Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Prisma

¿Balance nominal o ajustado?

Enfoques

Desde que existe la desvalorización monetaria, en la contabilidad argentina debió inventarse el ajuste por inflación, cosa que permite reflejar los efectos de las fluctuaciones del valor de la moneda en los resultados, tornándolos comprensibles y adaptándolos al contexto de una fecha actual. Tal vez deba inventarse el mismo concepto para hacer un balance de los primeros 100 días de la presidencia de Kirchner, porque ese balance no da lo mismo ajustado o no.

Sólo que en este caso el ajuste del balance no es por desvalorización monetaria sino por la fenomenal desvalorización de otros parámetros que distorsionaron la vida política argentina en años previos, cosa que podría agruparse bajo la idea de que la Argentina sufrió una violenta hiperinflación del valor. Valores clave de la vida pública fueron erosionados y volatilizados, cosa que produjo un extraordinario efecto de arrastre sobre la situación actual. Así, sin que nada nos asegure que este gobierno no termine haciendo lo mismo, algunos gestos nominalmente desmesurados de Kirchner son comprensibles a la luz de un ajuste por inflación del valor.

Según se elija hacer un balance nominal, u otro ajustado, el resultado cambia notoriamente. Para quienes deciden hacer la lectura nominal, sin incorporar el arrastre, los primeros 100 días de Kirchner suenan excesivos, efectistas, con matices autoritarios, vocación hegemónica, y con una innecesaria tendencia a abrir frentes de combate y heridas antiguas. Para quienes deciden hacer la lectura ajustada, la cosa cambia: ajustado por la impunidad, la inoperancia y la corrupción que signaron el paso de las décadas anteriores, el balance es positivo.

Así, el estilo hiperkinético, ajustado por la inmensa inoperancia de arrastre, arroja resultados positivos. La firmeza de estilo, ajustado por la debilidad crónica de los presidentes de los últimos años, también. El ataque por cadena oficial a la Corte Suprema, ajustado por el efecto de desvalorización de la justicia que produjo la mayoría automática, también. Lo mismo ocurre con el ataque a las leyes del perdón bajo el arrastre de la impunidad, con la intervención del PAMI (que da positiva con o sin ajuste), etcétera.

Tal vez la conclusión sea que 100 días de tono fundamentalmente compensatorio no son suficientes para juzgar aún. Y que la verdadera contabilidad empieza ahora. .

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYLa pelea con los holdoutsConflicto en Medio OrienteAmado Boudou procesadoSueños compartidos