Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El caos dijo presente en la Casa de Gobierno

Los anuncios, una comedia de enredos

Sábado 10 de febrero de 2001

La presentación de la nueva batería de decretos se hizo en medio de una caótica organización: los periodistas fueron invitados a ingresar en el Salón Norte una hora y media después del momento inicialmente acordado para la difusión de las medidas, a las 16.45.

Aunque voceros presidenciales habían negado que estuviera previsto montar un "show" de anuncios oficiales, tal como ocurrió el mes último, los organizadores no resistieron la tentación de romper con el habitual esquema de las conferencias de prensa, según el cual los periodistas aguardan la llegada del Presidente. Esta vez fueron De la Rúa y sus colaboradores quienes debieron recibir a los periodistas en el Salón Norte de la Casa Rosada.

Pero esa innovación no sólo sorprendió a la prensa. También la sonrisa de De la Rúa se desdibujó cuando los periodistas comenzaron a ingresar en fila india en la sala para escuchar los anuncios. Parco, el mandatario los despidió con un breve "muchas gracias, pero nos vemos en veinte minutos".

Las caras de sus funcionarios lo decían todo: ni siquiera ellos parecían comprender la dinámica del nuevo show de decretos. "¿Quién los llamó? ¡Eran sólo las cámaras, no los cronistas!", se quejaba un cercano colaborador del Presidente mientras los atónitos periodistas no sabían si tomar nota o marcharse.

Apenas un error

Con dignidad, el jefe de la Casa Militar, general Julio Hang, se hizo cargo del error mientras acompañaba con firmeza a los periodistas hacia la puerta: admitió que había convocado a "los periodistas gráficos", cuando en realidad quienes debían ingresar en primer término eran los fotógrafos y camarógrafos.

El vocero del Presidente, Ricardo Ostuni, y el secretario de Cultura y Comunicación, Darío Lopérfido, no aportaron palabra.

Una hora después del fallido intento de conferencia de prensa, los periodistas fueron convocados nuevamente. Pero De la Rúa ya no estaba en el Salón Norte, y fue Colombo quien llevó la batuta de los anuncios, tal como lo había hecho el mes último.

Te puede interesar