Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Chirac apoya el juzgamiento a militares

Dijo que las leyes de obediencia debida y punto final son de "dudosa constitucionalidad" y que el caso Astiz "es muy irritativo"

Jueves 17 de julio de 2003

PARIS.- Lugar: Palacio del Elíseo, sede y residencia del presidente de Francia. Cuestión: reunión de Jacques Chirac con el jefe de Estado argentino. Tema: los derechos humanos. A continuación, la afirmación del anfitrión que más sorprendió a Néstor Kirchner y a los integrantes de la comitiva. "Para la sociedad francesa lo del capitán Astiz es un caso muy irritativo." El Presidente se quedó mirándolo fijo. Se apresuró a responder y lo hizo con una ironía que no tenía a su interlocutor como destinatario, claro: "Si dijera eso en mi país le dirían que usted es de izquierda". No hace falta aclarar que Chirac transita por la centroderecha.

Más allá de las sonrisas que generó el episodio, Chirac le pidió a Kirchner que siguiera adelante con la restauración de la Justicia sobre los hechos de violaciones de derechos humanos y calificó como de "dudosa constitucionalidad" las leyes de punto final y de obediencia debida que impiden que se juzgue a militares que se excedieron durante la última dictadura.

Tanto sensibiliza a esta sociedad el tema que el juez Gérard Caddeo enviará a Buenos Aires entre octubre y febrero próximos unos 40 pedidos de extradición de militares argentinos por violación de los derechos humamos, tema que ya amenaza con abrir una nueva polémica política y legal como la desatada por las solicitudes del juez español Baltasar Garzón.

Kirchner, Chirac y Cristina Fernández, tras el encuentro que mantuvieron ayer
Kirchner, Chirac y Cristina Fernández, tras el encuentro que mantuvieron ayer. Foto: Presidencia de la Nación

El anuncio lo oyó personalmente Kirchner en el distinguido Hotel de Crillon, frente a la Plaza de la Concordia, donde se alojaron, a costo del gobierno francés, el Presidente y su esposa, la senadora Cristina Fernández, durante los casi dos días que estuvieron en esta ciudad como parte de la primera visita presidencial a Europa.

"A los hechos"

Organizaciones de derechos humanos de Francia mantuvieron por la mañana una reunión con el Presidente que ambas partes calificaron como muy positiva. "Kirchner nos dio garantías de que quiere avanzar en estos procesos judiciales, ahora queremos ver cómo se pasa de las palabras a los hechos", dijo a los periodistas la abogada de los desaparecidos franceses en la Argentina, Sophie Thonon.

Anticipó, además, que en la medida judicial que termina de preparar el juez Caddeo se cumplirá con los pasos legales correspondientes: primero se librará un pedido de detención y luego la orden de extradición.

El tema, que se metió en la agenda del Presidente, también en Francia amenaza con ser otro de los puntos fuertes de su visita a Madrid.

Beatriz Roux, de la Asociación Franco-argentina; Jean Pierre Lhande, de la Asociación Parientes y amigos, y Claude Katz, de la Federación Internacional de Derechos Humanos, expusieron e intercambiaron opiniones por más de una hora con Kirchner; el jefe de la SIDE, Sergio Acevedo, y el vicecanciller, Jorge Taiana.

"Hablamos de todos los temas que necesitábamos plantear. De las amenazas a los abogados que defienden causas de desaparecidos. Por suerte el Presidente dijo que iba a hacer lo necesario para solucionar el tema", relató Thonon.

La abogada dijo que pidieron por las extradiciones de militares, en especial por Alfredo Astiz, condenado en ausencia en este país a prisión perpetua por la desaparición de las religiosas Alice Domon y Leonie Duquet. También es requerido por la desaparición de Dagmar Hagelin, en Suecia, y por otros delitos similares en Italia y España. Hicieron lo mismo con dos militares más. Uno, el mayor retirado Jorge Olivera Rovere, acusado por la desaparición de la joven francesa Anne Marie Erize, detenida en San Juan, en 1976. En 2000, el militar viajó a Roma, por pedido de Francia, y, tras varias semanas de detención, recuperó la libertad. La causa habría sido cerrada en la capital italiana en diciembre último.

El otro caso es el Santiago Omar Riveros, juzgado y sentenciado a prisión perpetua en ausencia en Roma por la desaparición de ocho ciudadanos italianos. El ex general estuvo a cargo del Comando de Institutos Militares, en Campo de Mayo, donde habría funcionado un centro clandestino de detención.

Si bien la comisión que se reunió con Kirchner no pudo escuchar de boca de éste cuándo firmará el decreto que permita a la Justicia decidir el futuro de los militares pedidos por Garzón para ser juzgados, varios asistentes a la reunión dijeron haber tenido la percepción de que el objetivo no es lejano.

"Nos dijo que su deseo es que la Justicia asuma plenamente su papel -dijo Thonon-, que ningún poder de la Nación se superponga a otro. Lo interpretamos como un aval a nuestra posición." Luego remató: "Nos encontramos con un presidente con ideas que compartimos, decidido a que los dichos pasen a los actos".

Ahora queda ver cuánto ocupará el tema de derechos humanos de la agenda española, donde está detenido luego de ser extraditado de México el capitán Ricardo Miguel Cavallo, acusado de delitos de lesa humanidad.

Sanción

Un oficial retirado del Ejército recibió ayer 15 días de arresto por haber criticado la política de derechos humanos del Gobierno. El capitán retirado Federico Cornejo Castellanos fue sancionado por el jefe del Ejército, general Roberto Bendini, debido a la carta que el ex oficial envió a LA NACION, en la que le imputaba a Kirchner "espíritu revanchista" hacia las Fuerzas Armadas.

Por Alejandro Di Lázzaro Enviado especial

Te puede interesar