Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

25 años junto a los niños

Festejo de Héctor Presa, el director de La Galera Encantada

Sábado 10 de mayo de 2003

El director de La Galera Encantada vive con alegría el florecimiento de su empresa: 25 años, 25 premios, 150.000 espectadores (tres generaciones), y una realidad actual con muchos proyectos nuevos. Tal vez algunos espectadores de hace 25 años recuerden ese primer logotipo: en una pradera florida, una galera de la que salen estrellitas. Con entusiasmo, a veces con porfía, visión empresarial y una clara definición de sus objetivos, La Galera Encantada siguió produciendo sorpresas, aunque no por arte de magia. Se trata de un proyecto defendido con energía y continuidad por su director, el autor y actor Héctor Presa, quien afirma enfáticamente que uno de sus aciertos es haber preferido el trabajo en grupo.

"He tenido oportunidades de desprenderme del formato grupo -dice-, he tenido muchas ofertas, pero no me interesan, es más, me causa placer trabajar continuamente con la misma gente y, a contramano de lo que indica la época, tengo el mayor número posible de actores."

De hecho, dice trabajar con 17 intérpretes en los espectáculos infantiles.

Presa: además, autor y actor
Presa: además, autor y actor.

"Eso me permite tener simultáneamente en escena espectáculos nuevos y de repertorio. En este momento estoy reponiendo obras de mucho peso. Además, hacemos diez funciones por fin de semana, en nuestro teatro y otras salas. También tengo el cuidado de ir renovando los elencos para evitar el desgaste. En este momento tengo programadas 800 funciones para el año, a razón de 40 por mes. Necesitamos una buena organización para lograr esto, pero creo que le hemos encontrado la vuelta."

Satisfecho, feliz, con esa seguridad de quien ha llegado a buen puerto (pero para seguir viajando) y lo puede compartir, Presa se refiere a los primeros tiempos y a esas "inolvidables primeras obras". También menciona los teatros que alojaron al conjunto. Con "Musicando" y "Callejeando", La Galera comenzó sus funciones en el Teatro de la Cortada, en Venezuela y Balcarce. Luego estuvieron en el Olimpia, en el Sha, en el teatro Popular de la Ciudad, donde posteriormente por un largo período constituyeron El Teatro de la Galera. Desde allí se fueron a Humboldt 1591, en Palermo, donde están ahora con hogar propio.

"Nuestra primera experiencia importante fue asistir al Festival de Necochea, en 1978. Estaban los mejores. Nos encontramos con Enrique Pinti, el grupo Catarsis, los Mamelli, María Heguis, Roberto Vega, entre otros, en 1979 hicimos "Romance de trovadores", por encargo de la directora del Museo Larreta, Isabel Padilla. Allí exploramos esta nueva idea de transmitir información a través del teatro."

Héctor recuerda con cariño a Dora Sterman, la psicopedagoga que lo llevó a tener en cuenta a los niños receptores de su actividad y que fue su socia por muchos años. "Se trata de hacer un trabajo muy cuidado teniendo en cuenta esa platea que todavía tiene capacidad de asombro; con el tiempo cambió el público, cambió el gusto de la gente. Nosotros nos adaptamos, pero sigo defendiendo fervorosamente y a rajatablas mi estilo. Mi estilo involucra el juego, propone estimular la creatividad del espectador. No me interesa otra aproximación al tema, sea cual fuere: yo le busco la vuelta a través del juego, únicamente mediante el juego. A veces me lleva tiempo descubrir el resorte secreto de cada historia: con Robin Hood tuve que trabajar mucho hasta que salió lo de los paraguas y se convirtió en un juego gozoso, en una gran diversión, sin dejar de contar la historia. Otro aspecto lúdico en mi estilo es el lenguaje. Me divierto jugando con las palabras, los absurdos, las equivocaciones, los sonidos, las rimas. Esto, los chicos lo captan mucho; son mis mejores cómplices"

Contar historias

"Creo que con los chicos se pueden tratar todos los temas. Depende de mi capacidad de contar el relato y tener cintura para acercarme, para comunicarme. Pienso que me he convertido en un contador de historias. Antes las necesitaba menos, pero hoy me resulta difícil pensar en un espectáculo solamente de sketches. En cambio, me interesan mucho las leyendas o cuentos clásicos, pero para aproximarme desde otro lugar, o desde otro personaje: el conejo de Alicia, por ejemplo."

Inagotable creador de estos relatos que vuelca en la escena, Presa sigue estrenando: anuncia al menos dos nuevas obras para este año: "La arena y el agua" y "Un héroe diferente". Tiene cerca de ocho espectáculos más de repertorio, pero puede hablar de una larga lista en sus 25 años de trayectoria. Dice que el gran festejo será en el mes de octubre. Mientras llega la fecha, ya se percibe clima de fiesta en el teatro, ambientado y decorado con la mirada puesta en los niños. Tal vez porque casi todos los días se encienden las luces del escenario y se escuchan las risas infantiles.

Ruth Mehl

Te puede interesar