Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Quedaron conformadas las primeras uniones civiles

Una pareja homosexual formalizó así su convivencia

SEGUIR
LA NACION
Sábado 19 de julio de 2003

Buenos Aires estrenó ayer la unión civil de dos personas del mismo género, según lo reglamenta la ley 1004, sancionada por la Legislatura porteña en diciembre último, con una corta ceremonia que se realizó en el Registro Civil de la calle Uruguay. Es la primera vez que se autoriza la formalización del vínculo entre personas no heterosexuales en América latina.

César Cigliutti, presidente de la Comunidad Homosexual Argentina (CHA) y profesor universitario de 45 años, y Marcelo Suntheim, de 35, inauguraron con su firma el Registro de Uniones Civiles de la Ciudad, ante la oficial de Justicia Liliana Gurevich. De esta manera se transformaron en la pareja que firmó el acta número uno del libro de registro habilitado a tal efecto.

"Vivimos una sensación muy intensa, estamos emocionados todo el tiempo. Representa el orgullo de la victoria contra la intolerancia y un gran paso en defensa de la diversidad", dijo Cigliutti, conmovido tras la ceremonia.

Cigliutti y Suntheim escuchan ayer a la oficial de Justicia durante la ceremonia
Cigliutti y Suntheim escuchan ayer a la oficial de Justicia durante la ceremonia. Foto: AP

Acompañado por sus padres y su hermana, el profesor Cigliutti escuchó con atención la lectura del acta por parte de la oficial de Justicia, ante decenas de periodistas.

"Estoy muy emocionado... Yo amo a Marcelo y soy feliz con él", dijo Cigliutti al término de la breve ceremonia y antes de confundirse con una multitud que los esperaba fuera del Registro Civil, con papel picado, música y bengalas.

"Somos una pareja desde hace cinco años y la unión civil significa muchas cosas. Es un motivo de orgullo, porque es el resultado de un largo trabajo de activismo. Y desde lo personal, es la formalización pública de mi amor por César", sostuvo Suntheim.

Unos minutos después, Flavia Barraud, de 36 años, y Rodrigo Cozzani (28) formalizaron su unión, esta vez ante el oficial Daniel Lestrade.

"Para nosotros es simplemente un trámite para poder acceder a determinados derechos. Sin embargo, reconozco que es una ley que avanza en materia de igualdad de las personas", destacó Barraud.

Un trámite formal

La ley de unión civil fue resistida por algunos legisladores y por la Iglesia Católica. En el recinto, fue impulsada por el legislador Roque Bellomo en 2001. Y este año fue reglamentada y publicada en el Boletín Oficial.

"La unión civil es la forma legal en que las parejas de hecho formalicen su situación y accedan a determinados derechos y beneficios. No es más que un trámite formal que permite a parejas, tanto homosexuales como heterosexuales, acceder a derechos que les son negados por no encontrarse bajo un marco legal", explicó Silvana Giudici, secretaria de Control Comunal de Buenos Aires, en una conferencia de prensa previa a la ceremonia.

La unión civil permite a los unientes - no se los llama contrayentes, como se denomina a quienes contraen matrimonio- gozar del derecho de incorporar a la pareja a la obra social, recibir una pensión, solicitar vacaciones en el mismo período, pedir créditos bancarios conjuntos y obtener licencias en caso de enfermedad del concubino.

Los requisitos

Los requisitos que se exigen son dos años de convivencia bajo un mismo techo en la Capital y al menos un testigo por cada uniente, que acredite que no existen impedimentos para que se celebre la unión.

"No es un matrimonio porque se excluyen de la unión civil los derechos relacionados con la familia, como la herencia y la habilitación para adoptar niños", aclaró Giudici.

Sólo Buenos Aires reconoce la unión entre personas del mismo sexo, una figura que, aunque legal, genera fuerte controversia. Para poder acceder a ella, los unientes deben ser personas del mismo o distinto género y mayores de edad, que hayan convivido en una relación afectiva, estable y pública por un período mínimo de dos años, o cuando entre sus integrantes haya descendencia en común y que uno de los dos solicitantes pueda acreditar domicilio en la ciudad de Buenos Aires.

El director del Registro Civil, Félix Pelliza, informó que hasta el lunes 28, entre las 9.30 y las 14.30, podrán inscribirse en Uruguay 753 las parejas interesadas en formalizar su unión, las que serán sorteadas para definir la fecha de la ceremonia.

La ceremonia

La oficial de justicia Liliana Gurevich inició el acto con la lectura de la primera acta en el Registro de Uniones Civiles de la Ciudad. Tras leer en voz alta los nombres de los unientes, fue la encargada de interrogar a los testigos Pedro Paradiso, María Laura Olivier y Diego Trierótola, los únicos que dieron el "sí" en la ceremonia. Los tres aseguraron que César Cigliutti y Marcelo Suntheim "conviven en una relación afectiva estable y pública desde hace dos años o más". Luego, la funcionaria agregó que "lo que debe prevalecer en la unión de buenas personas es que la confianza que cada uno deposita en el otro no sea defraudada".

Te puede interesar