Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Convertirán el pasaje Santos Discépolo en una calle peatonal

Por allí transitó el primer servicio de ferrocarril hasta La Floresta, en 1857

Martes 28 de octubre de 2003

La ciudad de Buenos Aires tendrá una nueva calle peatonal. Breve, de apenas una cuadra, cuyo valor arquitectónico, cultural e histórico nunca fue puesto en duda.

Se trata del pasaje Enrique Santos Discépolo (ex calle Rauch), que corre entre Lavalle y Corrientes, un lugar único, pequeño, zigzagueante.

La Legislatura concretó, en su sesión del jueves último, el sueño de muchos porteños de que el pasaje se convirtiera finalmente en una calle peatonal.

El proyecto fue presentado por el actual diputado y ex jefe de campaña de Aníbal Ibarra, Carlos Campolongo (Bloque Fuerza Porteña).

El cuerpo también aprobó el jueves una declaración para que, una vez promulgada la ley por Ibarra, "se arbitren las medidas necesarias a los efectos de convertir el tramo en un espacio de atracción histórico, cultural y turístico", reza el escrito.

¿Qué tiene de especial el pasaje Discépolo? Numerosos puntos en su corto trayecto.

Por ejemplo, alberga el edificio del ex Banco Mercantil Argentino, el de propiedad horizontal proyectado por el arquitecto Andrés Kalnay y la Escuela Normal Superior N° 9, edificio que data de 1884.

Incendio en El Picadero

También allí funcionó el teatro Del Picadero, donde tenía lugar lo que se conoció como Teatro Abierto, un ciclo que generó algunas rispideces en una época políticamente controvertida, la del último gobierno militar. El 6 de agosto de 1981, un incendio destruyó esa casa teatral.

Otro de los elementos que caracterizan este pasaje tal vez como a ningún otro es la forma de su recorrido. Ingresar en él impide ver el final del trayecto. Las curvas con las que cuenta muchas veces lo tornan peligroso.

Hace poco tiempo, un grupo de docentes y alumnos de la escuela N° 9 se manifestó -en ese pasaje- en reclamo de mayor seguridad, pues los automovilistas -aun con la dificultosa visibilidad que provoca el zigzagueo de la calle- conducen por allí a una velocidad que suele poner en riesgo la vida de los peatones.

Por el pasaje Discépolo pasaba el antiguo Ferro Carril Oeste y una placa da cuenta de La Porteña, la locomotora que, en 1857, inauguró la primera línea ferroviaria del país, rumbo a lo que entonces se denominaba La Floresta.

El pasaje se encuentra en el corazón del barrio de Balvanera, una zona altamente conflictiva por el caos vehicular, problema que padecen desde hace muchos años los vecinos no sólo de la ex calle Rauch, sino también los de las arterias aledañas.

Con la "peatonalización" de esa calle se estima que se terminarán esos problemas. Hoy en la ciudad se estudia la forma de lograr que el tránsito tenga una mayor fluidez tanto para quienes recorren Corrientes, a la altura de la avenida Callao, como para quienes lo hacen por Lavalle, hacia el barrio de Once.

"Ciertas zonas de la ciudad presentan un alto nivel de actividad urbana, lo que torna necesaria la creación de nuevos espacios de uso para albergar actividades que mejoren el entorno y la calidad de vida. Rediseñar espacios existentes es una herramienta eficaz a la hora de convertir en escenarios activos los espacios urbanos degradados", dijo Campolongo.

Amplia participación

El autor de la iniciativa comentó que "ha sido notable la participación de los vecinos y de comerciantes de Balvanera y de San Nicolás, los que se organizaron en función del bien común, recolectando firmas para el proyecto, que fue votado como prioridad en el presupuesto participativo".

Los vecinos se comprometieron y ahora esperan que el proyecto se concrete lo más pronto posible para que el pasaje sea un lugar más de encuentro en la ciudad, convertido en un paseo peatonal y centro histórico, cultural y turístico, con identidad propia.

Te puede interesar