Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El arte pictórico vuela en barriletes

Cuadros de artistas consagrados surcarán hoy el cielo al ser remontados en cometas en el parque Thays

Domingo 05 de octubre de 2003

Al igual que el domingo último, la Academia Nacional de Bellas Artes remontará hoy, de 15 a 18, en el parque Thays (Avenida del Libertador y Callao), unos 20 barriletes pintados por artistas consagrados y jóvenes talentos.

Se trata del Segundo Salón del Aire, una suerte de exposición de cuadros que penden de un hilo a 60 o 100 metros de altura, que la semana última divirtió a grandes y a chicos.

Desde tierra se apreciará a una mujer, pintada por Silvina Benguria, que saluda contenta desde lo alto; se desplegarán las alas de un enigmático ángel realizado por Pepe Franco, y con el personaje del cometa de Clorindo Testa se recordará el deseo de volar de Doménico Modugno.

El Segundo Salón del Aire se propone como homenaje al realizador del primero, el poeta y ex presidente de la Academia Nacional de Bellas Artes Basilio Uribe. En 1996 Uribe concretó un viejo anhelo: remontar obras de arte en Puerto Madero.

Este año, como aquella vez, la construcción de los barriletes estuvo a cargo del arquitecto Víctor Derka, que eligió el mismo modelo japonés conocido como rokaku, con forma de hexágono de 1,20 metro de alto.

Los artistas que aceptaron pintar para el cielo fueron, además de los ya mencionados, Carolina Antoniadis, Ary Brizzi, Marcela Cabutti, Iván Calmet, Sandra Cendón, Andrés Compagnucci, Alejandro Delmonte, Jorge Demirjian, Diego Gravinese, Adolfo Nigro, Miguel Ocampo, Alejandro Puente, Osvalo Svanascini, Jorge Tapia y Miguel Angel Vidal.

"Queremos incentivar las metáforas, abrir las puertas de la academia al público en general y distraer a los artistas del muro, de la instalación, del espacio limitado e invitarlos a acentuar su libertad en la situación del barrilete en la que pueden escapar por donde quieran: vuelo, aire, nubes, azar", dijo a LA NACION la presidenta de la Academia Nacional de Bellas Artes, Rosa María Ravera.

Cuatro de los 20 artistas ya participaron del primer salón, hace siete años. Clorindo Testa, uno de ellos y actual secretario de la Academia de Bellas Artes, dijo que volvió a participar porque hacer un barrilete es divertido. "Cuando se piensa un cuadro uno lo imagina en un lugar real, viéndolo a tres o cinco metros de distancia, pero con un barrilete no es lo mismo; se lo mira a muchos metros y en altura. Es un desafío", dijo. Y recordó que hizo su primer barrilete de arpillera y palos en el campo a los 14 años.

Silvina Premat

Te puede interesar