Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

De Barracas a Bolívar

Sportivo Barracas, de la primera D del fútbol argentino, es gerenciado por un grupo inversor de la ciudad bonaerense y pasado mañana jugará allí su primer partido como local

Viernes 05 de septiembre de 2003
SEGUIR
LA NACION

La tendencia del voleibol llega al fútbol. En 2000, Scholem dejó su sede de La Paternal y comenzó a jugar en la ciudad bonaerense de Rojas. Luego hubo otras experiencias similares, pero ahora le toca al deporte más popular. En 1994, Argentinos Juniors hizo de local en Mendoza; hoy es el turno de la primera D. Desde esta temporada, Sportivo Barracas es gerenciado por el Grupo Económico Inversor SA, de Bolívar. Pasado mañana, después del debut triunfal con un 2 a 0 de visitante ante F.C. Urquiza, jugará su primer partido de local en el Estadio Municipal de la ciudad bonaerense, ante Berazategui. Pese a que ese día culminará la Exposición Rural en Bolívar, se espera una concurrencia cercana a las 1500 personas, muchas si se piensa que en la final por el último ascenso entre Sacachispas v. Victoriano Arenas, el 5 de julio pasado, hubo 1200 entradas vendidas.

El grupo inversor quería desarrollar su proyecto en un club sin cancha y con escasa convocatoria. Después de descartar a Atlas y a Centro Español, se acordó con Sportivo Barracas. "Para nosotros era ésto o la desafiliación", explicó Fabián Olive, dirigente del club capitalino. "El gerenciamiento es para el fútbol 11 (nosotros tenemos fútbol 5 y femenino). Recibimos un canon mensual y el proyecto es a largo plazo: no se termina si el equipo asciende o no."

La cifra no trascendió, pero superaría apenas las 4 cifras. Para aprobar el proyecto, que hoy tiene como nombre de fantasía Barracas Bolívar (se oficializará el 15 del actual), se consultó a los otros clubes de la D, para definir qué hacer con los equipos que viajan los 330 kilómetros desde la Capital Federal. "Nosotros nos hacemos cargo del viaje a través de la empresa Chevallier y le pagamos el hospedaje en Bolívar", explicó el periodista Enrique Sacco, la cabeza del proyecto. Los hinchas que siguen a Sportivo Barracas (el club tiene 350 socios; unos 50 son los que van a la cancha) contratarán un ómnibus para viajar a Bolívar en cada partido de local. Como el partido inaugural será a las 11, no podrán ir.

Sacco contó su visión: "Para mí es un sueño. Es la unión de un grupo de amigos de Bolívar para hacer en el centro de la provincia de Buenos Aires un polo de desarrollo del fútbol. Ya nos hablaron de las ligas de Pehuajó y Olavarría. Puede ser el paso inicial... Por ahora, es una pérdida de dinero, pero lo tomamos como una inversión".

En lo deportivo, Sportivo Barracas armó un plantel de 28 jugadores y es uno de los favoritos del torneo. Se consiguieron ocho refuerzos de la primera D, cuatro que eran del club y dos figuras de la categoría: Norberto Figueroa (Leandro Alem) y Sergio Re (Midland), autores de los goles en el triunfo inicial. El resto del plantel lo conforman futbolistas que jugaban en equipos de Bolívar o en ligas vecinas. A los ocho extranjeros, se les da casa y comida y, a todos, un viático.

Nace Barracas Bolívar. Un nuevo proyecto del fútbol argentino que comienza desde bien abajo.

Un club con una rica historia

En los comienzos del fútbol argentino, Sportivo Barracas tuvo un destacado lugar. Fundado el 30 de octubre de 1913, fue campeón del amateurismo en 1932. En su cancha, la Argentina ganó su primer título sudamericano, con un triunfo en la final ante Uruguay por 1 a 0, con gol de Julio Libonatti, ante la presencia de 25.000 personas.

En 1924, en esa cancha, Cesáreo Onzari convirtió el primer gol olímpico de la historia.

Cuando el fútbol se profesionalizó, el equipo se mantuvo algunos años en el amateurismo y luego dejó de jugar en el fútbol de AFA. Regresó en 1967, y en las últimas cuatro temporadas jugó como local en Victoriano Arenas.

Te puede interesar