Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El imperio de las pequeñas cosas

Por Doris Lessing Corriere della Sera

Domingo 25 de mayo de 2003

Esta breve declaración de Doris Lessing "sobre el estado del mundo" es un fragmento del mensaje que pronunció esta semana en el Festival Internacional de Literatura de la Basílica de Majencio

Hoy, cuando los jóvenes observan el mundo que han heredado, ven inmensas y espantosas estructuras de poder que nos amenazan a todos, y los amenazan también a ellos.

Ven los imperios económicos globales; los Estados Unidos, un imperio en el vértice de su poder, el conflicto iraelí-palestino, las amenazas de la guerra y del terrorismo, y hay aún muchas otras.

Con qué contrariedad y con qué desaliento los jóvenes, que imaginamos observan todo esto, se preguntan qué pueden hacer para cambiar las cosas. Cuando yo era joven, las nuevas generaciones se encontraban frente a un mundo que también infundía miedo. Estaba la Unión Soviética, que parecía duraría para siempre. Hitler intentaba reinar mil años y Mussolini tenía las mismas pretensiones. El imperio británico era arrogante y se vanagloriaba de su poder. El Japón invadía China, y aquello que en la época se llamaba la Barrera del Color -el racismo- se nos antojaba que sería eterno. Sin embargo, en pocos años, todas estas poderosas estructuras se derrumbaron. Nada ha quedado de ellas, no eran más sólidas que las nubes. He llegado a la conclusión de que las grandes organizaciones monolíticas, aparentemente indestructibles, son de hecho las más frágiles, y cuando parecen estar en la cima de su fuerza, se encuentran en realidad en el momento más vulnerable. Cuando reflexiono sobre el pasado, hoy no veo los grandes imperios y dictaduras, sino sólo pequeños individuos, y las cosas extraordinarias que saben realizar.

Te puede interesar