Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

El personaje

Un dirigente mediático y polémico

Política

Das Neves se hizo famoso con denuncias sobre contrabando

TRELEW (De un enviado especial).- Mediático y polémico, Mario Das Neves atravesó buena parte de su carrera política ligado a episodios que, para bien o para mal, no pasaron inadvertidos. Militante peronista ligado al ex presidente Eduardo Duhalde, Das Neves utilizó su fuerte personalidad para escalar posiciones en un partido atravesado por duras internas, y llegar, después de treinta años de militancia, al lugar que siempre ansió: gobernador de Chubut.

Nacido en Santa Fe, un veinteañero Das Neves llegó a Chubut por un motivo bien distinto de las pasiones políticas: probarse como futbolista en Huracán de Trelew. Como el dominio del balón no era su fuerte, probó suerte con la política. A los 36 años asumió como secretario de Desarrollo Social en la Municipalidad de Trelew, ligado al gobierno del justicialista Néstor Perl.

En 1995 asumió como diputado nacional por Chubut, y desde un comienzo comenzó a trabajar en lo que fue su obsesión por años: denunciar la corrupción y los hechos ilícitos que se cometían en la Aduana porteña. A la cabeza de una comisión investigadora, realizó espectaculares allanamientos al organismo, e incluso logró destituir, por medio de una cámara oculta, al juez Carlos Branca. Todo, bajo la mirada desconfiada del entonces presidente Carlos Menem. "Mario es así: no te le cruces porque te pasa por encima", reflexiona su vocero, Daniel Taito.

Luego de obtener su reelección como diputado, en 1999, Das Neves logró un paso anhelado. El efímero presidente Adolfo Rodríguez Saá lo designó al frente de la Aduana, un cargo en el que continuó durante el gobierno de Duhalde. Desde ese lugar, volvieron las polémicas y las denuncias, como la que realizó en noviembre de 2002 contra un contingente de ayuda humanitaria que llegó desde los Estados Unidos hasta la provincia de Tucumán. "Es basura", repitió el funcionario, aunque investigaciones periodísticas posteriores (una de ellas realizada por LA NACION) pusieron en duda la veracidad de sus dichos.

Cuando sus disidencias con Roberto Lavagna se hicieron insalvables, Das Neves volvió a mirar hacia Chubut. Con un perfil más bajo y habiendo superado una grave enfermedad, concentró su campaña en críticas a la gestión de Lizurume, el mal uso de fondos públicos y su presunta inercia a la hora de gobernar. Los acostumbrados fuegos artificiales le dieron resultado, y logró lo impensado: derrotar a la UCR en un reducto que consideraba propio, y erigirse en un nuevo referente de Kirchner en su querida Patagonia. .

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYCristina KirchnerFondos públicosElecciones 2015LA NACION DataTorneo Primera División