Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

La importancia de su vigencia: sus funciones básicas son irreemplazables

Las nuevas crisis de la familia argentina

Ciencia/Salud

Los especialistas dicen que ya no hay un modelo único y que en esa diversidad radica su adaptación a los grandes cambios

La familia ya no existe más. O, al menos, no existe como la conocimos en la infancia, en los relatos de los abuelos o en los frescos que mostraron el teatro, el cine, los libros.

"Hoy, más que familia, hay familias: monoparentales cuando los hijos viven con uno solo de los padres por muerte, abandono, adopción o donación de óvulos o espermatozoides; binucleares cuando los padres viven en hogares diferentes; ensambladas si se unen personas con hijos de otros matrimonios... Son familias distintas, pero funcionales. En todas ellas pueden crecer chicos y adolescentes saludables", afirma la licenciada Ireye Loyácono, ex presidenta de la Sociedad Argentina de Terapia Familiar (SATF).

La SATF es pionera en el abordaje de esos sistemas complejos llamados familias, y cumplió sus primeros 25 años como decana en su tipo en la Argentina y América latina (geocities.com/terapia familiar).

Reunidos en una jornada que convocó a unos 250 especialistas, los terapeutas familiares se dieron cita para evocar las circunstancias de la creación de la SATF, en una época muy difícil, gracias a los esfuerzos de pioneros como los doctores Jorge García Badaracco -siempre activo y memorioso- y Alfredo Canevaro, que ahora vive en Italia.

El doctor Norberto Proverbio, médico psiquiatra y psicoterapeuta y miembro fundador de SATF, trazó un punto de inflexión entre cómo los especialistas enfocaban antes y ahora la dinámica familiar.

"Quizá -dijo Proverbio- nuestro pecado original fue una utilización no adecuada del instrumento de abordaje de la familia, porque partimos desde lo patológico para llegar a lo que sería el funcionamiento normal. Se tomaron esquemas lineales, el paciente era el emergente de un grupo familiar, que se convertía así en el culpable de esa situación. Con el tiempo, las neurociencias demostraron que hay un juego complejo y de etiología múltiple, pensemos por ejemplo en la esquizofrenia, donde a partir del grado de patología de una persona su grupo familiar funcional puede transformarse en disfuncional. Hoy pensamos tanto desde la perspectiva de la familia generadora del conflicto como desde la perspectiva del paciente generador de la disfunción familiar."

El doctor Roque José Bozzo, jefe del Servicio de Psiquiatría del Hospital Británico, vicepresidente del capítulo de Medicina Psicosomática de la Asociación de Psiquiatras Argentinos (APSA) e integrante de SATF, dijo que la problemática más frecuente en las familias argentinas es el debilitamiento de los valores y las normas sociales.

Valores y apego

"Y esto depende mucho de la inseguridad sobre cómo alcanzar la subsistencia -aclaró-. Afecta más a quienes están en situación más precaria, pero influye en todos los niveles, porque lleva a que los lazos y obligaciones familiares se vuelvan difusos o inexistentes. Algunas familias, frente a estas situaciones, reemplazan valores positivos por negativos. Otras, con una capacidad singular de adaptación, se reorganizan para salvar lo esencial."

La licenciada Adriana Schiera, que dirige el Departamento de Salud y Familia de la SATF, señaló que hoy "predominan los problemas vinculados con los cambios de valores, especialmente entre lo que se enseña y se practica. Muchas familias de bajos recursos no tienen opción y al ocuparse de la subsistencia suelen dejar de lado las funciones normativas hacia los hijos. Pero también esto ocurre en familias de mejores ingresos, cuando los padres están ocupados y distantes, y a los hijos la sociedad les propone toda clase de consumo para paliar la soledad de los afectos."

¿Y sobre el futuro? ¿La familia, como sistema, seguirá o habrá formas nuevas de socialización primaria que la borren de la historia? "La familia sigue siendo la matriz de la humanización -aseguró la licenciada Graciela Fernández, a cargo del Departamento de Mediación de la SATF-. Una familia puede ser disfuncional, pero sigue siendo vital en la constitución del sujeto humano."

"Quizá la familia ha perdido algunas funciones, porque hoy los chicos se abren al mundo mucho más rápido y entonces los grupos se vuelven mucho más importantes como espacios de socialización -concluyó Irene Loyácono-. Pero somos seres de apego y nos hace falta un lugar cálido donde crecer. Por ahora, no se ha inventado otra manera mejor..." .

Por Gabriela Navarra De la Redacción de LA NACION
TEMAS DE HOYElecciones en AFAReforma del Código Procesal PenalPresupuesto 2015Damián Stefanini