Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Editorial II

Impulsar el espíritu emprendedor

Opinión

El 30 de junio último se realizó en Ginebra una conferencia organizada por la Organización Internacional del Trabajo (OIT), el Banco Mundial y la Organización de las Naciones Unidas (ONU), a la que asistieron sus máximas autoridades y en la que participaron 15 jóvenes de diversas partes del mundo vinculados de alguna forma con la problemática del desempleo juvenil. Entre esos 15 jóvenes, y en representación de nuestro país por la Fundación Impulsar, estuvo Analía Brizuela, la primera beneficiaria de esa entidad sin fines de lucro y un símbolo del espíritu emprendedor.

La Fundación Impulsar es una ONG cuya misión es ayudar a jóvenes que conciben un emprendimiento y tienen los conocimientos para llevarlo a cabo, pero no pueden concretarlo por falta de capital y de experiencia empresarial. En una primera instancia, los guía en la "puesta en escena" de su proyecto; una vez que éste es evaluado y aprobado, le otorga al joven los medios económicos para que pueda ser puesto en marcha y le asigna un mentor, esto es, una persona que le servirá de guía y apoyo, y a la vez lo orientará a conducir el emprendimiento de acuerdo con las mejores prácticas de la gestión gerencial. Los medios económicos se otorgan a modo de préstamo, sin necesidad de garantías, y deben ser devueltos en un plazo de tres años, sin interés alguno sobre el capital prestado.

Impulsar inició sus actividades en la ciudad de Salta, en diciembre de 1999, y hoy está presente, además, en Mendoza y en Tartagal, con un total de 75 proyectos en marcha. En Buenos Aires y en Córdoba ha organizado, juntamente con otra ONG cuya labor debe ser destacada, la Fundación Par, un concurso para jóvenes con discapacidades motrices o sensoriales, ayudándolos a iniciar sus microemprendimientos. Tiene planificado extenderse a otras provincias de la Argentina en un futuro cercano, a medida que las posibilidades económicas lo permitan.

La primera beneficiaria en Salta fue Analía Brizuela: presentó un proyecto de un emprendimiento de turismo en bicicleta y utilizó el préstamo para la compra de seis bicicletas todoterreno y equipos auxiliares, como mochilas, alforjas, cascos y guantes.

Este proyecto, una vez concretado, llenó un espacio en el turismo de Salta y su empresa le permitió no sólo mantenerse en el mercado, sino también crecer y realizar otras actividades vinculadas al rubro, que están teniendo un desarrollo formidable en nuestro país en general y en Salta en particular. Además, se mantuvo en contacto permanente con su mentor y con la fundación, compartiendo sus experiencias y sus logros. Analía es hoy mentora de otro joven: ésta fue la forma que ella eligió para transmitir su gratitud.

La invitación a la Fundación Impulsar para nominar a un participante para la reunión de Ginebra ha sido sin duda un importante reconocimiento a la labor que realiza la organización en la Argentina. El desempeño de la joven Analía en esa reunión es una muestra de cómo los jóvenes en situación de desventaja económica pueden, con ayuda como la que brindan muchas ONG, empresas e individuos, desarrollarse, integrarse productivamente a la sociedad y participar de una reunión internacional de este nivel con solvencia. .

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYEl secuestro del padre de Carlos TevezCristina KirchnerLa pelea con los holdoutsThomas Griesa