Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Informe especial

Puertas abiertas

Deportiva

Si bien sigue la emigración de argentinos, el mercado de pases muestra una tendencia distinta: varios regresos y la llegada de jugadores de la región

Como estación futbolística, la Argentina asiste a una intensa circulación en este receso. Abastecedor histórico de medios más poderosos, el nuestro está adoptando un perfil algo diferente. Hoy, la tendencia se inclina a la captación de jugadores de la región y a los regresos. También, a la apertura de nuevos mercados y la intensificación del vínculo con otros en los que la exploración aún es joven.

Hay una razón ineludible a la hora de ir comprendiendo los porqués de esas corrientes migratorias: la retracción del mercado europeo, menos propenso a la recepción de jugadores que en otras épocas. Con cupos más limitados, muchos futbolistas optan, según condiciones y edad, o bien por el retorno a nuestro medio para cerrar su carrera o bien por su condición de vidriera prestigiosa, que les permite alentar esperanzas de una segunda oportunidad en el exterior, más adelante.

Los números y las comparaciones hablan. En relación con la misma época del año último, aumentó el número de importaciones (42 ahora contra 29 en la anterior temporada) y decreció el de las exportaciones (35 contra 51). De las 42 incorporaciones, en 29 casos se trata de regresos; los restantes -y particularmente en este rubro se marca la diferencia- son futbolistas sudamericanos que privilegiaron la jerarquía y la conveniencia a futuro de nuestro fútbol.

Entre los retornos, el más resonante es, por ahora, el de Marcelo Salas a River. Del Matador no puede asegurarse que las puertas de Europa hayan quedado cerradas, pero hay otros regresos -Nelson Vivas, Néstor Fabbri, Jorge Bermúdez, por ejemplo- cuya vuelta tiene todo el perfil de definitiva. Pero la inmigración, como se decía, se nutre esta vez con avidez de mercados cercanos. Entre jugadores de origen chileno, colombiano, brasileño, uruguayo, paraguayo y peruano hay 17 futbolistas sudamericanos que arriban a nuestros certámenes. La preferencia la siguen teniendo los colombianos, aunque aumenta la llegada de chilenos (cuatro, contando a Salas). En lo que hace a la modalidad elegida por los clubes para incorporarlos, el préstamo es la elegida en tiempos tendientes a la descapitalización.

En cuanto a la emigración, lo nuevo que trae la temporada de pases es la exploración de mercados poco habituales. Como el alemán o el ruso, que recibieron cuatro jugadores argentinos cada uno. Con México, el intercambio se mantiene vigoroso: hacia allí viajaron nueve jugadores y desde allí llegaron doce. Montos siderales ya no se manejan; las ventas más sustanciosas fueron las de Andrés D’Alessandro a Wolfsburgo (US$ 10.890.000), la de Martín Demichelis a Bayern Munich (el jugador se fue después del Clausura, pero había sido vendido en diciembre último en US$ 4.600.000), Luciano Figueroa a Birmingham (US$ 4.000.000), Emanuel Centurión a Stuttgart (US$ 3.000.000) y la más traumática de todas, la de Gabriel Milito a Zaragoza (US$ 3.000.000 por la mitad del pase) tras la frustración por el desistimiento de Real Madrid.

Entre la migración y el movimiento interno, el recambio en el fútbol argentino tuvo una intensidad considerable. Desde el viernes próximo se verá si gracias a él se muestra revitalizado.

  • Fuentes, un caso curioso
    Tras el Clausura, Fabricio Fuentes se despidió de Vélez y se marchó a Querétaro. Pero en el club mexicano, el defensor sólo jugó un par de amistosos y fue transferido a Guingamp, de Francia. Querétaro hizo un negocio redondo: pagó US$ 1.200.000 y lo vendió por US$ 2.000.000.
Por M. Castilla y A. Prestileo De la Redacción de LA NACION
REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYLa relación EE.UU. - CubaMariano BeneditMercosurMundial de ClubesElecciones 2015