Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Ayer, en Los Angeles

Falleció el baladista Barry White

Espectáculos

Tenía 58 años, y había cosechado sus mayores éxitos en la primera mitad de los 70

El popular cantante de música negra Barry White falleció ayer en Los Angeles a causa de una prolongada enfermedad renal, a los 58 años.

El cantante poseía una voz personalísima, apoyada sobre sus profundos bajos, que eran su sello distintivo, como también ese medio tiempo rítmico coronado por arreglos orquestales grandilocuentes.

Voz modelo

Su estilo, definido técnicamente como smooth soul, dominó una buena parte de la música comercial de los años setenta, donde fue uno de los cantantes modelo, tanto por su llamativo porte como por su excelente voz, que poseía romanticismo, una pizca de pasión sensual y una evidente elegancia. Su carrera comenzó en Los Angeles, donde con el grupo Upfronts grabó su primer éxito, "Little girl", para el pequeñísimo sello Lummtone Records. White tenía sólo 16 años.

Impecable baladista, cosechó múltiples éxitos en su carrera gracias a una producción muy cuidada que no tuvo altibajos, hasta que los problemas de salud lo obligaron a perder continuidad en sus presentaciones públicas.

En su estilo artístico, White admitía dos influencias, que eran, por otra parte, evidentes: Isaac Hayes y Sam Cooke.

Si algo tuvo White fue una absoluta coherencia, que le permitió ser un fiel representante de la música negra de índole comercial, de un nivel que quizá ningún otro artista del mismo género alcanzó.

Nacido el 12 de septiembre de 1944, en Galverston, suburbio de Texas, White pasó los primeros años de su carrera actuando para el público de la comunidad negra, sin prestar oídos a las influencias blancas.

Creció cantando en una iglesia bautista, donde fue impulsado por el director del coro a lanzarse al canto profesional, y así lo hizo.

Estuvo cerca de su comunidad en todo momento, era un "hermano", y fue su comunidad la mayor compradora de sus discos. Tras varios años de fuerte trabajo, consiguió hacerse un lugar entre las preferencias del público blanco, que lo adoptó, pero para bailar lentos.

Pasiones

Aunque a veces excesivamente edulcorada, su música generaba pasiones: amor o rechazo.

Algunos de sus grandes éxitos fueron "I Can´t Get Enough of Your Love, Babe" o "You are the First, The Last, My Everything".Cada uno de estos trabajos vendió millones de placas, lo cual le dio al estilo de White un considerable impulso. Surgieron entonces cantidad de imitadores que, incluso, hicieron que el músico admitiera, medio en broma, que a veces creía oírse en la radio, pero luego se daba cuenta de que estaba escuchando a un imitador. En Los Angeles, su estilo era tan personal que lo llamaban "Barry´s songs".

La muerte de White se produjo en el Centro Médico Cedars-Sinai, donde el cantante estaba internado desde hacía tiempo.

White, que tenía desde hacía años graves problemas renales como consecuencia de su alta presión sanguínea, hasta el punto de que estaba en lista de espera para un trasplante de riñón, había sufrido, en mayo último, una trombosis que le paralizó la parte derecha de su cuerpo.

En aquel momento, su hija informó a la prensa que White se había sometido a una intervención quirúrgica para colocarle un catéter, momento en el que sufrió la trombosis que le afectó incluso el habla.

La fama de White, que obtuvo sonados éxitos en los años 70, resurgió en los últimos años con sus apariciones en la serie "Ally McBeal", donde su voz se convirtió en el reclamo del amor para la protagonista Calista Flockhard.

A partir de esta serie televisiva, las grabadoras relanzaron su material, y cantantes como Grace Jones y Lisa Stanfield grabaron algunos de sus temas.

De todas maneras, White ya estaba alejado de la actividad artística y, según sus agentes de prensa, no pensaba retornar a los escenarios.

Su visita a Buenos Aires

En 1977, y cuando su estrella ya empezaba a declinar, aunque seguía manteniendo alta su popularidad, Barry White visitó Buenos Aires para presentarse en el hotel Sheraton, durante una cena-show, la noche del 20 de julio, y en el estadio Luna Park, al día siguiente, donde cantó a sala llena, según lo consignan las crónicas de la época.

Uno de los máximos exponentes del sonido disco, tan en boga en todo el mundo en los años setenta, White tenía en el país cantidad de seguidores que en el Luna celebraron sus exitosas baladas (entre ellas, "Tema de amor") y un repertorio apoyado en el gospel y los ritmos afroamericanos, arropados por las voces del conjunto Love Unlimited y los músicos que conformaron la Love Unlimited Orchestra, entre los que se contaban varios intérpretes argentinos, contratados aquí para cubrir los sectores de cuerdas y metales.

En aquella oportunidad, White -que solía presentarse en público vestido de impecables saco y pantalón blanco, o de ambo rojo furioso- tuvo escaso contacto con la prensa, fruto, según sus allegados, del mal rato que había pasado pocas horas antes de llegar a la Argentina en Santo Domingo, donde debió pagar una multa de 25.000 dólares para poder abandonar la ciudad, aparentemente porque no había cumplido íntegramente con el show anunciado.

De todos modos, en Buenos Aires dejó contento a su público: finalizada su actuación en el Luna, bajó a la platea y estrechó las manos de los espectadores ubicados en las primeras filas .

TEMAS DE HOYLa mafia de los medicamentosInseguridadCristina KirchnerElecciones 2015