Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

La compu

Vista cansada, dolor de cabeza... ¿le suena?

Tecnología

¿Qué es lo primero que cambio cuando un amigo me pide que configure su recién adquirida computadora personal? ¿El archivo de memoria virtual? ¿Las cookies en el navegador de Web? ¿Acaso elimino programas innecesarios del inicio, instalo un firewall, cambio los parámetros del caché de disco? No. Antes de cualquiera de esas cosas, verifico la frecuencia de actualización del monitor.

Y en la mayoría de los casos me encuentro con una configuración equivocada. El error en este caso no afecta el desempeño de la computadora. Afecta algo mucho más importante: nuestro confort y, lo que es infinitamente más serio, la salud de nuestros ojos.

Uno adivina el parpadeo

Todas las pantallas basadas en tubos de rayos catódicos (la TV, la PC convencional) forman la imagen recorriendo una superficie sensible con un haz de electrones. Lo hacen muy rápido, así que no nos damos cuenta del truco. Pero hay un límite a partir del cual nuestros ojos perciben un parpadeo que el cerebro filtra rápidamente, pero que al cabo de unas horas nos habrá irritado los ojos y causado dolor de cabeza.

Ese límite está en más o menos 70 Hz. Es decir, si la imagen en la pantalla de nuestra PC se dibuja menos de 70 veces por segundo, el parpadeo comienza a molestar. Debajo de 60 Hz se vuelve muy molesto y, ciertamente, poco saludable.

Al revés que en el televisor, donde la frecuencia de barrido es inalterable, en la PC este valor se puede cambiar. Para acceder al menú correspondiente, abra las Propiedades de pantalla y vaya a Configuración . Una vez allí, elija Avanzada y, en Windows 98, escoja la pestaña Adaptador . En Windows 2000 y XP debe elegir Monitor .

Encontrará allí una lista desplegable con las frecuencias de actualización disponibles. ¿Por qué sólo ésas y no otras? La que dicta cuántas veces se dibujará la pantalla por segundo es la tarjeta de video, pero el límite lo impone el monitor. Los monitores domésticos son apenas aceptables en este sentido y no suelen ser capaces de más de 75 Hz a una resolución de 1024 x 768 pixeles. Los profesionales (para diseño gráfico o tratamiento de imágenes) pueden alcanzar resoluciones muy altas con frecuencias de actualización extremas. Son también mucho más caros, por supuesto.

Antes de elegir una frecuencia de actualización, consulte la documentación del monitor. Si lo fuerza a una frecuencia que no soporta, puede dañarlo. Windows oculta los valores que la pantalla no acepta, pero esto depende de que tenga los drivers correctos. La actualización es el factor más importante, no la resolución. Prefiera 800 x 600 pixeles y 70 Hz antes que 1024 x 768 y 60 Hz, si no tiene otra opción. Recuerde: la pantalla debe verse como una hoja de papel. Una prueba infalible es mirar la pantalla de lejos y con el rabillo del ojo. Si nota parpadeo, está mal configurada. .

Por Eduardo Dahl
REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYCristina KirchnerFondos públicosElecciones 2015LA NACION DataTorneo Primera División