Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

23: el misterio continúa

Recurrente, casual o causal, esta cifra ya tiene quien la celebre

Martes 15 de julio de 2003
SEGUIR
LA NACION

Todos pueden comprobarlo. El número 23 aparece en todos lados, y no pasa lo mismo con el 29, el 48, ni ningún otro. Cualquier paseo puede llenar la retina de 23 (paradas de colectivos, estampado en alguna remera, carteles...). Más de lo usual en cualquier otro caso, las cuentas de restaurante pueden sumar exactamente 23, igual que los correos no leídos en las casillas de e-mail.

Si uno mira la hora reiteradamente, en la mayoría de los casos será la cantidad de minutos o segundos. Es el número de la casa de Alicia, una de las protagonistas de la película Hable con ella. Y es la cantidad de humanos que deben salvarse en Matrix Reloaded para que Zion no desaparezca definitivamente.

También es el 23 el número de la nueva camiseta de David Beckham en el Real Madrid. Se supo que fue su mujer, Victoria Adams, quien lo eligió. "A Michael Jordan no le fue tan mal con ese número", dijo la eterna ex Spice Girl.

Y todavía hay más. Se ha dado el caso de que algún periodista llegue a su redacción pensando en escribir algo sobre el 23, y su jefe se anticipe: "Estaría bien una nota sobre el 23".

Casualidad. Sí. Claro. Es que el 23 es el número de las casualidades, de la sincronicidad. Y tiene adeptos en todo el mundo: círculos de la filosofía discordiana, músicos electrónicos e industriales, poshippies místicos y allegados en general.

"Se podría decir que este número responde a la matriz interna del ser humano. A la sangre le toma 23 segundos recorrer el cuerpo humano, el hombre tiene 23 pares de cromosomas, el ciclo del biorritmo en el hombre tiene 23 días...", enumera Simón Ratziel, especialista en efectos especiales como maquillajes y prótesis de látex o poliuretano, un entendido en el tema desde que leyó El secreto final de los iluminados, del escritor y filósofo Robert Anton Wilson.

También, en algunos websites sobre el tema se dice que fueron 23 los primeros annunaki en llegar a la Tierra.

"Lo que sé de los annunaki es que, según los sumerios, llegaron de la estrella Sirius, la más próxima a la Tierra, y les enseñaron escritura y demás pautas de civilización. Pero no sé de ninguna información precisa sobre la cantidad", dice Ratziel.

Dos y tres, juntos

Durante su estada en Tánger, William Burroughs también se hizo amigo del número: había conocido a un tal Captain Clark que navegaba un ferry entre Tánger y España. Un día, Clark le contó que ésa había sido su ocupación durante 23 años, y sin un solo accidente. Ese mismo día, el ferry naufragó y todos los que estaban a bordo murieron. Y esa misma noche, mientras el escritor pensaba en lo ocurrido, escuchó por radio que un avión de pasajeros que iba de Nueva York a Miami se había estrellado. El piloto también se llamaba Captain Clark y el número del vuelo era, claro, 23. Desde entonces, investigó sobre el enigma de la frecuencia de este número, y siempre hubo un Captain Clark en sus novelas.

La investigación no le habrá sido fácil: no había sitios como www.fusion-anomaly.com , www.gaiamind.com/about23 , www.cut23.com , www.disinfo.com ; www.23-skidoo.com . Tampoco músicos (mayormente industriales y electrónicos en variantes acid-house, trance, goa) como los bostonianos Sleep Chamber (con su disco Secrets Ov 23) y los británicos Throbbing Gristle, Psychick TV (sacaron 23 discos seguidos los 23 de cada mes), y, más cerca, Acum23 (proyecto de Bruno de Vicenti, de Miranda!).

Pero lo que menos debe haberse imaginado Burroughs es, seguro, el festival Viva23!, el 23 de noviembre último en el Parque de la Ciudad, con dirección de los diseñadores Manuel Brandazza y Diego de Adúriz. Durante toda la tarde y toda la noche, juegos mecánicos y shows de bandas pop para unas 5000 personas. También hubo desfile para Brandazza de Adúriz. Puntual, a las 23.

"Y bueno... hay que ver lo que implica comenzar un diálogo con los números, con las palabras, con la tierra, con las estrellas, con todo", teclea Diego de Adúriz desde su máquina favorita del cyberchinese. Adivinen qué número.

Te puede interesar