la que no faltaron detalles visuales muy atractivos y estructurado como una revista (aunque sus secciones todavía no están claramente delimitadas en términos visuales), "Científicos industria argentina" dejó en su debut una verdadera lección acerca de cómo aprovechar en plenitud una hora de TV.

Los informes fueron completos y rotundos más allá de su dispar duración, porque en ellos prevalecieron el rigor y la profundidad sobre el impacto y el show, especialmente cuando se trató desde una mirada poco habitual el dramático tema de la desnutrición infantil, tema al que se dedicó la mayor atención. Los responsables del programa estuvieron no menos atentos a la hora de enriquecer con ilustraciones y gráficos algunas cuestiones arduas y a sazonar con ingredientes livianos (como la presencia de un divertido y ameno "cocinero científico") asignaturas más densas.

Al siempre verborrágico Paenza hay que reconocerle, sobre todo, su trabajo para subrayar el anclaje local de las cuestiones tratadas sin perder de vista su carácter universal y señalar a la vez que las futuras conversaciones que mantiene con científicos invitados requieren de algunos ajustes para evitar dispersiones.

En su entusiasmo por transmitir el placer del aprendizaje y del conocimiento (él mismo, como matemático, pertenece a la comunidad científica local) está el mejor atractivo para seguir con atención esta idea televisiva que promete ser muy estimulante.

Te puede interesar