Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Seudociencia: una red de familias distribuye en el país un tipo de escarabajo al que atribuye propiedades curativas

¿"Gorgojos" para curar el cáncer y el sida?

Ciencia/Salud

Un analista de sistemas de la ciudad de Oberá, Misiones, redactó un manual y fomenta su ingesta a través de Internet

Por   | LA NACION

Son chiquitos, oscuros, se reproducen a toda velocidad y tienen alas tan duras que se confunden con un caparazón. Se trata de los tenebriónidos, un tipo de escarabajo que el saber popular denomina gorgojos. Créase o no, en nuestro país más de 100.000 personas los consumen vivos con la esperanza de aliviar dolores o de curar enfermedades crónicas.

Desde hace cuatro años, un analista de sistemas de la ciudad misionera de Oberá, Rubén Dieminger, promueve un tratamiento que consiste en la ingesta de unos 4900 tenebriónidos durante 140 días para curar desde artritis hasta mal de Parkinson, cáncer o sida.

Sin embargo, al ser interrogado sobre los fundamentos de esta terapia, responde que no tiene "ninguna formación en salud para avalar la investigación científica de los gorgojos".

No apto para estómagos sensibles, el tratamiento que Dieminger tomó de Arnoldo Ršsler, colono de la ciudad misionera de Leandro N. Alem, se basa en los Ulomoides dermestoides, originarios de Asia.

A medida que sus supuestos "beneficios" se difunden de boca en boca y a través de Internet, aumentan sus consumidores y, a su vez, muchos argentinos los ingresan desde Paraguay sin autorización para criarlos en sus casas.

Según Dieminger, su objetivo es que el Estado investigue los aportes curativos -si es que los tuvieran- de los tenebriónidos, que, afirma, aumentarían el nivel de defensas del sistema inmunológico. Para esto, organizó con su familia y "pocos amigos" la Fundación Avanzar, en Oberá. Con ella respalda la Cadena del Gorgojo, que fomenta el consumo de estos bichitos a través de una red de distribución gratuita formada por 380 familias que los crían en sus hogares. Para todos ellos, los tenebriónidos son "un antibiótico antitumoral y un antineoplásico natural".

La hipótesis de Dieminger es simple. Según su manual de bolsillo, al llegar al estómago los gorgojos se mueren y liberan proteínas, aminoácidos y una sustancia desconocida que denomina coleotoxina . "Es sólo una forma de trazar un paralelo entre la crotoxina y la toxina encontrada en este coleóptero", admitió a LA NACION este investigador autodidacto sui géneris.

Para formular su hipótesis, Dieminger analizó cualitativamente (sic) los resultados que le comentaron "pocas personas" con distintas enfermedades y que ingirieron los bichitos sin abandonar el tratamiento tradicional.

"Mi objetivo es que el Estado investigue y arme un supercriadero de gorgojos para las personas sin recursos -apuntó Dieminger-. El gobierno se involucrará cuando considere que es un negocio político interesante."

Un regalo de Dios

Pero esto no es todo. Cientos de entrerrianos consumen en Paraná estos bichitos a partir de los elogios que difunde el padre Antonio Orlando Mattiassi, de la iglesia Inmaculado Corazón de María, en el barrio Bajada Grande. Allí, a pesar de la insistencia de Dieminger en que no se lucre con la desesperación, la distribución no es del todo gratuita.

"Los gorgojos son un regalo de Dios Padre a la humanidad sufriente y especialmente para los más pobres, que no pueden pagarse medicamentos costosos, y para darles una lección a los grandes laboratorios que especulan con la vida de los desposeídos."

Esta frase aparece en los volantes que el padre Mattiassi entrega a la feligresía de su parroquia.

"Si lo recibiste gratuitamente, dalo gratuitamente", continúa equívocamente el texto, que pide una colaboración de "al menos" siete pesos por cada recipiente con gorgojos suficientes para iniciar su reproducción "casera" valiéndose de harina de salvado o de maíz, cáscaras de banana o maní.

"Deben ingerirse vivos, ya que al llegar al estómago mueren y liberan la crotoxina (sic)", afirma el volante que atribuye a los tenebriónidos la cura del cáncer, los tumores, las úlceras externas e internas, la artritis, la artrosis, el mal de Parkinson, la diabetes, el asma, la soriasis, la osteoporosis o el sida.

Consultado al respecto, el presbítero Fernando Montejano, encargado del Litoral para la Pastoral de la Salud de la Conferencia Episcopal Argentina, dijo conocer que "el padre Mattiassi fomenta esa terapia en Paraná".

"El Arzobispado (de Paraná) no ha tomado aún ninguna posición al respecto -dijo a LA NACION-. En lo personal, he tenido mis reparos porque no se puede jugar con la gente. Por el momento no puedo hacer otra cosa que esperar hasta que asuma el nuevo arzobispo, monseñor (Mario) Maulión."

Mientras tanto, los tenebriónidos orientales -importados sin autorización- están dispersos en el país y ya son una "plaga potencial para los granos y los cereales almacenados", según un informe publicado en el último número de la revista de la Sociedad Argentina de Entomología.

Uno de sus autores es el doctor Gustavo Flores, del Laboratorio de Entomología del Instituto Argentino de Investigación de las Zonas Aridas (Iadiza) del Conicet, en Mendoza.

Especialista en tenebriónidos, Flores se lamentó de que esta especie haya ingresado en la Argentina. .

TEMAS DE HOYLa pelea con los holdoutsMagaly HermidaConflicto en Medio OrienteAmado Boudou